Translate

Cargando...

viernes, 18 de abril de 2014

Dos de la isla "posesa":Made in USA" de moda en Cuba.El mal gusto llega en paquetes semanales

Foto-reportaje José Hugo Fernández
LA HABANA, Cuba — Es de agradecer que un sujeto tan denso y tan falto de gracia como Silvio Rodríguez nos haga reír de vez en cuando. Hace poco, declaró al diario La Jornada, de México, que el pueblo cubano guardará rencor durante mucho tiempo a Estados Unidos por causa del embargo, que él llama bloqueo. “El sentimiento de tener un vecino egoísta que calcula y maltrata –dijo literalmente–, va a sobrevivir mucho después de los que padecimos directamente su maldad”.
A uno no le queda más que desconcertarse ante el modo en que ciertos representantes de la izquierda bistec de Cuba viven instalados cómodamente en la estratosfera, sin conocer lo que realmente piensa y siente la gente de su pueblo, pero sin que ello impida que se gasten la petulancia de hablar en su nombre.
Como tal vez algún día reconocerán los historiadores, el pueblo cubano es hoy más pro norteamericano que hace medio siglo. Es una realidad que escapa a los encasillamientos políticos, un fenómeno sui géneris que se ha producido a contracorriente del muy retorcido enfrentamiento ideológico que desde ambos lados (pero mucho más desde el poder en Cuba) se empeñó, durante decenios, en distanciarnos y en sembrar la descalificación y el odio previos como barrera.
Y cuando esto sea inevitablemente reconocido por los estudiosos, no me extrañaría que Fidel Castro quede en la historia como el mayor anexionista de los políticos cubanos, si no por los discursos, siempre hipócritas, al menos por los hechos.
3 Licra con masas apretadas MADE IN USA -Foto JHFLas previsiones de Fidel ante la historia parecen haber sido taimadas y enfermizas hasta un punto tal que cabe suponer que desee y aun que haya previsto un destino de fárrago e indigencia totales para Cuba, sólo con la esperanza de que cualquier comparación que establezcan los historiadores del futuro termine favoreciéndolo. Poco ha de importar que de las viejas ínfulas anexionistas de gobernantes estadounidenses no quede ya sino sombra en el recuerdo. Menos importa que nadie con dos micras de cerebro asuma hoy como seria la tesis de un presunto interés estadounidense por anexarse nuestra isla.
En cambio, todo indica que por nuestra parte, y sin que el socorrido “enemigo” mueva un dedo, estamos precipitándonos hacia un destino tal vez más nefasto que la anexión: la dependencia absoluta, a lo bestia, no por intención manifiesta y previamente planificada, sino por caída libre, bajo el peso gravitatorio de una sola disyuntiva, como ya ocurrió antes con la Unión Soviética.
¿Qué otro camino le quedaría a un país sin capacidad productiva, sin industria, con el campo en ruinas, con todas sus estructuras administrativas carcomidas por la corrupción, sin mercado interno, sin fuertes rubros de exportación, endeudada hasta la coronilla y habiendo perdido de raíz la cultura del trabajo y el espíritu de la competencia? Ese es el fruto neto de la labor anexionista de Fidel Castro.
Por lo demás, en lo que al pueblo cubano respecta, también los historiadores tendrán la ardua tarea de explicar cómo ha sido posible que por encima del implacable y ensañado adoctrinamiento que sufrimos en las escuelas, desde la más temprana edad, por encima de las más demenciales prohibiciones y represiones, nunca, ni por un minuto, a lo largo de varias generaciones, nuestra gente ha renunciado al creciente deseo de emigrar hacia los Estados Unidos, o a la preferencia por sus productos o a la atracción general por todo lo Made in USA.
Bastaría con un ejemplo, el más común y ordinario quizá, aunque suficiente para descalificar por sí solo la ridícula declaración de Silvio: A lo largo de varias décadas, en los almacenes de ropas y otros artículos de vestir, imperó aquí la orden dictatorial de prenderle candela a cualquier prenda importada que tuviese un adorno con la más simple alusión a la bandera estadounidense. Desde luego que los empleados de esos almacenes fingían quemar las prendas, aunque en realidad se las apropiaban para venderlas como pan caliente en las calles. Pero la orden existía, y aún existe, sin considerar siquiera la buena voluntad que quienes hacían donaciones gratuitas de ropas desde el exterior.
Exhibir públicamente cualquier adorno que pudiera ser tomado por la policía como “símbolo del enemigo”, configuró aquí un delito durante demasiado tiempo. Sin embargo, esta práctica ha sido una constante de nuestra moda, al menos en La Habana. Solapada en años anteriores, cuando no estrictamente oculta; hoy, cada vez más pública, gracias al comercio de ropa de los cuentapropistas.
La recusación, estúpida y salvaje contra esa práctica no ha cesado, pero sin duda los tiempos son otros. Mucha agua corrió por debajo del puente desde aquella época en que la gente vestía símbolos Made in USA sólo cuando iba a solicitar visa a la SINA, para lo cual los llevaban escondidos en carteras y mochilas con el plan de cambiarse de ropa previamente en la funeraria de Calzada y K.
José Hugo Fernández
Nota: Los libros de este autor pueden ser adquiridos en las siguientes direcciones: http://www.amazon.com/-/e/B003DYC1R0 y www.plazacontemporaneos.com
Su blog en: http://elvagonamarillo.blogspot.com.es/
......
 "El mal gusto llega en paquetes semanales"
Programa de Telemundo "La Voz Kids"_foto tomada de internet
Programa de Telemundo “La Voz Kids”_foto tomada de internet

 Por:Julio Cesar Alvarez
 
LA HABANA, Cuba.- Para el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, las nuevas tecnologías permiten que las personas decidan individualmente qué consumir en términos de cultura, pero considera que es una falsa libertad porque el mercado y la publicidad les imponen un repertorio muy limitado, donde pocas veces los auténticos valores tienen cabida.
Por otro lado, Abel Prieto, ex ministro de Cultura, cree que hay un proyecto de reconquista cultural del mundo, y otros más específicos, de subversión contra Cuba. Cree también que prospera de una manera desenfrenada un culto a lo yanqui.
Para el funcionario, las nuevas tecnologías han sido portadoras de lo peor de esa cultura chatarra de la industria hegemónica del entretenimiento, entre ellas los programas Nuestra Belleza Latina y La Voz Kids, a los que se refirió como “mala cultura hispano-estadounidense”.
Si bien el actual asesor en temas culturales del presidente Raúl Castro alerta en no humillar a las personas que consumen dichos productos, no deja de dar a entender que se trata de un retroceso en los gustos de esas personas.
“Las instituciones somos responsables en una gran medida de que los gustos hayan retrocedido hasta ese punto. Tenemos que crear una producción cultural que sea realmente entretenida, atractiva, que tenga esas imágenes de alta calidad, que tenga gancho para la gente joven; pero sin vaciarla de sentido”, afirmó el funcionario en un artículo titulado “ Abel Prieto: Somos responsables de que los gustos culturales hayan retrocedido”, y publicado en el sitio digital Cubasí.
El funcionario no abunda en detalles sobre el origen del retroceso que menciona, no explica cómo o por qué se produjo. No hace alusión al hecho de que Cuba tuvo televisión comercial desde 1950, siendo –después de México y Brasil, que la tuvieron pocos meses antes- el tercer país de América Latina en lograrlo. Tampoco menciona que en 1959, cuando sus jefes tomaron el poder, la programación de la televisión cubana estaba entre las mejores del continente.
Tampoco ejemplifica Abel Prieto  con qué contenido piensan realizar esa producción cultural de factura nacional destinada a salvarnos del mal gusto, sin que medie siempre la política y las cansona peroratas revolucionarias, y que a la vez logre enganchar al pueblo como lo hacen esos programas carentes de sentido y de buen gusto, según él.
Alina Rodríguez compitió por Cuba en Nuestra Belleza Latina 2012_foto tomada de internet
Esos programas extranjeros se han esparcido como pólvora, y han tenido más aceptación que la mayoría de los producidos por la televisión cubana.
Alina Rodríguez compitió por Cuba en Nuestra Belleza Latina 2012_foto tomada de internetLos cubanos esperan con impaciencia los seriales televisivos, las novelas, y los documentales, cuando cada semana se distribuyen los llamados “paquetes”, una versión clandestina y compacta de lo que se ve “allá afuera” semana a semana. Quien no puede comprar el paquete de la semana lo obtiene de un amigo o familiar.
Para el gobierno se trata de una “operación de colonización cultural a gran escala”. El principal instrumento de dominio imperialista –según ellos- no es militar sino cultural e informativo, puesto que ha logrado que en todo el mundo prevalezcan de manera aplastante los patrones de su industria del entretenimiento.
La globalización actual, la extrema cercanía y los estrechos lazos culturales y familiares que nos unen con ese imperio del entretenimiento –que prevalece no solo en Cuba, sino prácticamente en todo el planeta- les hace imposible a los gobernantes cubanos combatir “la invasión” e imponer, como quisieran, su modelo estatal único de “buen gusto”, a imagen y semejanza de su único partido.
Los tiempos han cambiado y, por mucho que quiera, el Estado ya no puede impedir que cada cual vea en su casa los programas que desee. Por el momento, parece encaminar sus esfuerzos contra las personas que distribuyen los famosos “paquetes semanales”, fuente principal por donde adquiere el cubano ese “mal gusto” audiovisual que tanto preocupa al señor Prieto.

Acerca del Autor

Julio Cesar Álvarez
Julio Cesar Álvarez
Julio César Álvarez López (1968) Graduado en 1990 de la Escuela Superior de Contrainteligencia Hermanos Martínez Tamayo. Detenido en 1992 por colaborar con los Grupos de Derechos Humanos y sancionado por un Tribunal Militar a 19 años, de los que cumplió 16, siete de ellos en la Prisión de Máxima Severidad de Camagüey. Salió en libertad condicional en abril de 2008 y cursó estudios de computación y fotografía digital en la iglesia San Juan Bosco. Sabe Inglés y en la actualidad estudia Alemán. Reside en La Habana.
Ambos artículos los tomé de
http://www.cubanet.org/opiniones

jueves, 17 de abril de 2014

Descarga

Buscando el equilibrio

Buscando el equilibrio,
casi al final de mi camino,
me he sentado en esta dura roca,
donde ahora escucho historias
de protagonistas  que, a veces, 
se han negado a hablar por miedo,
por el temor inconfesable
a las reacciones de quienes  escuchan
bostezando o gruñendo con enfado.
El primero en hablar ha sido el  dromedario,
timidamenteme confiesa
que está cansado de tanto desierto,
que esconde su cabeza en la arena,
para no morir de tanta  pena.
Un tomeguín  se asoma
y avergonzado alza el vuelo,
perdiéndose en la distancia,
huyendo del entorno,
para no hablar de sus miedos.
Los cocuyos se acercan a mi roca
y en un susurro me cuentan sus secretos;
ahora entiendo por qué se esconden por el día,
y por qué   sólo alumbran en las noches.
También han venido a verme
un mago de variedades,
un payaso ilusionado,
un peregrino en busca del punto
exacto donde nace el arcoiris,
y un ilustre soñador muy aturdido
quien me explicó, confuso,
las veces que, inútilmente,
ha tratado de tocar el cielo
con sus manos...
Me contó, con lágrimas en los ojos,
con los puños cerrados,
cerrados de impotencia,
que ya no sueña,
que sus pies están plantados en la tierra,
que no se mueven,
que ya no avanzan...
Ante tales confesiones
he tenido que hablarles de mi,
con el temor oculto
de que quizás nadie comprenda,
cómo de niña yo jugaba a "ser grande",
y hoy estoy jugando a ser la niña
que se perdió en sí misma,
y ya no quiere vestirse con alegres trajes,
ni usar tacones altos, ni pintarse la boca,
y mucho menos estar sentada en esta roca...

