Translate

viernes, 11 de noviembre de 2016

Miles de personas salen a protestar contra Donald Trump



Todos los canales de la tv están transmitiendo las escenas de violencia generadas por los seguidores de la Clinton y su partido quienes aún no acaban de aceptar los resultados electorales y se comportan tal como són: antidemocráticos, racistas, violentos, rencorosos, delincuentes peligrosos y engreídos que se creen que ellos son el ombligo del mundo, que los demás no contamos. ideología propia de la izquierda liberal "progresista" Aclaro que cualquier parecido con el comportamiento de los sociocomunistas no es casualidad.

Entiendo la frustración y el descontento que los embarga porque su candidata perdió por amplio margen cuando ellos estaban muy confiados de que sería la ganadora. Es más, me solidarizo con ellos en eso de sentirse mal porque eso mismo lo sufrí yo en el 2008 y en el 2012. Lo sufrí por partida doble, pero jamás se me ocurrió protestar porque acepté los resultados electorales y me tragué mi descontento, seguí con mi vida confiada en que no era el fin del mundo y que, gracias a la Constitución de esta gran nación, en cuatro años tendríamos la oportunidad de apostar por algo mejor.
Lo sufrí doble, resistí y aquí estoy junto a millones de americanos que también sufrieron esa amarga experiencia y que hoy tenemos el derecho a disfrutar y celebrar la victoria con nuestro electo presidente Donald J Trump.

Protestar es un derecho, pero lo que ellos están haciendo es anticonstitucional. No es lo mismo una protesta pacífica que vandalizar, destruir, quemar y atacar a personas indefensas. Si los gobiernos locales no detienen esos actos vandálicos que ya están generando pérdidas millonarias a las ciudades y que luego tendrán que usar los fondos públicos (dinero de los contribuyentes) para pagar las demandas de los dannificados,esto se pondrá color de hormigas.

La mayoría de los que apoyamos a Donald J Trump no estamos dispuestos a aceptar la anarquía ni la prepotencia de un grupo equivocado y mucho menos la indiferencia del presidente que aún, por desgracia, manda en este país y que no ha sabido hacer cumplir las leyes ni mucho menos poner orden, eso por no decir que en gran medida es culpable de lo que estamos viendo en estos momentos.

Esperanza E Serrano
Publicar un comentario