martes, 27 de septiembre de 2016

¿Quien ganó?

The first presidential debate took place tonight at Hofstra University in Hempstead, New York. Who do you think came out on top?
Trump fared better than Hillary in most polls across the web. Out of more than 30 websites, Hillary only won in the NBC News, WCVB (Boston) and the CNN/ORC pol

Check out our survey of more than 30 sites below: 


drudge-poll135
Che
fortune-2-poll
nj-poll-26
time-debate-poll
cbs-new-york-poll
cnbc-poll3
breitbart-poll-debate



poll-washingtontimes1


poll-wcpo-debate1
poll-debate-variety
slate-poll-trump
nbc-news-poll
heavy-poll-1
wkrn-1
poll-lv-sun
fox-poll1
san-diego-tribune12
star-tribune-poll
mlive-poll-debate
screen-shot-2016-09-27-at-10-55-14-am
pix-11-poll
patch-poll-1
aol-poll1
12news-poll1
cape-cod-poll1
wzzm-1312
denver-post-poll1
8news-poll1
wcvb-5-poll
kitv-poll1
lakewood-scoop1
capital-gazette-1
seacoast-poll1
Even the Democrats loved Donald Trump last night.

Quien ganó el debate, ¿Hillary o Trump?


 

 Cada cual interpreta, valora y evalua el primer debate presidencial de acuerdo con sus intereses y afinidades. Desde mi punto de vista, Trump ganó, no se dejó provocar por Hillary. Ella se preparó muy bien, pensó que atacándolo iba a conseguir que Trump se "desbocara" y se comportara como un troglodita.. A Hilaria le fallaron los cálculos. Trump no se alteró. Eso sorprendió, no sólo a Hillary y a sus asesores, sino también  a los miles que pensaron iban a presenciar una bronca callejera entre un energúmeno y una dama.
A mi Hillary no me convence ella es más de los mismo. Politicamente "correcta" pero en la práctica tan corrupta como todos los viejos políticos y politólogos que quieren hundir a este país.
Trump representa el cambio, un esfuerzo por recuperar los valores que se han perdido, ley y orden, seguridad nacional, recuperación de industrias y empresas que se han ido del país  afectando a la clase media trabajadora, desarrollo de la infraestructura, creación de empleos, etc. Trump aspira a ser el presidente de los americanos no el fiscal y protector del mundo.

Otras opiniones:

El grave error de Hillary Clinton
Por Manuel Ballagas
Los sospechosos de siempre -y algunos que no lo son también- se apresuran a otorgar la victoria a Hillary Clinton sobre Donald Trump en el primer debate presidencial. Pero este veredicto, además de precipitado, podía ser muy erróneo. Y es que la victoria no se decide por las mismas razones en todos los debates.
Si los candidatos prevalecieran siempre por sus dotes de oratoria o la explicación clara de sus políticas muchas campañas hubieran tenido un resultado muy diferente.
Se sabe de debates que se decidieron por la mera apariencia y actitud de uno de sus participantes. Otros, empero, se decidieron por alguna ocurrencia burlona insertada en el momento más apropiado. Todavía las recordamos de cuando en cuando. Y no han faltado ocasiones en que el hábil verbo de un candidato ha significado, paradójicamente, su perdición. La gente detesta a los sabihondos.
Pero el debate entre Clinton y Trump tiene características sui géneris que desafían los análisis al uso, centrados siempre en la compostura del candidato, sus destrezas polémicas y la claridad con que expone sus planes. Este ha sido un debate tan fuera de lo común como las campañas políticas de las que hemos sido testigos esta vez, y todo esfuerzo de diseccionarlo convencionalmente va a tropezar con esa terca realidad.
No cabe duda de que Clinton acudió al debate bien preparada, y que asestó varias estocadas fuertes a su adversario, encubriendo cualquier nerviosismo con una sonrisa discreta pero forzada. En una política veterana, era algo de esperar. Trump, por su parte, atacó cuanto pudo y se abstuvo de comentarios irreverentes. Presentó sus ideas sobre cuestiones tributarias y economía, resaltó la incompetencia de su adversaria en el manejo de información clasificada, y llegó a calificar esta conducta de deliberada.
Pero por estas razones solamente Trump no hubiera prevalecido en el debate. Su triunfo es, a juicio mío, de una naturaleza diferente, como lo es su candidatura con respecto a la de Clinton.
Trump arrebató a su adversaria algo que le venía faltando hasta ahora. Lo mismo que consiguió en cierta medida al presentarse junto al presidente mexicano Enrique Peña Nieto hace algunas semanas: legitimidad política.
Todos estos meses, el candidato republicano ha vencido a todos sus oponentes, pese a una avalancha de descalificaciones que le han tildado de grosero, ignorante, payaso y otras lindezas más. Pero siendo un recién llegado a las lides políticas, su legitimidad y viabilidad en ese terreno era el principal obstáculo que todavía encaraba. Y ahora, sin proponérselo, los demócratas se la dieron, como dicen, en pura bandeja de plata.
Codo con codo, mano a mano con Clinton, Trump accedió la otra noche a la “presidenciabilidad”, bañándose en la luz del añejo prestigio de su contrincante, discutiendo de igual a igual con ella, contradiciéndola, atacándola y ridiculizando sus escasos logros. En esto consistió la victoria de Trump, un novato a quien cierta revista dijo una vez que cubriría en su sección de entretenimiento.
¿Qué puede hacer Hillary Clinton ahora? A todas luces muy poco.
Si la campaña demócrata tuviera siquiera idea del adversario que tiene en Trump, jamás hubiera cometido el error de aceptar que Clinton debatiera con él. Lo hubiera rechazado como hasta ahora, descalificándole de una u otra forma. Pero para ellos el daño ya está hecho. Y es que la legitimidad que se da no se quita. Y mucho menos a Trump.
Copie este comentario de uno de nuestros amigos de FB por encontrarlo muy concluyente y exacto.. ! Por qué Trump ganó el debate de anoche?
Porque,mientras Sonrisa Fingida se dedicóa atacar al carácter o temperamento de Trump y especuló acerca de su fortuna,Trump dejó bien claro que:

1-No podemos continuar permitiendo que las compañías de USA se escapen al extranjero.
2-No podemos continuar realizando negocios con otros países donde USA no se beneficia lo suficiente.
3-Tenemos que acabar con el comercio desigual,en el cual USA está obligado a pagar impuestos y otros países no.
4-La ineficiencia de la administración Obama en el Medio Oriente provocó la aparición y fortalecimiento de ISIS.
5-Cuenta con el respaldo de las organizaciones que siempre han defendido a este país.
6-No podemos dejarnos DESARMAR porque si no la delincuencia y quienes quieren destruirnos,acabarán con la Libertad de EEUU.
7-Es pura verborrea y populismo hablar de universidad "gratis"para ganar votos.
8-Hillary puso en las manos de nuestros enemigos,información altamente sensible para la Seguridad de la nación.
9-Ella BORRO treinta mil Correos electrónicos para ocultar su delito.
10-Que,tanto Bill Clinton como Obama llevan Treinta años gestionando una política fracasada que, ha ido hundiendo al país,política donde ella,si bien no ha tomado decisiones directamente como Primera Dama,al menos como Secretaria de Estado SI LO HA HECHO.
11-La solución NO está en unirnos a los musulmanes sino en sacarlos de aquí y colocarlos en su lugar.
La señora Clinton intentó desestabilizara Trump,casi al final del debate pero NO LO LOGRO...Poner de ejemplo a Alicia Machado para demostrar que Trump es "malo con las mujeres",le quedó cómico...Jejejeje Muy mal ejemplo escogió la Mentirosa pues la "ofendida" es una desvergonzada que hizo un reality show en cual tuvo sexo EXPLÍCITO y a todo color delante de las cámaras de la tv,además la "señorita" tiene una hija de padre"desconocido",es una mediocre como actriz y un disparate como cantante,sin contar cómo se comía a besos a su "agresor"....
fue un final chistoso.





maxresdefault
A smartphone app is showing Donald Trump leading Hillary Clinton 64% to 36%! Donald Trump will win the election according to Zip Question and Answer app data. The creator of the app also predicts that Donald Trump will win the 2016 election and become President based on the data he is seeing.

 Sobre el debate:
DRUDGE: Trump 82.1% Hillary 17.9%
THE HILL : Trump 58% Hillary 36%
CNBC: Trump 66% Hillary 34%
TIME: Trump 53% Hillary 47%
SLATE: Trump 55% Hillary 45%
FORTUNE: Trump 55% Hillary 48%
LAS VEGAS SUN: Trump 82% Hillary 18%
VARIETY: Trump 57% Hillary 43%
La única y solitaria encuesta de CNN da como ganadora a LA Clinton Que solos y repudiados se quedan los mentirosos.