Roca donde busco el equilibrio que se perdió
por una espera demasiado larga,
de promesas y promesas no cumplidas,
de sacrificios inútiles...
y de muchos sueños perdidos.
No sé si me entendieron,
ni sé si alguien entiende por qué
siguiré en esta dura roca,
( ¡¿quien sabe por cuánto tiempo?)
 buscando el equilibrio,
entre vidas pasadas entre la nada,
y otras que se han quedado rotas,
entre anhelos , suspiros y esperanzas.
Esperanza E Serrano

miércoles, 16 de abril de 2014

Aprendí a quererte...


Aprendí a quererte,
de la misma forma en que aprendí a respirar
en el laberinto oscuro
donde encerraste mis sueños.
Aprendí a quererte,
con tus virtudes y defectos,
con tus neuras y con tus lunas,
con tus cambios temperamentales,
y tus dogmas pasados de tiempo.
Aprendí a quererte,
y aún más,
aprendí a aceptarte tal cual eres,
con tu ego desmedido,
presuntuoso y fiero...
Aprendí a perdonar
tus salidas rampantes,
tu tozudez, tu arrogancia...
Aprendí a convivir con tus errores,
con tus miedos, con tus culpas,
con tu ignorancia y con tu desidia...
Aprendí a sobrevivir en el caos,
en tantas noches huecas,
en tantos atardeceres mustios...
Hasta que al fin aprendí
algo más hermoso:
Aprendí a vivir sin ti,
aprendí a ser libre,
aprendí a quererme
más que a ti,
y más que a nadie.
Aprendí a ser Yo,
la verdadera,
y aprendí también
a no ser jamás la otra,
a la que humillabas impunemente.
Estoy alegre,
mi cuerpo es néctar de rosas tibias...
Otra vez estoy llena de mariposas...
Esperanza E Serrano.

martes, 15 de abril de 2014

Romanticismo siglo XXI


En la vida

Hay sentimientos que mueren,
percepciones que se mudan
y verdades que desnudan 
viejos pesares que hieren.

Hay mentiras que se escudan
en la bondad inherente
y nos resulta evidente
que se enquistan y se anudan.

La realidad aparente
es el dogma de la vida,
es la ingenuidad fingida
que se adueña del presente.
 Con la edad no es diferente,
se mira desde otra altura
y a pesar de la cordura,
no existe quien no se asombre,
pues la necedad del hombre
ni con los años se cura.
José Luis Muñoz
Dos
Dos almas que se cruzaron,
dos corazones que lloran,
lágrimas tristes que afloran
en vientos que no soñaron.

Sentimientos que devoran
un dolor inadvertido,
un puñal en el olvido
de mentes que no se añoran.

En este adiós aterido
fueron cinceles de fuego
quemando su oscuro apego
en su lecho retorcido.
¡Oh corazón malherido!,
sobre jirones de flores
son amargos sinsabores
esos delirios que matan
y que en sus ojos delatan
el llanto de sus amores.
José Luis Muñoz

Sólo una historia
Enamorarse, ilusionarse ¡Vaya mentira!
si sólo eran dos corazones y un desespero,
si sólo fuimos cien mil suspiros, ni un "te quiero" ,
puro oleaje que embiste fuerte y se retira.

Aroma intenso de anochecer que, pasajero,
ceñía iluso la piel-con- piel de un cuerpo ansiado,
dos desamparos en un arranque incontrolado
sobre el latido de un corazón aventurero.

Un incidente sin un futuro y sin pasado,
sólo susurros; no hubo ofertas comprometidas,
sólo el afán de sendas almas ya vencidas
bruñendo en fuego el amanecer acaparado.
Aquel momento en su esplendor quedó eclipsado
y cuando el sol abrió sus ojos nos despedimos,
sobre las ascuas de una ilusión así nos fuimos,
dejando atrás aquella historia que, con los años,
renacía como nostalgias en dos extraños
cuando pensaron en soledad ¡Cómo quisimos!
Carmen Sanjuan.


miércoles, 9 de abril de 2014

Venezuela en pie de lucha:"La militarización no nos va a sacar de la calle"

En Táchira ingeniaron otras formas de protesta | Foto Cortesía
En Táchira ingeniaron otras formas de protesta | Foto Cortesía
Los tachirenses organizan asambleas y clases magistrales para discutir la situación política del país. Cuando manifiestan, no trancan las calles

Doce carros accidentados al mismo tiempo en el Obelisco de San Cristóbal. Los conductores se bajan sonrientes a abrir el capó para chequear los motores. Todos "recalentados", pero de ninguno sale humo. En el lugar, decenas de personas que protestan contra el gobierno de Nicolás Maduro se distribuyen entre cada carro para echarles aire con pancartas y banderas de Venezuela. Luego de 10 minutos los conductores encienden de nuevo los vehículos y se retiran. Los que vienen detrás también se accidentan.
La historia se repite por más de seis horas. Funcionarios de la GNB y de la PNB observan desde la distancia. La calle no está trancada y los guardias, aunque tienen sus equipos antimotines, no tienen justificación para usarlos.
Mientras Táchira espera para iniciar la fase dos de su protesta, no cruza los brazos. La represión de la GNB para remover las barricadas y los allanamientos a unas mil residencias no intimidan a quienes quieren un cambio de gobierno.
“El hecho de que estemos militarizados no nos va a sacar de las calles. Por eso ingeniamos otras formas de protesta. Yo estoy aquí y mi hijo se fue a Caracas cuando llegaron los guardias a protestar en la ONU. Allá duerme en una carpa”, explicó Gerardo Carrero. Su hijo está frente al Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo, en el que decenas de jóvenes se mantendrán hasta que una comisión de la organización visite Venezuela.
Cada día en Táchira hay varias protestas pacíficas desde que llegaron los militares. Hay expresiones solitarias: un hombre mayor que caminaba hacia una panadería y pasó junto a un grupo de militares que custodia Pueblo Nuevo les exigió a gritos que se vayan a combatir el contrabando, en lugar de “joder y reprimir a los inocentes". Cada noche las mujeres tocan sus cacerolas al lado de los uniformados.
No es casual. De acuerdo con el Foro Penal Venezolano, solo en Táchira hay más de 22 denuncias de tortura y alrededor de 150 casos que, por temor, no han sido oficializados.
La información la dio el director de la organización, Alfredo Romero, precisamente en una de las actividades que han ideado los ciudadanos para mantenerse en las calles: asambleas ciudadanas.
“En Táchira todavía hay 22 personas privadas de libertad y es el tercer estado con más detenciones y más casos de torturas y tratos crueles”, agrega Romero.
El ágora
La idea de las clases magistrales fue del grupo de jóvenes Juntos por Venezuela, que surgió en Táchira para impulsar actividades pacíficas. En las actividades, profesores universitarios se pasean por conceptos de Giovanni Sartori o Norberto Bobbio para explicar la crisis política que vive el país.
Las han organizado en varias plazas del estado. Si hablan sobre el derecho constitucional, se apoyan en casos como la detención del alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos.
“Somos una plataforma no partidista para impulsar espacios de diálogo y fortalecer la democracia y el respeto a los derechos humanos. Queremos articular a la sociedad que se cerró al diálogo, de lado y lado, recuperar el ágora. Lo que queremos es que la gente entienda que se puede protestar con un sentido más sólido”, expresó Elsa Albertini, integrante de la organización.
,,,,,,........
 

La pantomima del diálogo

autro image

El gobierno quiere dialogar con la oposición arrodillada y lo ha conseguido  con esa parte de la dirigencia que no representa ni a los estudiantes ni a los ciudadanos, que están en la calle desde el 12 de febrero y han arriesgado su vida, su integridad y su libertad  al exigir una salida al terrorismo de Estado desatado por un gobierno sin escrúpulos, que nos ha mostrado su cara más sanguinaria a través de la actuación de la Guardia Nacional Bolivariana, infiltrada por  malandros entrenados por esbirros cubanos y por las bandas paramilitares llamadas “colectivos”, expertas en rematar el trabajo sucio con el asesinato, la tortura, perpetrando fríamente actos degradantes y brutales,  que han sido registrados en videos e instantáneas como prueba irrefutable de sus inadmisibles aberraciones contrarias a la civilidad. Las torturas también son asesinatos porque producen dolorosísimas heridas que a veces no alcanzan a curarse. Los linchamientos a manos de los “colectivos” en la Universidad Central de Venezuela, de estudiantes que son salvajemente agredidos y denudados también son asesinatos porque mata la propia estimación, arrebata el orgullo que es un delicado bien del ser humano y lo hace añicos.
Esos actos de humillar al prójimo, de quebrarle el espinazo de su dignidad son crímenes repugnantes. Y, sin embargo, un apreciable número de personas consideran positivo e incluso heroico un comportamiento claramente perverso como la de esos “colectivos” armados dentro de un recinto universitario, respaldados y acompañados por un ex dirigente estudiantil, Kevin Ávila, afecto y protegido por el oficialismo.

Violencia selectiva
Se han empeñado en mantener la violencia en niveles muy altos para distraer a los ciudadanos de los aumentos generalizados por las devaluaciones y el desabastecimiento. El ministro del Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres –que debería estar inhabilitado para el cargo, por su cobarde participación en el intento de golpe de Estado en 1992, cuando atacó La Casona con una indefensa primera dama dentro de la residencia presidencial y dejó un reguero de hombres muertos– es el responsable de la coordinación de todas las atrocidades que hemos estado presenciado con absoluta perplejidad. Ahora el mayor general nos anuncia una nueva etapa de violencia selectiva, y lo reafirma el mismo día que aparecen asesinados en el Ávila dos hombres aficionados al ciclismo de montaña, Gustavo Giménez y Luis Daniel Gómez, vinculados estrechamente al líder de Voluntad Popular, Leopoldo López y a grupos económicos; ese mismo día también ocurre el secuestro de una periodista de Globovisión.
El libreto es previsible, responsabilizarán a grupos radicales de la oposición como lo anunció el ministro del prontuario delictivo andante: “La derecha venezolana, ante el fracaso de las primeras fases de acciones insurreccionales, intentará activar una nueva etapa de violencia selectiva”.

El sucio diálogo
Flaco favor hacen los que  han corrido a negociar con los cancilleres de Unasur en un diálogo tramposo, que persigue apuntalar a un gobierno prácticamente caído y tomarse una foto con un presidente que perdió toda legitimidad; al estrechar su mano serán rociados por el perfume absoluto de la sangre de los que murieron, han sido heridos o torturados. Porque es tomarse una foto con el odio, el totalitarismo, la represión y la persecución política. Hay actividades tan repugnantes que envilecen a los que las practican. María Corina, Leopoldo López, el alcalde Antonio Ledezma y los dirigentes del movimiento estudiantil están libres de toda sospecha. ¡Viva la resistencia!
..........

Revolución electiva, purificadora de la violencia

autro image

El catedrático venezolano Allan Brewer Carías, uno de nuestros más prestigiosos cultores del Derecho público, con su exilio y apartando mezquindades que se cuecen desde antaño en los predios de la medianería, es, no lo dudo, el símbolo del mismo exilio que se le impuso en Venezuela al Estado de Derecho desde cuando la revolución chavista -mascarón de proa cubano- secuestra a la república, en 1999.
Lo cito a propósito de una referencia suya, reveladora y lapidaria en cuanto a la descripción de esa lastimosa realidad que a todos nos preocupa: la crisis institucional y de violencia que ha provocado el régimen de Nicolás Maduro, hecha la primera en la ciudad de Nueva York donde reside desde su ostracismo. Y es que la Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, a bocajarro nos sorprende con otra de sus "maduradas": "Es imposible que con la presencia de todos los poderes públicos se cometa una ilegalidad" desde el Estado. Dado ello, Brewer subraya lo así dicho con un obiter dictum: “Tan simple como eso. O sea, que si el Estado totalitario –que es el que controla la totalidad de los poderes y la vida de los ciudadanos- viola los derechos humanos, si ello lo hace con la participación de todos los poderes públicos, así sea contrario a la Constitución, entonces ello es legal” para la susodicha.
El comentario vale y es oportuno, pues desde el exterior, quienes nos observan de buena fe -no incluyo a la Unasur o la Alba y menos a sus plumíferos- creen, aun así, que en Venezuela hay democracia pues se realizan elecciones; que al caso también las hay en La Habana como las hubo durante el nacional socialismo en la Alemania del Führer.
No pocos dudan, por lo mismo, incluso ocurridas las violaciones generalizadas y sistemáticas de derechos humanos que hoy se muestran en su más cruenta y ominosa faceta y son la obra de una evidente política represora de Estado concertada entre los varios poderes venezolanos, sobre si las actuaciones desplegadas desde la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia merecen respeto por venir de donde vienen y para contener la conmoción e ingobernabilidad reinante y asimismo deslindar responsabilidades, que, según ésta, pesan sobre los líderes de la oposición democrática.
Lo cierto y lo que atina a captar la opinión hemisférica -la de buena fe, reitero, y no los gobiernos- es que se ha establecido aquí, por la vía electoral, un modelo de Estado orientado al control totalitario del poder; donde los mismos titulares de las ramas del poder estatal han prosternado, por considerarlo inaceptable para su "cosmovisión", el principio de separación e independencia, mejor aún, del "check and balance" cuya falta ha sido puesta de manifiesto, como grave atentado contra la democracia, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
No se trata, cabe advertirlo, de la común filtración que ha lugar en otros países con democracias estables, de distintos militantes de un partido gobernante hacia otras reparticiones del Estado, abusando incluso de una mayoría circunstancial. Antes bien, ha lugar a la cooptación total de la totalidad de los hilos del poder en sus varias manifestaciones por parte del Gobierno de Maduro; para con ellos, coludidos, empujar la instauración de una visión totalitaria de la vida ciudadana negada al pluralismo y opresora de la disidencia.
Es un hecho notorio comunicacional el avance regional hacia la restauración del socialismo marxista fracasado del siglo XX, incompatible con los predicados de la democracia tal y como la conocemos en este lado del mundo. A la Constitución y las leyes, por ende, se las entiende como simples medios, reinterpretables y mutables a conveniencia, de acuerdo a las necesidades de dicho despropósito.
No por azar, la cabeza del TSJ y su Sala Constitucional, ayer Luisa Estella Morales y ahora Gladys Gutiérrez, abogado del fallecido comandante Hugo Chávez y militante de su partido, administra la justicia revolucionaria como si fuese un Poder Constituyente. Valida el uso popular de las armas para la defensa del proceso, criminaliza la contrarrevolución, revoca mandatos populares sin fórmula de juicio o actúa como única instancia, y a los contumaces los condena sustituyendo a la jurisdicción penal y al paso los recluye en prisiones militares.
En suma, dentro de la revolución, todo, incluso el desconocimiento de la Constitución; fuera de ella, nada. Pero tenemos elecciones, y eso le basta a los cancilleres quienes llegan a Caracas y no la padecen. Oyen atentos, eso sí, las recomendaciones que les aporta el exministro chavista Alí Rodríguez Araque, el célebre Comandante Fausto, albacea de los hermanos Castro y a la sazón Secretario de la Unasur. Esas tenemos.

martes, 1 de abril de 2014

Golpe de Estado a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

 El Tribunal Supremo de Justicia  ha despojado de su investidura a la diputada María Corina Machado, con ello ha dado otro golpe demoledor a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Un verdadero golpe de estado impuesto por el castrochavismo lidereado por Maduro y Diosdado Cabello.

El pueblo venezolano no se quedará cruzado de brazos. Seguirán las protestas, las denuncias y las manifestaciones. Venezuela no es Cuba.

...... 

 María Corina Machado se reunirá mañana con la comisión del Congreso de Brasil.

María Cprina Machado / EFE
María Cprina Machado / EFE
Viajará a Brasilia para explicar la situación de Venezuela. El Congreso brasileño estudiará hacer una audiencia pública para evaluar las relaciones binacionales

La diputada de oposición María Corina Machado, despojada de su investidura por el TSJ, se reunirá mañana en Brasilia con la Comisión de Relaciones Exteriores y de Defensa Nacional (CREDN) de la Cámara de Diputados de Brasil para abordar la situación del país, informaron hoy fuentes oficiales.
Machado se entrevistará con el presidente del CREDN, Eduardo Barbosa, y otros 25 diputados para analizar la crisis que desde hace varias semanas atraviesa Venezuela, según un comunicado de la Comisión. De acuerdo con la nota, el encuentro servirá también para evaluar el papel de los organismos regionales -OEA, Unasur y Mercosur- en la resolución.
Previamente, la Comisión de Relaciones Exteriores y de Defensa Nacional de Brasil votará los requisitos necesarios para la realización de una audiencia pública sobre el mismo asunto y sobre las relaciones comerciales entre Brasil y Venezuela.
 http://www.el-nacional.com/
 ......

Impiden la reincorporación de María Corina al parlamento de Venezuela

Día 02/04/2014 - 01.46h

La parlamentaria había anunciado que se reincorporaría a sus funciones legislativas, lo que generó tensión en Caracas por los choques que pudieran suscitarse entre oficialistas y opositores

Con represión y bombas lacrimógenas las fuerzas de seguridad impidieron hoy que la diputada María Corina Machado se reincorporara a la Asamblea Nacional tras haber sido destituida la semana pasada por el presidente del parlamento Diosdado Cabello, cuya decisión fue avalada anoche por el Tribunal Supremo de Justicia.
La parlamentaria había anunciado que se reincorporaría a sus funciones legislativas, lo que generó tensión en Caracas por los choques que pudieran suscitarse entre oficialistas y opositores. Grupos chavistas tenían la intención de impedir su ingreso a la Asamblea mientras que los opositores querían acompañarla, además de las protestas y bloqueos de calles en distintos puntos de Caracas.
En su mitin de la Plaza Brión de Chacaíto, Machado insistió en que continuará siendo diputada hasta que el pueblo que la eligió en el 2010 lo quiera. La parlamentaria desafió así la decisión de Cabello, una medida que fue avalada por la Sala Constitucional del Tribunal supremo de Justicia.
«Hoy es un día oscuro para nuestra república, porque son los poderes públicos confabulados. Hoy no solo se ha destruido la democracia en Venezuela. Con esta acción, se desmantela la república», dijo, al referirse a los acciones tomadas por las instituciones del Gobierno que la separaron de su puesto como diputada en la AN. Pidió al país apoyo y reconocimiento a los representantes del pueblo en la AN, al tiempo que precisó que «entre los diputados de la unidad mayoritaria, hay distintas ideas y por eso me siento orgullosa».
Reveló que todas sus acciones en esta coyuntura política que comenzó el 12 de febrero, las hizo «atendiendo el llamado de los estudiantes. Asumimos la causa más trascendental en la vida de un ser humano». «¿Por qué me quieren callar? ¿Por qué lo quieren hacer hoy? Porque le tienen miedo a la verdad y al pueblo», señaló al exigir la renuncia de la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, y alertó a los integrantes de la Fuerza Armada: «mucho cuidado con las instrucciones que reciben».
Al finalizar el discurso de la diputada, la Policía Nacional dispersó la manifestación con bombas lacrimógenas. Machado no alcanzó a caminar una cuadra junto a sus seguidores cuando la PNB actuó.

«Traidora a la patria»

El Tribunal Supremo, que está dominado por los chavistas, alegó que la diputada Machado habría perdido su investidura tras violar supuestamente los artículos 149 y 191 de la Constitución nacional, al «aceptar y ejercer el cargo como representante alterno del gobierno de Panamá ante la Organización de Estados Americanos, OEA, en Washington». También la califican como «traidora a la patria».
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, defendió a Machado. Dijo que era una práctica común que los países cedieran su derecho de palabra a otros países sin que signifique traición a la patria. Recordó el mismo caso de Venezuela que le cedió la palabra al hondureño Manuel Zelaya cuando fue depuesto de su cargo y no hubo problemas.
La abogada Thelma Fernández, miembro de un grupo de juristas que asesora a la diputada María Corina Machado, sostuvo que la decisión tomada en la noche de este lunes por la Sala Constitucional que impide a la parlamentaria ejercer sus funciones dentro de la Asamblea Nacional «es la peor afrenta que se le puede hacer a la Constitución Nacional».
Agrega que con la decisión se violenta asimismo el derecho a la defensa de la diputada «porque no ha habido un juicio previo para establecer que ella incurrió en una falta que trae como consecuencia el cese de su investidura». «Pienso que ningún venezolano puede dormir tranquilo sabiendo que cualquier juez puede burlar y decidir en contra de su decisión popular», dijo la abogada al añadir que «aquí no existe Estado de derecho, hay una impunidad total por parte de los funcionarios de este Gobierno».

jueves, 27 de marzo de 2014

Internet se vendrá abajo y viviremos oleadas de pánico"

 
Dan Dennett, en la universidad de Tufts./ Rick Friedman (Corbis)

Dan  Dennett, respetado folósofo estadounidense, analiza las repercusiones de una caída total de la red en el mundo digital.