El fenómeno Trump frente al primer debate presidencial



Armando de Armas / martinoticias.com

Trump supera ampliamente a su rival demócrata entre el electorado blanco con el 57% en las intenciones de voto frente al 33% de Clinton.
Una reciente encuesta de intención de voto de CNN/ORC le otorga a Donald Trump una ventaja del 45% frente al 43% de Hillary Clinton entre los votantes potenciales.
No obstante, los números son demasiado estrechos entre ambos contendientes, como para poder considerar a ninguno de los dos como un claro favorito para acceder a la Casa Blanca dentro de dos meses.



Otras encuestas
Sin embargo, otra encuesta de esta semana, en este caso del New York Times y la cadena CBS News, muestra que la contienda entre la demócrata y el republicano será más reñida de lo esperado. Según esta encuesta Trump y Clinton están empatados con el 42%.
El objetivo de los candidatos favoritos es captar el 4% del electorado indeciso y sostener su número sin perder ningún apoyo. El sondeo se realizó por vía telefónica con una muestra de 1 433 votantes registrados y con el margen de error habitual del 3%.
La primera vez que se informó que Trump aventajaba a Clinton, en tres puntos porcentuales, fue en julio después de la convención republicana que terminó en Cleveland, Ohio, donde el magnate inmobiliario oficialmente obtuvo la nominación del Partido Republicano.
Así, mientras que el magnate republicano obtenía el 48 % de la intención de voto, la magnate demócrata, la señora Hillary Clinton, se quedaba con el 45 %.
Una elección atípica
No obstante, más allá de encuestas, lo cierto es que Estados Unidos se encamina hacia una elección atípica. Por primera vez en mucho tiempo, los dos postulantes a la presidencia generan en el votante medio mucho más rechazo que aprobación.
Esto explica que la campaña se esté volviendo cada vez más negativa, no se trata de proponer positivamente, sino de demostrar que un triunfo del adversario sería peor. Gran parte de la población tiene una imagen negativa tanto de Hillary Clinton como de Donald Trump.
Trump supera ampliamente a su rival demócrata en el electorado blanco, una de las mayorías, con el 57% sobre el 33%.
Los problemas de salud de Hillary y la percepción de que ha mentido sobre la misma le han dado ventaja a Trump, Trump aprovechó la crisis de Hillary por su neumonía y mostró sus registros de salud a través del programa televisivo "The Dr Oz Show". Si bien el magante no sufre de ninguna anomalía grave, los especialistas aseguraron que su problema es un ligero sobrepeso, en fin nada que no padezca cualquier hijo de vecino en EE.UU.
La Asociación Nacional del Rifle de EE.UU respalda a Trump
La Asociación Nacional del Rifle de EE.UU respaldó a Trump y advirtió que Clinton elegirá jueces que no ratificarán la Segunda Enmienda. Por su parte, Trump dijo en agosto que "Hillary quiere abolir, esencialmente abolir la Segunda Enmienda. Por cierto, si le toca elegir sus jueces (en referencia a los jueces de la Corte Suprema), no hay nada que puedan hacer, amigos".
"Aunque la gente de la Segunda Enmienda, quizá sí… no sé".
La Segunda Enmienda de la constitución estadounidense consagra el derecho a la posesión de armas.
Votantes de Miami asisten a un acto de campaña en apoyo a su candidato.
Votantes de Miami asisten a un acto de campaña en apoyo a su candidato.
Trump aventaja a Clinton en Florida, un Estado clave
Así, Trump aventaja a Clinton en Florida, un Estado clave para acceder a la presidencia, según un sondeo de la Florida Atlantic University Business and Economics Polling Initiative (FAU BEPI), el republicano cuenta con 43 por ciento de respaldo, mientras que la demócrata cuenta sólo con el 41.