Toni García, Vancouver  

Dan Dennett (Boston, 1942) es un hombre pausado. Con barba blanca, aspecto de catedrático entrañable y andares tranquilos, nadie esperaba cuando subía los escalones hacía el escenario del TED que el muy respetado filósofo estadounidense estaba a punto de soltar una andanada que resuena aún por los pasillos del teatro construido por el arquitecto David Rockwell: “Internet se vendrá abajo y cuando lo haga viviremos oleadas de pánico mundial. Nuestra única posibilidad es sobrevivir a las primeras 48 horas. Para eso hemos de construir —si se me permite la analogía— un bote salvavidas”.
Los botes salvavidas son, según Dennett, el antiguo tejido social de organizaciones de todo tipo y pelaje que se han visto (casi) aniquilados con la llegada de Internet. “Algunas tecnologías nos han hecho dependientes e Internet es el máximo ejemplo de ello: todo depende de la red. ¿Qué pasaría si se viniera abajo? No puedo hablar por España pero en Estados Unidos todo se iría a pique en cuestión de horas. Imagínate: te levantas y la tele no funciona. Obviamente no tienes línea en el móvil. No te atreves a coger el coche porque no sabes si ese va a ser tu último deposito de gasolina y los únicos que se han preparado para ello son todos esos chalados que construyen bunkers y almacenan armas. ¿De verdad queremos que ellos sean nuestra última esperanza?”. Dennett, famoso por sus teorías sobre la conciencia y la evolución, y considerado como uno de los grandes teóricos del ateísmo, no mantiene —según explica a este diario— un tono alarmista, y tampoco quiere ser acusado de catastrofista: “Lo que digo no tiene nada de apocalíptico, puedes hablar con cualquier experto y te dirá lo mismo que yo, que es cuestión de tiempo que la red caiga. Lo único que digo es que deberíamos prepararnos: antes solía haber clubes sociales, congregaciones, iglesias, etcétera. Todo eso ha desaparecido o va a desaparecer. Si tuviéramos otra red humana a punto... Si supieras que puedes confiar en alguien, en tu vecino, en tu grupo de amigos, porque habéis previsto la situación, ¿no estarías más tranquilo?”, pregunta Dennett, sentado en una silla y mesándose la barba mientras mastica cada palabra.
El filósofo lo tiene claro: “Internet es maravillosa pero tenemos que pensar que nunca hemos sido tan dependientes de algo. Jamás. Si lo piensas, es bastante irónico que lo que nos ha traído hasta aquí nos pueda llevar de vuelta a la edad de piedra”, argumenta.
El profesor en la universidad de Tuft, considerado dueño de una de las mentes más brillantes de las últimas décadas, tiene claro cómo hemos llegado hasta aquí: “Desde la invención de la agricultura, hace 10.000 años, la cultura ha evolucionado de un modo puramente darwiniano pero la llegada de la tecnología ha acelerado ese proceso hasta un punto impredecible. ¿Quién compra música ahora? ¿Y libros? Lo mismo puede decirse del cine o de cualquier otra disciplina artística. El rol de la cultura ha cambiado completamente, exactamente lo mismo que pasa con la religión. Y la tecnología tiene un papel muy relevante en todo esto”.
Y se pregunta: “¿Tiene esto solución?”. Y se responde: “Por supuesto, los humanos somos increíbles previniendo catástrofes. Lo que pasa es que nadie recibe una medalla por algo que no ha pasado. Los héroes son siempre los que actúan a posteriori, pero no tengo ninguna duda de que la humanidad sabrá prepararse para lo que está por llegar. Hay un 20% de posibilidades de que esté equivocado, también podemos agarrarnos a eso”.

domingo, 23 de marzo de 2014

Desempolvando archivos: Fidel Castro Ruz, el mayor terrorista nacido en América



En marzo de 1955, la revista Bohemia publicó un artículo de Fidel Castro enviado desde la prisión de Isla de Pinos titulado Carta sobre la amnistía, en la que expresa: “Nosotros no somos perturbadores de oficio, ni ciegos partidarios de la violencia, la patria mejor que anhelamos se puede realizar con las armas de la razón y la inteligencia”. El colmo del cinismo. Fidel Castro fue liberado dos meses después, el 15 de mayo de 1955, y al mes siguiente fundó una organización terrorista: el Movimiento 26 de Julio (M-26-7), siendo desde entonces su máximo líder.

 

Durante los años 1957 y 1958, el Movimiento 26 de Julio realizaría centenares de acciones terroristas en lugares públicos, que se correspondían con su consigna de las tres C: 0 Cine, 0 Compra y 0 Cabaret

En esta foto que publicó la revista Bohemia en septiembre de 1957 se muestra al terrorista Odón Álvarez de la Campa Sotolongo –segundo Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio en La Habana-, con las dos manos amputadas y el cuerpo lleno de heridas, al explotarle la bomba que intentaba colocar en el popular barrio de Santos Suárez.
Una bomba detonada por el Movimiento 26 de Julio en la concurrida esquina de Galiano y San Rafael, destruyó el frente de la tienda.
(Revista Bohemia, 5 de mayo de 1957, p. 72)
En el Ten Cent situado en Galiano y San Rafael, uno de los lugares frecuentados por los niños pobres como yo, fue herida una señora que hacía compras con su nieta.
El terrorista Domingo René García Collazo perdió las dos piernas y una mano, mientras colocaba una bomba el 12 de junio de 1957
(Revista Bohemia, 12 de julio de 1959, p. 8)
El 27 de mayo de 2002, cuarenta y tres años después de que le tomaran esa fotografía, el exterrorista Domingo René García Collazo reconoce: “Aquí sí se ha hecho terrorismo”. Véase la entrevista que le hizo el periodista independiente José Antonio Fornaris:
 
En una casa de Artemisa, poblado de donde salieron muchos de los asaltantes del cuartel Moncada en 1953, Domingo René García Collazo habla de su época de revolucionario desde el sillón de ruedas al que está unido hace décadas, cuando le explotó una bomba en las manos.
 
Nosotros teníamos distintos trabajos a realizar, mandados por la organización desde La Habana (se refiere al Movimiento 26 de Julio de Fidel Castro, conocido por las siglas M-26-7). Poníamos bombas, quemábamos caña y (hacíamos) otros tipos de sabotajes. Aquello era terrorismo. En todo el circuito norte (provincia Pinar del Río) teníamos esta forma de operar de acción y sabotaje. El señor Fidel Castro dice que aquí no se ha hecho terrorismo, pero aquí sí se ha hecho terrorismo”.
 
¿Recuerda usted en cuántas acciones de este tipo participó?
 
En varias. A muchos otros miembros de Acción y Sabotaje yo les preparaba las bombas, se las hacía. Cuando se iba a hacer un ‘trabajo’ en un pueblo, en teatros, en fiestas ... a dos miembros se le daba una bomba en un cartucho para que la pusieran en los baños ... pero siempre se trataba de evitar que fueran a cometer un crimen, que hubiera muertos”.
 
Pero eso podía suceder, como sucedió que murieron inocentes.
 
Sí, lógico. Dentro de toda esa cosa, era lógico que tenía que suceder. Me sucedió a mí. Cuando fui a poner las bombas que me quedaban, puse siete primero y me quedaban dos, eran nueve
 
¿Qué día, en qué momento sucedió esto?
 
Sí, mira, cuando fui a poner las bombas que me quedaban, que eran para hacerle daño a las casas de la fábrica La Calera, la fábrica de cemento y la del hermano de Manuel Pérez Galán, había una niña en la puerta de una de las casas y le dije al chofer del ‘yipi’ que diera la vuelta para esperar a que la niña se retirara, porque si ponía la bomba la niña iba a morir. El daño lo íbamos a hacer en un pasillo entre las dos casas, para que las bombas tumbaran las paredes. Pero, bueno... cuando dimos la vuelta, la bomba era para (que explotara a) las nueve de la noche, eran las nueve en punto y la bomba me hizo contacto. Me desbarató las dos piernas, que no pudieron salvarme ninguna, y la mano izquierda”.
 
¿Recuerda la fecha exacta?
 
Sí, el 12 de junio de 1957”.
 
¿Qué edad tenía usted en ese momento?
 
Tenía 26 años. Yo nací en 1930. Hacía un mes que me había casado”.
 
¿Qué sucedió después?
 
Estuve preso en Pinar del Río. Estuve bien todo el tiempo, porque siempre estuve con presos políticos. Luego me celebraron el juicio. Me pedían 17 años y me echaron 14. Luego vino una libertad condicional”.
 
Pudiéramos decir que rápidamente después de esto llegó Fidel Castro al poder y usted, en alguna medida, comenzó a formar parte de ese gobierno, ¿fue así?
 
Bueno, vino Castro (a Artemisa) el 17 de enero de 1959, habló con un capitán ayudante que yo tenía en el cuartel, le dijo que yo pasara al parque, que él quería hablar conmigo. Pude entrar al parque, los compañeros me llevaron. Me abrazó y, delante del pueblo, anunció que me daba el grado inmediato, que era el de comandante (grado máximo del ejército rebelde). Ese mismo día me nombró segundo jefe del regimiento de Pinar del Río. Escalona (Juan) era el jefe del regimiento”.
 
¿Cuáles eran sus ideas políticas cuando usted comenzó a luchar contra el gobierno de Fulgencio Batista?
 
Yo no tenía idea política alguna. Mi padre tenía camiones. Yo tenía cinco camiones. Yo fui agente de tres agencias de refrescos (soda), entre ellas la Orange Crush y la Royal Crown Cola, que eran compañías americanas. No me interesaba para nada la política”.
 
¿Por lo que narra infiero que usted era uno de los jefes del M-26-7 en Artemisa?
 
Sí, yo era uno de los jefes”.
 
¿Sabía usted lo que era el comunismo en esa etapa, simpatizaba con el comunismo?
 
No, yo no sabía lo que era el comunismo ni lo que era el socialismo. Ese tipo de sistema nunca me interesó. Yo aspiraba a una democracia. Por eso luché, para vivir en democracia, para vivir en libertad”.
 
A más de 40 años de haber pertenecido usted al Grupo de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio, de haber construido artefactos explosivos y de haber colocado muchos de ellos en distintos lugares, ¿cree que el terrorismo es un método válido de lucha?
 
No, fue un error. Considero que nunca se debió haber hecho. Aunque aquí se dice que no se utilizó el terrorismo, esta revolución se hizo a base de terrorismo. Y lo tengo por experiencia propia, te lo puedo demostrar... te lo estoy demostrando. Mi estado físico, como quedé ..., deprimente. Eso, el terrorismo, lo detesto completamente”.
 
El hombre hace una pausa y ratifica: “No creo que el terrorismo conduzca a ningún gobierno a nada. Aquí se dice que no hubo terrorismo pero sí, aquí se hizo esta revolución a base de terrorismo”.
Urselia Díaz Báez
Una tarja colocada en el cine-teatro América, ubicado en la calle Galiano, Centro Habana, recuerda que el 3 de septiembre de 1957 murió destrozada la terrorista Urselia Díaz Báez -estudiante del Instituto de La Habana e integrante de los grupos de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio-, cuando le explotó la bomba que iba a poner en el cine.
Urselia llevaba un bonito vestido confeccionado con una tela estampada, de falda amplia, en la que podía ocultar, sin que se notara, la bomba-reloj que tenía muy bien atada al muslo con una cinta adhesiva. Según el plan, el artefacto se pondría en el salón del servicio sanitario para mujeres del teatro América
Esta es una foto de la tarja colocada en el cine-teatro América. En ella se expresa:
“A la memoria de Urselia Díaz Báez, que murió heroicamente luchando contra la tiranía el 3 de septiembre de 1957. ‘La muerte es una victoria y cuando se ha sabido vivir bien, el féretro es un carro de triunfo.’ José Martí.
‘A todos los compañeros de mi tierra os pido buenas acciones ciudadanas como prueba de vuestro recuerdo.’ Urselia. Tus compañeros de lucha. M.R.26-7.”
Cine-Teatro América

situado en Galiano entre Neptuno y Concordia
Aunque Urselia Díaz Báez solamente tenía dieciocho años de edad al momento de morir, ya había realizado varios actos terroristas en lugares públicos de La Habana, donde asistía un gran número de personas inocentes, como se muestra en el libro Tras las huellas de los héroes, escrito por la investigadora Nidia Sarabia y publicado en 1980 por la editorial Gente Nueva. En sus páginas se puede leer:
 
“Cierto día se le dio la encomienda de realizar una misión peligrosa: tenía que hacer explotar una bomba en el edificio Bacardí. Mientras, otra compañera realizaría una acción similar en el edificio de la Manzana de Gómez

Un miembro de su célula fue detenido. Los padres de Urselia, temerosos de ser delatados, consiguieron que su hija se trasladara a la casa de un familiar, pero ella accedió con tal de llevar a cabo una misión que se le había encomendado. Se trataba de realizar un sabotaje en un bar situado en las calles Ángeles y Estrella, a pocos metros de la casa de su tía, donde se escondía. Urselia llevó a cabo el mismo y se mezcló entre el público y la policía para observar el resultado de su operación.

Otro día realizó semejante operación en el Ten Cent de la calle Obispo”. 
El terrorista Sergio González López, ‘El Curita’,
Jefe de Acción y Sabotaje
del Movimiento 26 de Julio en La Habana
El periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista –único partido legal en la Cuba de Fidel Castro, publicó el 19 de marzo de 2008 un artículo titulado: Un curita que “estremeció” La Habana. En ese artículo se evidencia que las acciones realizadas por Sergio González López, ‘El Curita’, formaban parte de la estrategia terrorista de Fidel Castro Ruz. Ese artículo ha desaparecido de internet, pero si en google usted escribe Un curita que “estremeció” La Habana, comprobará que quedó el rastro de que fue publicado en el Granma pero ahora no puede visualizarse
 

Fwd: [granma] Boletín digital diario AÑO VI No. 65 - Yahoo! Grupos

es.groups.yahoo.com/group/unidad_latinoamericana/.../11185
1 entrada - 20 Mar 2008
Un curita que "estremeció" La Habana Si la prensa de entonces les negó justicia, la nuestra no deja de agradecerles que en la Cuba de hoy, ...
Los terroristas Enrique Hart Dávalos -Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio en la provincia de Matanzas-, Juan Morales Bayona y Carlos García Gil murieron el 21 de abril de 1958, cuando estaban “preparando unas bombas”.
El artículo ‘Mi hermano Enrique’, publicado en Granma el 21 de abril de 2008, cuyo autor es Armando Hart Dávalos -miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y uno de los principales colaboradores de Fidel Castro desde los años cincuenta-, ha desaparecido del Granma. Si en google usted escribe: “El 21 de abril de 1958 murió mi hermano Enrique”, comprobará que ni el rastro quedó de que fue publicado por el Granma, pero sí puede verse en tres sitios, dos en Matanzas y otro en México, a donde lo envió su autor:
 
 
Mi hermano Enrique
Armando Hart Dávalos
21 de abril de 2008
 
El 21 de abril de 1958 murió mi hermano Enrique. El Movimiento 26 de Julio lo había nombrado Jefe de Acción y Sabotaje en la provincia de Matanzas. Ese trágico día se hallaba en una casa de la calle Yara, en el reparto Cumbre, de la ciudad yumurina, preparando unas bombas para su empleo generalizado en la insurrección y les explotaron los artefactos que destrozaron su vida y la de los jóvenes combatientes Carlos García Gil y Juan A. González Bayona.
 
Mi hermano ofrece la imagen del combatiente revolucionario de la etapa insurreccional, que pude apreciar en otros muchos compañeros durante aquellos años. Desde el mismo 10 de marzo de 1952 nos identificamos políticamente y comenzamos a relacionarnos con los grupos más activos, sobre la base de una doble condición: que se mantuvieran firmes las posiciones insurreccionales contra la tiranía, y que no estuvieran responsabilizados con el gobierno derrocado ni con los partidos tradicionales de la oposición.
 
El cuartelazo lo situó de súbito y sin que vacilara un segundo dentro de la vanguardia combatiente. Aquel día estaba de vacaciones en casa de unos tíos, en Trinidad, y tan pronto escuchó por radio la noticia, hizo las maletas, regresó a La Habana y empezó a interesarse activamente por la lucha contra la tiranía.
 
Él mismo me brindó la explicación de este hecho. Me dijo que antes del golpe no veía solución a la situación de Cuba, pero que el cuartelazo le había abierto al país el camino de la Revolución. Recordé entonces que meses antes, él había criticado a los máximos dirigentes ortodoxos porque no habían convertido el entierro de Chibás en un movimiento encaminado a la toma revolucionaria del poder.
 
Enrique fue uno de los jóvenes que acudieron a la Colina en aquellos memorables días después del golpe, aunque debe decirse que sus vínculos más fuertes no eran universitarios, porque desarrolló relaciones más estrechas con los trabajadores bancarios y después con los del Movimiento.
 
Para Enrique, la posición insurreccional contra el gobierno era una cuestión de principios. El problema clave de la definición política había pasado a ser la insurrección popular y la independencia política.
 
Se unió como todos nosotros a Fidel y al Movimiento 26 de Julio, pues fue allí donde encontró el lugar exacto para encauzar su rebeldía y sed de justicia social. Con la posibilidad que abría la jefatura política de Fidel y el ansia de acción que existía dentro de las masas juveniles y trabajadoras, Enrique se convirtió en uno de los hombres más intrépidos y audaces del movimiento clandestino.
 
En 1956 viajó por unos meses a Estados Unidos. Durante el tiempo que permaneció allí estuvo trabajando como obrero en una factoría, y cuando regresó a Cuba volvió más antimperialista que antes.
 
Estos son algunos de los recuerdos más queridos de aquel hermano que murió por sus ideales y convicciones, y a quien, como le dije a Faustino Pérez una vez, lo mató su exceso de dinamismo.
 
Murió luchando por desarrollar la insurrección popular, con un odio profundo hacia el medio político y social burgués, con un claro sentimiento antimperialista y con la idea muy firme de que esta era la Revolución de los trabajadores y los explotados.
 
Fidel y Raúl Castro ordenaron
los primeros secuestros aéreos del mundo
 
Por órdenes de Raúl Castro, terroristas integrantes del M-26-7 secuestraron 2 DC-3 de vuelos nacionales cubanos, para incorporarlos a la Fuerza Aérea Rebelde que radicaba en la Sierra Cristal. Esos aviones fueron posteriormente destruidos por la aviación del régimen tiránico de Fulgencio Batista en sendos raids aéreos.
 
El primer secuestro de avión en vuelos internacionales fue ordenado por Fidel Castro.
 
Cuando Omara González sintió que a su vida le quedaban pocos minutos, sacó de su cartera un rosario de cuentas de madera que le regaló su padre y se lo puso en el cuello. Uno de los asaltantes que llevaba un brazalete del Movimiento 26 de Julio, le ordenó a los pasajeros que se apretaran el cinturón de seguridad y que doblaran el tronco del cuerpo hacia delante con la cabeza sobre las piernas.
 
En medio de un forzado descenso, el avión Viscount de cuatro turbohélices de Cubana de Aviación se partió en dos y Omara González salió volando por el agujero del fuselaje hasta caer en las aguas infestadas de tiburones de la bahía de Nipe, cerca al pueblo de Preston en la provincia de Oriente, Cuba. Eran aproximadamente las 9 de la noche del primero de noviembre de 1958. El mundo no sabía lo que era el secuestro de un avión en vuelo internacional. La palabra más cercana a terrorismo era sabotaje.
 
En algún lugar de la Sierra Maestra, el comandante Fidel Castro esperaba noticias del desvío del vuelo 495 que había salido de Miami con destino a Varadero y que él había ordenado secuestrar. En el interior de la aeronave, sus compañeros de causa, Edmundo Ponce de León, Erasmo Aponte, Raúl Rolando y Pedro Lázaro Valdés, llevaban pistolas, carabinas, granadas, varios litros de repelente para mosquitos R-33 y otros pertrechos que serían usados en la ofensiva final contra el gobierno de Fulgencio Batista. La encomienda jamás llegó a su destino. Los piratas anunciaron a los pasajeros que su acción “nunca se había producido en el mundo”.
 
Omara González Rodríguez, sobreviviente del desvío y caída de un vuelo de Cubana de Aviación, 47 años después de ese acto terrorista quiso poner la tragedia del vuelo de Cubana de Aviación, -donde murieron tantas personas- en los radares de la historia del terrorismo. Ella y sus familiares creen que un mundo en el que la gente está oscultando en el pasado el origen de las amenazas terroristas de hoy, este episodio tiene que ser rescatado.
 
Por ahora, Omara González Rodríguez espera que el mundo sepa que Fidel Castro fue el primer profesor de los secuestros aéreos, y que a los pocos meses de la tragedia, cuando el Movimiento 26 de Julio llegó al poder, Castro la llamó para justificar la acción en nombre de la revolución.
 
Fidel Castro me pide que le relate qué había pasado. Y entonces me dice:
 
Mira, el sabotaje es así, te tocó a ti y te tocó, yo estoy ahora con una bomba en un cine y mi mamá llega y está ahí, pues le tocó a ella”.
 
González ha presentado su caso ante la fundación Judiciary Watch con la esperanza de que sea anexado como antecedente grave del patrocinio del gobierno de Cuba al terrorismo. En su casa de Coral Gables, acompañada por su madre y un primo hermano que la despidió en el aeropuerto de Miami de la calle 36, esa tarde del primero de noviembre de 1958, Omara relató en frases frenadas por su miedo inconsciente a revivir el drama, las horas de angustia a bordo del Viscount secuestrado.
 
Omara tenía 16 años. Regresaba con su maleta llena de ropa nueva a su casa en Varadero, de donde había salido dos días antes en compañía de su abuelo José Manuel Atanasio Rodríguez y su primo de 12 años Luis Sosa para pasar un fin de semana de compras en Miami. Era un viaje corto y barato. El pasaje de ida vuelta costaba 45 dólares y el vuelo se demoraba 25 minutos. Sólo se necesitaba la visa americana. La tía Julia los esperaba en Miami.
 
En esos años, el sur de La Florida era un hervidero de disidentes y perseguidos de Batista que enviaban armas y municiones a Cuba, algunas veces con el apoyo secreto del gobierno de Estados Unidos, para apoyar a la guerrilla de Fidel Castro.
 
En el negocio de la compra de armas, decía una crónica de la época, los rebeldes veían a Miami como una ama de casa mira al supermercado”.
 
El vuelo de Cubana salió retrasado del Aeropuerto Internacional de Miami, situado entonces en la calle 36. Estaba programado para las tres de la tarde y despegó a las 4:46. Las sillas no estaban entonces numeradas. Como todos querían tener asiento con ventana, González se sentó en la segunda fila, su primo en la primera y su abuelo de 62 años en la tercera. Los últimos en subir fueron el empresario norteamericano Osiris Martínez, su esposa Betty Jane y sus hijos Tony, de dos años, Byron de cuatro y Carl de cinco. Martínez había sido trasladado por una compañía estadounidense a gerenciar una fábrica de papel en Cuba.
 
González recuerda que cuando la azafata Ana Reina terminó de repartir las declaraciones de aduana, cuatro jóvenes se pusieron de pie y pistola en mano gritaron a los pasajeros que no se movieran. Uno de ellos se apostó en la parte delantera del avión y le apuntó con una pistola en la cara. A los pocos minutos los secuestradores levantaron la alfombra del pasillo delantero del avión, y abrieron una escotilla de la cual extrajeron unos uniformes verde oliva con brazaletes alusivos al 26 de Julio. Según un reporte de la revista Gente, uno de los secuestradores dijo:
 
No se muevan de sus asientos. Estamos haciendo algo que nunca se ha producido en el mundo. Podrán contarlo porque nos apearemos en una pista mejor que la de Varadero”.
 
Los secuestradores se desnudaron hasta quedar en calzoncillos y se pusieron los uniformes delante de los aterrorizados pasajeros. Uno de los piratas, el más agresivo, recuerda González, llevaba zapatos blancos. Desde un comienzo, insistía en que quería tomar el mando del avión. Aparentemente se trataba de Edmundo Ponce de León, expiloto de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Pero el veterano capitán de la aeronave, Ruskin Medrano, se negaba a cederle el puesto. “Tendremos que matarlo”, escuchó la muchacha. Uno de ellos dijo que le daría un tiro, pero los demás le ordenaron que lo hiciera con cuchillo..
 