Florida, donde el 18 por ciento de los votantes es hispano, es uno de los estados decisivos para el resultado de las elecciones, tanto por su importante número de votos electorales (29 de los 270 necesarios para llegar a la Casa Blanca) como porque es uno de los que no tiene un patrón fijo de voto ("swing states") y no es, por tanto, el bastión de ninguno de los dos partidos mayoritarios.
Esta última encuesta de FAU BEPI, realizada del 19 al 22 de agosto a 1.200 electores, revela que la pelea por el voto hispano es más cerrada en Florida que a nivel nacional, pues la ventaja de Clinton sobre Trump se reduce 10 puntos (50 por ciento frente a 40 por ciento). Mientras en el conjunto del país la diferencia gira entorno a los 48 puntos.
Mónica Escaleras, directora de BEPI, considera que esto se debe probablemente al voto cubano. "El apoyo del que goza (Trump) entre los latinos de Florida le está ayudando a seguir siendo competitivo", dijo en un comunicado.
El sondeo también muestra que tanto Trump como Clinton despiertan el rechazo de más de la mitad de los floridanos encuestados, 56 por ciento en el caso del primero y 58 por ciento en el de la segunda.
Los que tienen opiniones favorables son 41 por ciento en el caso de él y 40 por ciento en el de ella, señala el sondeo, que tiene un margen de error de +/-2.7 por ciento y un nivel de confianza del 95 por ciento.
El empresario inmobiliario suscita mayores lealtades en Florida que Clinton. Un 94 por ciento de los que tienen una opinión favorable de él, le votarán, mientras que en el caso de Clinton el porcentaje es del 90 por ciento.
Las encuesta revelan también que los hombres de Florida prefieren a Trump (46 por ciento frente a 36 por ciento), al igual que los independientes (los que no están registrados como votante republicano o demócrata), que se inclinan por él en 47 por ciento de los casos frente a 26 por ciento que lo hace por Clinton.
El inexplicable fenómeno Trump
Trump ha sido un fenómeno inexplicable para muchos analistas quienes auguraban que ni siquiera llegaría a las primarias de su partido, pero llegó, y fue el candidato escogido en la convención republicana en Cleveland, Ohio, habiendo vencido antes la reticencia y el rechazo de las élites de su partido que nunca le consideraron un verdadero conservador.
Sin embargo el magnate inmobiliario de Nueva York, se ha abierto paso contra todo pronóstico bajo el compromiso de hacer a América grande nuevamente, de autoridad, orden y respeto a la ley en una nación convulsionada por los conflictos raciales, muertes de afroamericanos a manos de la policía, y de policías a manos de afroamericanos, además de numerosos ataques terroristas en territorio estadounidense. Por lo que el tema de seguridad nacional ha sido y será defiintorio en esta campaña electoral.
Trump ha prometido traer las grandes fábricas de China a Estados Unidos, aumentar el empleo y buscará renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) al que el país está suscrito junto a Canadá y México. Por otra parte, el candidato republicano ha arremetido contra la inmigración ilegal y prometido erigir un muro en la frontera con México, por donde considera entran no sólo inmigrantes sino narcotraficantes y criminales.
Trump ha manejado un lenguaje chocante, preñado de exabruptos y frases políticamente incorrectas, que lejos de restarle popularidad le ha ganado gran apoyo en amplios sectores sociales que se sienten reprimidos en su expresión, debido a lo que consideran el control de los medios de prensa por una agenda de índole izquierdista que se niega, según estiman, a nombrar las cosas por su nombre y propensa al uso de subterfugios sostenidos en la corrección política.
Trump por otro lado ha deplorado los acuerdos nucleares con Irán y el restablecimiento de relaciones con el régimen de Cuba, llevados a cabo por el presidente Barack Obama, y asegura que revertirá ambos procesos pues considera que EE.UU entregó mucho a cambio de nada.