Osiris Martínez dice que en sus pesadillas de la tragedia aún escucha el grito de dolor intenso que dio debajo del agua al golpearse brutalmente contra un objeto que le abrió tres agujeros en la cabeza.
 
Quizás por el trauma de ese golpe olvidó lo que ocurrió minutos antes cuando el avión de Cubana de Aviación secuestrado en el que viajaba se partió en dos al caer en la Bahía de Nipe en la noche del primero de noviembre de 1958.
 
Por puro impulso de supervivencia, no porque supiera nadar, Martínez logró salir a la superficie, y cuando ya su boca estaba libre, despidió un chorro de agua.
 
“Me salía y me salía agua como si fuera una manguera sin parar”, recuerda Martínez sentado en el sofá de su casa del suroeste de Miami donde vive con su tercera esposa.
 
Finalmente con la garganta libre, sacó alientos de donde no tenía y empezó a llamar como un loco los nombres de su esposa y su tres niños, rogándoles en español, sin reparar que solo hablaban inglés, que le dieran una señal de vida en medio de esa sopa negra de mar oscuro y combustible en la que escasamente flotaba.
 
Como no podía mantenerse a flote, logró asirse a un objeto que brillaba con el resplandor de las luces del cercano pueblo de Preston, al oriente de Cuba. Era una de las puertas del avión Viscount turbohélice que minutos antes un grupo de secuestradores intentaba aterrizar en un pequeña pista del ingenio azucarero de Preston para llevar a Fidel Castro armas, municiones y pertrechos comprados en Miami.
 
En medio de una ordalía demencial de sobrevuelos rasantes por pistas sin iluminación del oriente de Cuba, el avión se quedó sin combustible y se fue a pique en la bahía.
 
Edmundo Ponce de León, otro de los sobrevivientes y a quien testigos y documentos señalan como uno de los presuntos secuestradores del avión, sostiene que la aeronave cayó en la bahía como consecuencia de una confusión que se creó en la cabina.
 
Según Ponce de León, el piloto Ruskin Medrano intentó aterrizar en la pista sin iluminación del ingenio azucarero de Preston pero en su descenso descubrió que había sido bloqueada con unos barriles y debió alzar vuelo.
 
En medio de esa maniobra, la fragata Antonio Maceo, que estaba en la bahía, disparó una ráfaga de balas trazadoras al avión, lo que hizo que el piloto, confundido y nervioso, diera un viraje brusco hacia la bahía donde el Viscount se fue a pique, agregó Ponce de León. Los proyectiles no hicieron impacto en la aeronave, según Ponce de León.
 
Los demás sobrevivientes han declarado que el avión se precipitó en la bahía por falta de combustible.
 
Martínez explicó a El Nuevo Herald que uno de los secuestradores que estaba en la cabina se sentó en un asiento cercano a él y ordenó que se ajustaran los cinturones, porque el avión se había quedado sin combustible.
 
Ponce de León sostuvo que el avión tenía combustible de sobra, tanto así que el vuelo se retrasó en la plataforma del aeropuerto de Miami porque el líquido se salió de los tanques y la compañía de seguros no permitía su salida por cuestiones de seguridad. Empleados de Cubana de Aviación en Miami le dijeron a The Miami Herald horas después del accidente que la aeronave tenía suficiente combustible.
 
Mientras trataba de mantenerse a flote, Martínez se quitó la ropa desgarrada que llevaba y se quedó en calzoncillos, no sin antes sacar la billetera con su identidad impulsado por un presentimiento de que lo fuesen a confundir con uno de los secuestradores.
 
De pronto sintió una mano en el hombro, dice, y se percató que era Juana María Méndez, una pasajera embarazada que tampoco sabía nadar y trataba de salvarse.
 
Me dio un gran susto cuando la vi, y le dije que me iba a hundir a mi también. Ella se soltó y se hundió”, dijo Martínez.
 
La puerta del avión amenazó con sumergirse y Martínez trató de mantenerse a flote infructuosamente abrazando una almohada que pasó cerca. Entonces confió de nuevo en la puerta flotante sin apoyar mayor peso en ella, solo la barbilla, y volvió a gritar desesperadamente.
 
Nadie le respondió. Sobre la bahía caía una tenue lluvia.
 
Se tocaba la cabeza y se preguntaba cómo era posible que estuviera vivo si podía meter sus dedos en los agujeros que tenía en el cráneo.
 
Sobre un ala del avión que quedó inclinada por fuera de la superficie, dos hombres luchaban por no resbalar y caer al mar infestado de tiburones. Martínez sostiene que eran dos de los piratas aéreos. Más tarde los vio lanzarse al mar.
 
Cuando se fueron apagando los últimos quejidos, Martínez escuchó lo que parecía ser un chapuceo de remos. De pie, sobre una canoa rudimentaria iba hacia él un campesino de la región que le pidió que subiera, pero Martínez no tenía fuerzas y se había fracturado la mitad de las costillas por el cinturón de seguridad, que terminó rompiéndose.
 
Finalmente lo logró, pero como el bote tenía en el fondo agua fría de lluvia acumulada, el cuerpo corpulento del hombre de 5 pies 10 pulgadas de estatura que estaba en las aguas tibias del mar empezó a convulsionar, lo que hacia bandear peligrosamente la canoa.
 
“‘Nos vamos a virar, nos vamos a virar’, me decía el guajiro mientras yo temblaba sin control y él me ponía la luz de la linterna en la cara”.
 
La embarcación llegó a las playas de la bahía, adonde luego el mismo barquero llevó a Omara González y a su primo Luis Sosa, otros pasajeros sobrevivientes del avión.
 
El coronel Rodríguez, un primo de Martínez y oficial del Ejército de Fulgencio Batista que combatía en la zona contra los alzados de Raúl Castro, le envió 10 soldados que lo llevaron al hospital de Preston.
 
Con las heridas suturadas y envuelto en un escudo de esparadrapo alrededor de las costillas, Martínez se presentó en el primer piso del hospital a reconocer los cadáveres de su familia.
 
Alrededor del tobillo de una pierna amputada que le mostraron vio una cadena con el nombre de su esposa Betty Haney, con quien planeaba mudarse a Varadero.
 
La reconocí porque yo le había regalado una cadenita con el nombre de ella y dije sí, ésa es mi esposa”, expresó.
 
Los cuerpos de sus tres hijos no se los mostraron por las condiciones terribles en las que estaban.
 
Martínez se quería morir también.
 
A partir de ese instante no sólo ha tenido que cargar con el peso de la pena, ligeramente amortiguado por dosis diarias de antidepresivos, sino con el remordimiento que le producen los recuerdos de su mujer rogándole que no se fueran a vivir a Cuba.
 
Martínez aceptó un cargo de inspector de una gigantesca planta de conversión de bagazo de caña de azúcar en papel en la ciudad de Cárdenas, a pocos kilómetros de Varadero.
 
Le ofrecían un sueldo de $615 mensuales, una muy buena suma para la época, el triple de lo que ganaba en el mismo cargo, en la Bowaters Southern Paper Corporation de Tennessee.
 
A pesar de que había nacido en Cuba, Martínez no conocía Varadero, el lugar que escogió para alquilar una casa en la que comenzaría su nueva vida, lejos de los aletargadas parajes de Tennessee que tanto le aburrían.
 
Llamé a mi esposa y le dije: ‘Vende o regala la casa que tenemos y vente con los niños’”, recuerda Martínez.
 
Ella aceptó a regañadientes y se citaron en Miami. El vendría de La Habana y ella de Chattanooga, Tennesee, con los tres niños.
 
Contagiados quizás por la tristeza de su madre, los niños tampoco querían viajar a ese lugar remoto y extraño donde su papá había encontrado un mejor trabajo.
 
Martínez recuerda que los padres de Betty tuvieron que arrastrar a los niños que lloraban y gritaban hasta el avión que los llevó de Chatanooga hasta Atlanta. De allí tomaron un vuelo a Miami, donde los esperaba Martínez.
 
Los obstáculos que el destino le interpuso a su familia para no viajar a Cuba aumentaron a la llegada a Miami, relató Martínez.
 
Empleados de la oficina de Cubana de Aviación en el aeropuerto se negaron a que la familia abordara el avión alegando que los documentos de Martínez no estaban en regla. Martínez era ciudadano estadounidense. Después de la tragedia, el sobreviviente concluyó que el verdadero motivo de los impedimentos era que algunos de los empleados eran cómplices de la operación.
 
Ellos sabían que iban a poner en riesgo a una familia americana y por eso no querían embarcarnos, quizás no querían niños a bordo, pero sus excusas para no llevarnos eran estúpidas”, dijo Martínez.
 
Al subir al avión de Cubana de Aviación en el Aeropuerto de Miami esa tarde del primero de noviembre de 1958 con sus hijos de 5, 4 y 2 años, Betty le entregó a Martínez una póliza de seguro de vida firmada por ella, advirtiéndole melancólicamente “y con cierta rabia”, recuerda Martínez, que si moría en Cuba que no la enterraran allí.
 
El vuelo, que debía salir para Varadero a las 2 de la tarde, despegó alrededor de las cinco como consecuencia de la larga discusión de los empleados con Martínez.
 
Cuando el avión iba a la altura de los cayos de La Florida, recuerda Martínez, unos cuatro o cinco hombres jóvenes se pusieron de pie, sacaron armas y apuntaron a los pasajeros.
 
Entonces se fueron hacia adelante y... se vistieron como de combate. Uno de ellos salió corriendo y entró a la cabina, y entonces en vez de ir a Varadero, que era un vuelo tan corto, desviaron el avión para Mayarí Arriba, en las montañas de Oriente”, relató Martínez.
 
Al llegar a esa zona el avión empezó a buscar pistas de aterrizaje y hacer aproximaciones suicidas, agregó el sobreviviente “Trataron de aterrizar no se cuántas veces, los motores aquellos rugían porque parecían que íbamos a chocar porque ya estaban tocando la tierra”, dijo Martínez. “Hasta que uno dice ‘pónganse los cinturones porque no hay más gasolina’ y entonces explotó el avión. Era que había caído en la playa de la Bahía de Nipe”.
 
Martínez salió de Cuba a los pocos días con la ayuda de Wayne Smith, quien por entonces era funcionario de la embajada de Estados Unidos en Cuba y luego llegó a ser jefe de la Oficina de Intereses de Washington en La Habana.
 
Un mes después, Martínez volvió a Cuba. Esta vez con la idea de matar a uno de los secuestradores que, se había enterado, había sobrevivido.
 
Martínez se consiguió una pistola pequeña y visitó al secuestrador, cuyo nombre no recuerda con certeza. Lo visitó en una casa humilde de Puerto Padre. Su hermano le había ayudado a localizarlo. Pero al ingresar a la casa, se arrepintió de su misión.
 
Aquello era tan miserable, niños alrededor, que yo me olvidé de la pistola en el bolsillo”, relató.
 
Martínez se identificó.
 
El hombre se puso pálido... Hablamos muy poco y me marché”, dijo.
 
Fidel Castro había llegado al poder en enero de 1959 y Martínez no hacía ningún esfuerzo por callar su tragedia. Se la comentaba a quien fuese, afirmando que el gobierno revolucionario le debía una explicación.
 
Un día, recuerda, recibió una carta en su casa. Estaba firmada por Raúl Castro, quien comandaba el Segundo Frente, donde supuestamente dos de los piratas aéreos se reportaron. Castro quería hablar con él sobre el accidente.
 
Yo leí la carta y empaqué mis cosas y me fui de Cuba. Tenía el presentimiento de que algo malo me podía pasar”.

 
Hotel Lincoln, situado en Galiano y Virtudes
Hotel Lincoln, situado en Galiano y Virtudes
El secuestro de Fangio por los castristas

Alfredo Relaño

17 de marzo de 2013

En España todo el mundo recuerda el secuestro de Di Stéfano en Caracas. Pero son muchos menos los que saben que esa operación estuvo inspirada por el secuestro, cuatro años antes, del pentacampeón de Fórmula 1 Juan Manuel Fangio por parte del Movimiento 26 de julio que dirigía Fidel Castro, entonces guerrillero en Sierra Maestra.

Al poco del accidentado desembarco del Granma, en diciembre de 1956, Castro envió a La Habana a uno de sus barbudos, Faustino Pérez, a fin de difundir el movimiento y crear agitación en La Habana. Su primer éxito fue enviar a Sierra Maestra a un periodista del New York Times, Hebert Matthews. También consiguió en los primeros meses enviar allí un equipo de televisión de la CBS.

Pero lo que de verdad hizo célebre la guerrilla de Castro fue el secuestro de Juan Manuel Fangio, entonces de lejos el deportista más célebre del mundo. La NBA no era seguida fuera de Estados Unidos, Pelé aún no había estallado, Joe Louis llevaba años retirado… Fangio había ganado los Mundiales de Fórmula 1 de 1951, 54, 55, 56 y 57, con cuatro marcas distintas: Alfa Romeo, Mercedes, Ferrari y Maserati. Había sido segundo en 1950 y 1953. En 1952 no había podido participar por un gravísimo accidente en la primera de las carreras.

La dictadura de Batista introdujo el Gran Premio de Cuba en 1957 para darle más brillo al Día de la Fiesta Nacional, el 24 de febrero. Ya en esa edición Faustino Pérez proyectó el secuestro, pero el mismo día hubo una caída de militantes, lo que le hizo aplazar la operación. La idea quedó viva para la edición siguiente: se trataba de secuestrar al piloto, tenerlo retenido hasta el final del premio y luego soltarlo. Eso haría su causa internacionalmente conocida. Y darles un golpe así a las autoridades les añadiría calor popular y prestigio.

Faustino Pérez encargó el operativo a Óscar Lucero, capitán de milicias, que cuenta con varios hombres para llevarlo a cabo. Colaborará con ellos Elio Constantin, periodista deportivo de la revista Carteles, que en la anterior edición ha hecho amistad con Marcelo Giamberto, apoderado del piloto. A Constantin le resulta fácil saber dónde va a estar Fangio en cada momento. Éste llega a La Habana el viernes 21 (la carrera es el lunes 24) y se hospeda en la habitación 810 del hotel Lincoln, en el centro de la ciudad. En la puerta de la habitación hay una guardia armada del SIM (la policía especial del régimen), así que ni pensar en capturarlo en la habitación. Por la noche tiene una entrevista en la televisión CQM, pero la compañía es mucha. Regresa al hotel a cenar y no sale más. Imposible. Se ha perdido el viernes.

El sábado se dispone un seguimiento: un coche tras él donde vaya. Otros dos vehículos esperan junto a un teléfono. Cuando cambia de lugar, el primer coche dice a uno de los otros el nuevo destino y éste le reemplaza. Así, con el seguimiento rotatorio, no se llama la atención. El sábado descansa toda la mañana. Luego, acude a un cóctel al Hotel Nacional. Parece un lugar propicio, pero una bronca entre un fotógrafo y un policía crea un alboroto. Regresa al Lincoln. Después de cenar, ya de noche, recorre caminando el circuito, pero de nuevo acompañado de seguridad, amigos y curiosos. Imposible actuar. Regresa al hotel. Otro día perdido. El domingo por la mañana, mientras Fangio hace las sesiones de entrenamiento (ganará la pole), Faustino Pérez se ve con Óscar Lucero, al que acusa de irresoluto. “¡Hay que hacerlo! ¡Si es preciso tomamos el Lincoln con los hombres que haga falta!”.

La ocasión se presenta cuando saben por Constantin que, ya al atardecer, Fangio va a bajar al hall del hotel a tomar un refresco junto a otros pilotos. Le esperan a la puerta del ascensor. Cuando ésta se abre, aparecen Fangio y Giamberto. Se adelanta un comando, Manuel Uziel, que primero quiere asegurarse:

—¿Quién de ustedes es Fangio?

—Yo.

—Acompáñeme. Está usted secuestrado por el Movimiento 26 de julio.
 
Fangio sonríe, pensando que es la broma de un admirador, pero Uziel saca una pistola del bolsillo y se la clava en las costillas.

—Es en serio. No haga nada y no le pasará nada.

Al tiempo amenaza a los acompañantes.

Suben a Fangio a un Plymouth verde. La obsesión de los secuestradores es tranquilizarle y convencerle de sus buenas intenciones, porque les preocupaba mucho la imagen que diera de ellos al soltarle. Así que Uziel le lleva primero a su propia casa, a presentarle a su mujer y a su bebé. Luego, con otro coche, a un piso franco en el que convalece un militante, Ramoncín, con graves quemaduras cuando intentaba fabricar un lanzallamas casero. Finalmente, a un chaletito de dos plantas en El Nuevo Vedado, propiedad de la viuda de un revolucionario, que vivía con sus dos hijas, de 17 y 21 años. Llegaron a las diez de la noche. El chalet contiguo es de una bailarina del Tropicana, amante de un pez gordo del régimen, siempre muy custodiado. Los secuestradores pensaron que nadie iba a suponer que lo escondieran en tal vecindad.

Le dieron la mejor habitación. Cenó filete con patatas. La mañana siguiente le llevaron el desayuno a la cama. Comió arroz con pollo con los secuestradores. Mientras, la ciudad era un pandemónium de registros y falsas noticias. Aunque había televisión, Fangio no quiso ver la carrera, ni escucharla por radio. Prefirió escuchar música.

La carrera fue un fracaso y tuvo un desarrollo trágico. Los organizadores retrasaron la salida, en la esperanza de que Fangio fuera rescatado. Empezó media hora tarde. En la sexta vuelta, el piloto local García Cifuentes pierde el control y su coche arrolla al público, con resultado de seis muertos y 40 heridos. Se da por terminada, con victoria para Stirling Moss, que en ese momento estaba en primera posición. Le avisan a Fangio, que entonces sí oye la radio y se muestra muy afectado.

Todo había acabado… O no. Ahora llega lo más difícil: devolver a Fangio. ¿Cómo, dónde? No estaba previsto. Un informador de los revolucionarios en el gobierno les avisa de que la intención de este es matarlo cuando aparezca, para cargarles el crimen. Se piensa en el mediador de la entrega: en un cura, en el director de la revista Bohemia… Ninguna alternativa parece buena. Mientras, se suceden los llamamientos de Giamberto y de la esposa de Fangio por la radio pidiendo su devolución. Hay nervios.

 
El propio Fangio sugiere que le entreguen a su embajador. Pero las proximidades de la embajada están custodiadas. El periodista mexicano Manuel Camín, amigo de los revolucionarios (y que gozará de la gran exclusiva de la entrevista al piloto), monta la entrega no en la embajada, sino en el apartamento del agregado militar de la misma, Mario Zaballe, que está de viaje, así que su apartamento no está vigilado. Allí acudirá el propio embajador, Raúl Aurelio Lynch, por una rara coincidencia primo del padre del Ché Guevara (Ernesto Guevara Lynch). Lynch sale de su embajada escondido en la trasera de un coche, para no ser seguido. Arnol Rodríguez, que luego contará la peripecia en su libro Operación Fangio (que inspiraría una película del mismo título, no fiel en todos los detalles, en la que Darío Grandinetti incorpora a Fangio), es el encargado de la entrega. A Fangio le intentan poner un sombrero. Todos le quedan pequeños. Sólo le colocan unas gafas para disimular su aspecto y le suben a un Cadillac con Arnol y dos chicas. Antes de medianoche está en el apartamento del agregado militar, donde le recibe su embajador. Arnol le despide con estas palabras: “Fangio, usted será nuestro invitado de honor cuando triunfe la Revolución”.

El golpe estaba dado. La revolución se aceleró. Fidel Castro ganó adeptos y su guerrilla saltó de Sierra Maestra para extenderse al resto de Cuba. Al amanecer del 1 de enero de 1959, Batista abandonaría Cuba. El 8 de enero, menos de 11 meses después del secuestro, Fidel Castro entraba en La Habana.

Fangio se retiró aquel mismo año de 1958. Siempre habló bien de sus secuestradores, pero no cumplimentó la invitación hasta 1981, cuando regresó, como presidente de la Mercedes. Se reencontró con Faustino Pérez y Arnol Rodríguez y conoció a Fidel Castro.

El Hotel Lincoln aún existe. Su habitación 810 está dedicada a Fangio.
Manuel Uziel
Este fue el integrante del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) que el 23 de febrero de 1958 encañonó con una pistola calibre 45 a Juan Manuel Fangio -cinco veces campeón mundial de automovilismo- y lo conminó a que lo acompañara porque era un secuestro.
Entrevista a Manuel Uziel,
el hombre que sacó a Fangio
a punta de pistola del Hotel Lincoln.
Armando López
25 de febrero de 2009
 
En la puerta del Hotel Lincoln, de La Habana, una placa de bronce recuerda: “En la noche del 23 de febrero de 1958, fue secuestrado por un comando del Movimiento 26 de Julio, dirigido por Oscar Lucero, el cinco veces campeón mundial de automovilismo Juan Manuel Fangio. La habitación 810, donde se hospedó el campeón, es un museo para turistas”.
 
Arnold Rodríguez, el conductor del auto que trasladó al secuestrado, fue invitado a Buenos Aires a un aniversario de la inauguración del museo en honor del corredor.
 
Pero a Manuel Uziel, el hombre que sacó al campeón del Hotel Lincoln a punta de pistola, Argentina nunca lo invitó. Cuba no lo menciona. Vive frente al mar en una fría playa de Nueva Jersey.
 
A los 16 años, Manuel Uziel tuvo su bautismo de fuego. Eran tiempos de Ramón Grau San Martín. Los problemas se resolvían a balazos. Su primera pistola la compró con los fondos de la Asociación de Alumnos del Instituto de la Víbora. Militaba ya en las filas de la juventud auténtica.
 
A Manuel Uziel le decían el Moro por su color moreno. Sus padres eran judíos turcos. Se crió en Luyanó. Iba a la sinagoga. Con 19 años era guaguero [empleado de autobuses] de la ruta 19. Era difícil entrar de cobrador de guaguas porque el sindicato era muy fuerte. Entró porque era el guardaespaldas del jefe del sindicato.
 
En las guaguas, enviaban a Uziel a cada problema. En un enfrentamiento en los muelles, le clavaron un gancho en la espalda. De ahí se lo llevaron preso para la Segunda estación de policía. Lo sacó una supuesta llamada del senador Eusebio Mujal. Cuando lo soltaron, supo que el que había llamado era Samuel Powell, un extroskista.
 
Fue Powell el que lo conectó con Mujal. El recién electo secretario general de los trabajadores lo haría su guardaespaldas, y lo sumaría al asalto de la sede de la Juventud Comunista, bajo las órdenes de Chico el Loco (Narciso Rodríguez). La acción desató profundos odios entre auténticos y comunistas. Narciso sería asesinado pocos meses después.
 
Mujal apoyó el golpe de Estado de Batista. Los comunistas ex aliados de Mulato Lindo, cuando el 4 de septiembre, callaron. Pero Uziel, fiel a los auténticos, por coraje, volvió a cobrar pasajes en las guaguas. Y se hizo amigo de Luis Miguel Hernández, ex jefe del Buró que operaba contra las bandas. Trabajaron juntos. Y en el proceso fue aprendiendo.
¿Aprendiendo a qué?
 