http://www.martinoticias.com/a/trump-frente-al-primer-debate-presidencial-/130581.html

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Este antiguo reloj...

Image result for reloj antiguo de pared con pendulo

Este viejo reloj  me cansa,
su péndulo me estorba.
 Intento gritarle que lo odio
pero mi voz no lo altera..

Me molesta el aire, 
el sonido de la lluvia en mi ventana,
me ahogo en esta máscara
de mujer difunta abandonada.

Mi piel ya no es la misma,
ha perdido lozanía y fragancia, 
ya no puedo librarme de las tablas.

Sigo gritando cansada del hatío,
pero mi voz no tiene oídos,
mis ojos giran y mis manos
 tratan de agarrar el péndulo que se ríe
por segundos de esta mujer  que no duerme 
a pesar del cansancio de arrastrar 
tantos años inútiles..

Ese reloj acaba con mis nervios,
los golpea impunemente,
me está volviendo histérica.

El sabe bien que mis manos no lo alcanzan,
por eso se burla de mi cara y sigue ahí,
arrogante, 
desafiante, 
poderoso,
 impetuoso
 dueño de mis segundos,
mis horas, mis días, mis noches...
Este antiguo reloj me tiene loca, 
y lo peor de todo es que no encuentro a nadie
que quiera destrozarlo.

Esperanza E Serrano
Lutz, Florida 
Sep 2016

Desvelo



Desvelo

Repique desmedido de campanas en el tiempo
permiten el retorno de gaviotas lontananzas...
Perfumes arraigados habitan mis recuerdos...

Me vuelvo silueta, 
mujer adolescente en pleno vuelo
alumbrada por los rayos de luz
de tu presencia.

Mis manos tiemblan, 
mi cuerpo se estremece,
nos amamos despacio o con premura,
siempre frescos, alegres, felices...

Estás aquí, ocupando  mi espacio,
violando mis horas de descanso,
me vuelves insomnio,
llevándome contigo por ese sinfín
del ayer, 
del hoy, 
del mañana,
del por siempre
 más allá de la muerte...

Esperanza E Serrano
Lutz, Florida, 2016

sábado, 17 de septiembre de 2016

FULL EVENT: Donald Trump Rally in Miami, Florida (9/16/2016) Donald Trum...

Más de 46,000 cubanos han ingresado a EEUU. antes del cierre del año fiscla 2016

Washington | 16 de Septiembre de 2016

A unas pocas semanas de cerrar el año fiscal 2016, el número de emigrantes cubanos que han ingresado a Estados Unidos asciende a 46.635, superando en miles la cifra total de los que llegaron en 2015 que fue de 43,154.
 
Según un vasto informe publicado este septiembre por el Centro de Estudios de Inmigración (CIS, sus siglas en inglés) estos números podrían ser mucho mayores, ya que "el flujo de cubanos hacia las fronteras de Estados Unidos a través de América Latina continúa creciendo".

El estudio titulado El creciente número de inmigrantes cubanos en Estados Unidos se nutre de los notas y artículos de temática migratoria que se publican en los medios de prensa de la región así como de otros reportes oficiales.

Describe minuciosamente la crisis migratoria que se desarrolló a principios de este año en Centroamérica, por la llegada de miles de migrantes indocumentados de la Isla en tránsito hacia la frontera sur de Estados Unidos.

Recoge la situación actual de Ecuador y Colombia, países que "albergan a miles de cubanos, aproximadamente 5,000 y 2,000, respectivamente", como resultado del cierre de las fronteras de varios países centroamericanos al paso de emigrantes irregulares.

Sobre el particular Colombia, la investigación cita la carta que los 2,432 emigrantes cubanos varados en ese país enviaron a fines de julio al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidiéndole una solución a su problema migratorio. También cómo Bogotá decidió devolver a los cubanos al lugar desde donde salieron o permitirles abandonar el país por sus propios medios, mediante un salvoconducto.

El informe destaca como sorprendente que "los cubanos prefirieron aceptar la llamada deportación voluntaria y usaron el salvoconducto para contratar coyotes que los ayudaran a cruzar la peligrosa selva del Darién para llegar a Panamá".

"De hecho, la deportación voluntaria que se presentó como una medida humanitaria al problema migratorio, funciona en realidad como una política de frontera abierta en Colombia", añade.
Igualmente manifiesta que ante tales medidas, el problema migratorio de los cubanos varados en Colombia se ha trasladado a Panamá, cuyo Gobierno se ha visto obligado a abrir campamentos en su frontera norte para atender a los miles de migrantes que llegan.

El estudio del CIS recoge un memorándum de entendimiento firmado entre los gobiernos de México y Cuba que favorece la repatriación sin restricciones y pone fin a una política permisiva vigente desde julio de 2015, que permitía a los indocumentados cubanos obtener un permiso temporal de varios días para cruzar el territorio mexicano rumbo a Estados Unidos.
Además, se hace eco de que tanto el Gobierno de Cuba como los de la región culpan al de Estados Unidos por la crisis migratoria.
En tal sentido, destaca la carta que nueve cancilleres latinoamericanos enviaron recientemente al Secretario de Estado, John Kerry, pidiendo que Washington termine los privilegios migratorios que otorga a los cubanos, en especial la Ley de Ajuste Cubano, que permite la entrada legal a territorio estadounidense a cualquier cubano que se presente a las autoridades en las fronteras, o toque tierra continental, por sus costas.