A ser revolucionario. Los grupos de acción y sabotaje no nacen del acaso. Si tú pones bombas, alguien tiene que enseñarte a ponerlas, a utilizar la dinamita. Había aprendido a preparar bombas en el Instituto de la Víbora, con Pepe Azeña, mi profesor de Educación Física. Con Mujal aprendí lo que era politiquear. Con Luis Miguel aprendí tácticas de sabotaje, aprendí a colocar una bomba.
 
¿Qué hacías cuando el asalto al Cuartel Moncada?
 
Eso fue cosa del 26 de Julio. Yo por entonces pertenecía a la Triple A de Aureliano Sánchez Arango. Y enseñaba a los novicios en la Escuela de Medicina de la Universidad de la Habana, en el manejo de armas.
 
¿Tuviste que ver con la balacera de la Escuela de Medicina?
 
Luis Miguel había estado medio asociado con Masferrer, pero al sumarse éste a Batista, querían matarse uno al otro. Nunca supe por qué Luis Miguel invitó a los Tigres a la Escuela de Medicina. Fue una provocación. El caso es que cuando los hombres de Masferrer llegaron al aula, nos tirotearon. Hirieron a Luis Miguel en el hígado. Yo escapé de milagro.
 
¿No era de locos todo esto?
 
El ambiente en Cuba era de violencia, de revolución. Me asocié con un grupo de resistencia cívica que dirigía Manolo Ray. Se cumplía un año del asesinato de Frank y Josué País y, para recordarlos, me ordenaron volar el túnel del río Almendares.
 
Pero ese atentado no ocurrió. ¿Qué pasó?
 
Ray era ingeniero. Me enseñó cómo se volaba un túnel. Pero mis gentes estaban empezando en la lucha… Lo único que hicimos fue poner un petardo de cuatro libras en el centro del túnel, que ni se enteró.
 
La Triple A fue de las organizadoras del ataque al Palacio Presidencial. ¿Participaste en este?
 
Ni por asomo. Los que participaron los metieron en una nave y no podían salir de ahí, por eso no se filtró a la Policía. Yo pasé el ataque a Palacio bañándome en el mar en el club Cubanaleco.
 
¿Complicó a la resistencia contra Batista el fallido ataque a Palacio?
 
La policía se apareció a registrar la casa de mis padres. Yo no estaba ahí. Pero no pude ir más a trabajar a las guaguas. No podía comprometer a mi familia. Tuve que pasar a la clandestinidad.
 
¿Cuándo ingresas en el 26 de Julio?
 
Cuando me encuentro en la Clínica Marfán (convertida en casa de huéspedes) con Oscar Lucero. Fue cómico. El grupo de la Triple A desconfió de la gente del 26. Y ellos de nosotros. Ambos grupos cargamos nuestras armas. Lucero y yo nos reímos mucho. Luego me llevó con Faustino Pérez. Así comencé con el 26 de Julio.
 
¿Con qué tiempo antes te avisaron que debías secuestrar a Fangio?
 
Unos minutos. William, el jefe de mi capitanía, se apareció y nos dijo: “Prepárense, vamos a secuestrar al corredor argentino que se hospeda en el Hotel Lincoln”.
 
¿Ocurrió algo inesperado durante la acción?
 
Cuando llego a eso de las 8:00 de la noche a la puerta del Lincoln, con una granada y una ametralladora bajo el saco, alguien me llama: “Manolo”. ¡Tremendo susto! Era un muchacho joven. Me lo había presentado un compañero del Instituto. Quería pertenecer al 26. Pero no le tenía confianza, parecía muy alocado.
 
¿Cómo saliste del atolladero?
 
El muchacho conocía a medio hotel porque los dueños eran de Camagüey, de donde era su familia. Y le dije: “Vamos adentro”. Pasamos al bar Los Tres Monitos. En la cantina oigo que le dicen a una mujer: “Prepárate, tu hombre va a bajar”. Y ahí le pregunté al muchacho: “¿Todavía quieres pertenecer al 26 de Julio?”. Pues cuida la puerta. En la acera de enfrente estaban Oscar Lucero con su mujer, Blanca Muir. Me entregaron una pistola.
 
¿No te sentías como en una película?
 
Fangio caminaba hacia la mujer, cuando lo agarré por un brazo y pegándole el cañón de la pistola en las costillas, le dije: “Esto es un secuestro, usted se viene conmigo ahora”. Casi me derrumbo cuando los que lo rodeaban se echaron a reír. El único que no se reía era yo. Tuve que darle un empujón al mulato que protegía a Fangio para que me tomaran en serio.
 
¿Por dónde andaba Arnold Rodríguez?
 
Arrimó el auto. El chico de Camagüey (Primitivo Aguilera) montó a mi lado. Primero llevamos a Fangio a mi cuarto. Un pasajito en la avenida Ayestarán, donde estaban mi mujer y mi hijita. Después a casa de las americanitas, donde apareció Faustino Pérez y otros mandones del 26 de Julio. Me pasé la noche en un balconcito con una ametralladora vigilando al corredor. Al otro día, Faustino, Emma Montenegro (la hija de Carlos Montenegro, el novelista) y Arnold Rodríguez se ocuparon de entregar a Fangio al embajador argentino.
 
¿Qué hiciste después del secuestro?
 
Me escondí. Habían metido presos a mis padres y mis hermanos. Cuando los soltaron, me asilé en la Embajada de Paraguay y me fui para Venezuela. Al triunfo de la revolución regresé a Cuba. Fidel me nombró al frente de la Caja del Retiro del Transporte. Estuve ahí un año. Pero cuando la invasión de Bahía de Cochinos me metieron preso. Nunca confiaron en mí. Me sacaron para llevarme ante el comandante Manuel Piñeiro, alías Barbarroja, que me propuso que ingresara en el G2.
 
¿Por qué no aceptaste?
 
No quería nada con esa gente. Le dije que quería volver a Venezuela y me propuso que me integrara a las brigadas para derribar a Rómulo Betancourt. “¡Ni muerto!”, le dije. Dejé para siempre Cuba, rumbo a Venezuela, en 1961. De ahí pasé a Puerto Rico, a Miami, a las Islas vírgenes, a Nueva York.
 
¿Crees que Fidel en sus inicios era comunista?
 
Ni lo fue ni lo es. Es un pandillero enamorado del poder al que le salieron bien las cosas.
 
¿Valió la pena que secuestraras a Fangio?
 
En aquel momento era lo que había que hacer. Además, eso no es lo peor que yo he hecho.
 
Los grupos de acción y sabotaje del 26 de Julio, ¿eran terroristas?
 
No implantábamos el terror indiscriminado. Apuntábamos a un objetivo específico. No para implantar el terror en la población.
 
La pregunta que no le hice a Uziel: ¿No es terrorismo el secuestro del vuelo 495 de Cubana de Aviación, Miami-Varadero, el 3 de noviembre de 1958, por un comando del 26 de Julio, que provocó que el Viscount cayera en picada en la Bahía de Nipe, donde hallaron la muerte 17 personas, entre ellas mujeres embarazadas y niños?
Residencia situada en las afueras de La Habana donde Juan Manuel Fangio permaneció secuestrado
Los terroristas Fidel Castro y Faustino Pérez
Las palabras del comandante Faustino Pérez -jefe nacional de Acción y Sabotaje del M-26-7 y miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba hasta su fallecimiento el 24 de diciembre de 1992-, demuestran el proceder terrorista del M-26-7: “Otro gran impacto se produjo una noche en la capital: las nueve de la noche, exactamente a una hora, 100 bombas en la capital
 
 
Faustino Pérez, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba estaba muy orgulloso de un acto terrorista cometido el 28 de mayo de 1957: “aquí una vez se voló un registro de electricidad: se alquiló una casa, se hizo un túnel desde la casa hasta la calle, hasta el registro de electricidad, se coloca una bomba, y estuvo tres días sin electricidad la mayor parte de la capital. Eso produjo su tremendo impacto también, figúrense lo que significa eso, las fábricas paradas, la Cía. Eléctrica, los refrigeradores no andan, todas esas cosas
 
Generales castristas
orgullosos de su historial terrorista
 
Varios integrantes de los grupos de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio dirigido por Fidel Castro que ahora son generales del ejército castrista realizaron un sinnúmero de actos terroristas, relatados por ellos para el libro Secretos de Generales de Luis Báez, publicado en Cuba en 1996. Por ejemplo, el general Demetrio Montseny, ‘Villa’, narra sus experiencias como terrorista: “quemamos dos guaguas, se inutilizaron algunos otros transportes, saboteamos el tendido eléctrico y colocamos varios petardos”.
 
En varias ocasiones logramos paralizar la ciudad. Saboteamos el transporte por carretera y ferrocarril, pusimos petardos y bombas, lanzamos cocteles Molotov, dejamos la ciudad sin electricidad ajusticiamos chivatos y traidores, incluyendo al gallego José Morán. También tuvimos que lamentar la explosión de un arsenal de explosivos que teníamos en la calle Aguilera que le llamábamos el laboratorio de ‘fabricar bombas’”, nos dice el general Demetrio Montseny, demostrando que se siente orgulloso del terrorismo que realizó el Movimiento 26 de Julio, bajo las órdenes de Fidel Castro.
 
El hoy general Samuel Rodiles Planas narra: “En unión de varios compañeros puse petardos y bombas, la más importante fue en la Compañía Cubana de Electricidad, la que dirigí como Segundo Jefe de Acción y Sabotaje en Guantánamo. También tiré cócteles Molotov”.
Algunos destrozos ocasionados en La Habana
por los terroristas integrantes
de los grupos de Acción y Sabotaje del M-26-7
Clandestinos es una película que le
rinde culto al terrorismo en Cuba
Los terroristas
Agustín Gómez-Lubián Urioste y Julio Pino Machado murieron el 26 de mayo de 1957, al estallarles la bomba que iban a colocar en el edificio del Gobierno Provincial de Las Villas
Julio Pino Machado era el jefe de los grupos de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio en la provincia de Las Villas. Agustín Gómez-Lubián Urioste era el jefe del Directorio Revolucionario 13 de Marzo en la provincia de Las Villas.

En la pared del frente de la casa natal de Pino Machado fue develada una tarja en su honor el 7 de febrero de 1989. En dicho acto hicieron uso de la palabra la madre de Pino Machado y el secretario ideológico del Partido Comunista de la actual provincia de Villa Clara.
Además de los integrantes de los grupos de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio que resultaron muertos o heridos al colocar bombas como les pasó a la estudiante Urselia Díaz Báez y al dirigente sindical Odón Álvarez de la Campa que perdió las manos cuando le explotó la bomba en la barriada obrera de Santos Suárez, otras personas inocentes murieron o resultaron lisiadas

 

Cuba tenía una larga tradición de espectáculos de cabaret, esos lugares no escaparon al terror castrista: Magaly Martínez perdió un brazo en Tropicana, cinco coristas y el coreógrafo Alberto Alonso resultaron heridos en Sans Souci.

 

En el cine Payret cuatro personas quedaron gravemente heridas por la explosión de una bomba.

 

En el ten cent de Galiano, uno de los lugares más frecuentados por niños pobres como yo, fue herida una señora que hacía compras con su nieta. 

 

Sólo quien desconozca la realidad cubana o sea un estalinista de pura cepa, puede pretender negar el historial terrorista de Fidel Castro.