El informe del CIS concluye asegurando que el flujo migratorio cubano hacia las fronteras estadounidenses a través de América Latina prosigue un ritmo acelerado y no parece que vaya a decrecer próximamente.
El CIS, radicado en Washington, es una organización no gubernamental, fundada en el año 1985, dedicada exclusivamente a la investigación y análisis de temas migratorios. La organización recibe tanto fondos públicos como privados.

Emigración ilegal 2016

La crisis migratoria cubana continúa a pesar de los acuerdos y compromisos adoptados por los países de Centroamérica. El éxodo de cientos de ciudadanos cada mes es el más vivo retrato del fracaso político de los Castro.
http://www.diariodecuba.com/cub

domingo, 21 de agosto de 2016

American Airlines, más que contenta por acuerdos aéreos entre Cuba y EEU

american_airlines_2

American Airlines realizará 56 vuelos semanales a Cuba desde Miami a partir del próximo 7 de septiembre, según indicaron funcionaros de la empresa aérea estadounidense que acaba de recibir el permiso del gobierno de La Habana para comenzar sus viajes a la isla.

La portavoz de la línea, Martha Pantin, indicó a la agencia Efe que se trata de un vuelo diario a Cienfuegos y Camagüey, y dos al día a Holguín, Santa Clara y Varadero.

American Airlines es la tercera aerolínea en importancia en Estados Unidos y vuela hacia casi todas partes del mundo. Sin embargo, Jet Blue, una línea de menor categoría, le llevó la arrancada en la conquista del “destino Cuba”.

Jet Blue se convertirá el 31 de agosto en la compañía aérea estadounidense que inaugurará los vuelos comerciales regulares a Cuba después del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre La Habana y Estados Unidos.

El destino del primer viaje de Jet Blue, que se realizará desde el aeropuerto de Fort Lauderdale, será el Aeropuerto Internacional de Villa Clara, Abel Santamaría, donde técnicos locales ya laboran de conjunto con sus colegas estadunidenses para que la instalación cumpla con todos los requisitos que exige este nuevo contexto histórico.

Hasta el momento el Departamento de Transporte de EE.UU ha aprobado 110 vuelos diarios a Cuba de aerolíneas comerciales norteamericanas. De ellos 20 serán a La Habana (que aún esperan el permiso final) y el resto a otras ciudades de la nación antillana.

Según la Efe “la demora en esta autorización (la de los viajes a la capital cubana) obedece a que las solicitudes de las aerolíneas estadounidenses para vuelos diarios a La Habana triplicaron la cifra de veinte que ambos gobiernos acordaron”.

Los turistas estadounidenses que deseen viajar a la isla deberán cumplir con al menos uno de los requisitos exigidos por el Departamento del Tesoro para dicho propósito, entre ellos que el objetivo de la visita se enmarque dentro de los intercambios culturales, académicos, deportivos o religiosos.

A la espera de obtener el “visto bueno” para comenzar a operar en Cuba están además otras aerolíneas estadounidenses como Alaska Airlines, Delta Air Lines, Frontier Airlines Southwest Airlines, Spirit Airlines y United Airlines.
http://www.miamiactualidad.com/

sábado, 20 de agosto de 2016

Humor cubano [Para que te rias]

Porque el cubano se va de Cuba?

Hoy me visto de arrogancia

Hoy me visto de arrogancia
para  gritar,
con todas mis fuerzas,
todo lo que me molesta en este mundo:
La mentira,
 la manipulación,
el engaño, 
la idolatría, 
el fanatismo,
la ignorancia, 
la maldad,
el odio,
 la prepotencia de los débiles,
la demagogia de los políticos,
el fraude,
 la corrupción,
 la delincuencia a todos los niveles,
las violaciones a los derechos de los otros,
las vejaciones,
la mendicidad de los pobres de espíritu,
el abuso infantil,
la discriminación, 
el unipartidismo izquierdista,
la miseria humana
que pulula en todas partes,
el hambre, 
la desidia,
el abandono,
la complicidad de los cobardes,
la pasividad de los corderos,
el llanto de los niños desvalidos,
la soledad de los ancianos,
la injusticia, 
la hipocresía,
el engaño a los ingenuos,
a los que creen que todos somos buenos, 
y se dejan engañar por los astutos;
masoquismo y sadismo de la mano,
el uno no existe sin el otro...
Hoy no me soporto ni a mí misma...
Estoy cansada de tantas amarguras,
fracasos propios y  ajenos que me duelen,
me laceran, 
me lastiman
y me hacen sentir como una hormiga
que intenta cargar sobre su espalda
una roca más grande que este mundo.
Hoy presiento que debo desconectarme,
cerrar la laptop  y olvidarme de las noticias,
que se caiga el universo si es preciso, 
pero que no me entere de  lo que ocurre
ni siquiera   a tres metros de distancia.
Me despojo de la ira y del llanto,
del sacrificio inútil de una vida casi en blanco.
Me voy al mar,
al inmenso mar 
que recibe mis  lágrimas,
mis sales, 
mis angustias, 
y a cambio
me refresca,
 me rejuvenece,
me calma
me da aliento,
me da fuerzas
para seguir esta batalla
por la vida.
Esperanza E Serrano

WILFREDO MENDI: AMOR MARINERO

jueves, 18 de agosto de 2016

Una breve historia de amor

Aquella mañana Jacinta se levantó distinta. Se miró al espejo y sintió pena por ella misma. Se sentía cansada, vieja. No quería salir de su cuarto; necesitaba estar sola. Trataba de aferrarse a la idea de que esta vez Dios escucharía sus ruegos, y no la dejaría desamparada a su suerte
La noticia había recorrido todos los caminos para colarse en su casa bien temprano en la mañana. Detrás de la puerta de su habitación, escondida de todos, pero alerta, como siempre, pudo escuchar los gritos desesperados, confundidos en la algarabía matinal. Nadie se preocupó por avisarle. Para "los otros", ella era algo irreal, inexistente. Era la sombra que se desliza por la vieja casa sin que nadie la vea.
Nadie sabía de sus secretos en las largas noches de luna, de sus miedos, de sus recuerdos... 
Recuerdos buenos y malos que llenaban su vida y tenían el poder de cambiarle la expresión de su rostro, de su cuerpo, de sus manos y hasta de sus pasos al caminar cerca de las paredes o de los árboles del patio.
El recuerdo de José muchas veces iluminaba su cara volviéndola niña... Con él se "sentaba" en el patio, buscando la sombra, debajo de la mata de mango, y de su mano se dejaba llevar por los hilos del tiempo...Su corazón latía con la misma intensidad de antaño, como si reviviera al recuerdo de la plenitud de sus quince años cuando se entregaba libremente al amor.
José era lo más hermoso que le había sucedido en la vida. Se enamoró de él desde muy pequeña. Era su héroe, su estrella, el galán de su novela adolescente. Juntos iban a la escuela, compartían los mismos amigos, los mismos libros de versos y las mismas canciones. Sus recuerdos se remontaban a las tardes de mayo, cuando apenas eran dos niños traviesos jugando, cómplices autores de locas travesuras, en el patio de la abuela. Allí pasaban horas persiguiendo mariposas, tomeguines, lagartijas, hormigas y hasta a los perros del barrio que, extraviados o por equivocación, cruzaban la verja abierta por el descuido de los mayores. 
Lo mejor de aquellos encuentros infantiles sucedía al anochecer, cuando casi todo estaba en penumbras y la luna no alumbraba las matas de mangos ni de aguacates, ni siquiera uno de sus rayos alcanzaba al alto mamoncillo. Los cocuyos, asustados, huían para no caer en las manos de aquellos niños traviesos. Conocían muy bien aquellas extrañas diversiones en las que terminaban enterrados en las pequeñas montañas fabricadas con aquellas manitas arrogantes, siempre afanadas en construir “una ciudad” en una “montaña” hecha con la tierra recogida debajo del cocotero. Ciudad a la que ellos, los cocuyos, a medio enterrar, debían alumbrar hasta altas horas de la noche. Aquellas fiestas de verano en las noches sin luna, también eran terribles para las pobres luciérnagas que quedaban atrapadas entre las piedrecillas a las que le trasmitían sus destellos...

Los años de la infancia volaron como lo hacen las aves cuando emprenden el largo viaje sin retorno al nido que las vio salir del cascarón. Jacinta y José, como todos, también crecieron. 
Entre estudios, dichas, alegrías, travesuras y fiestas un día los sorprendió la adolescencia y comenzaron a sentir una fuerza interior que los llevaba a buscar los momentos propicios y los lugares más apartados, donde no llegaran las miradas indiscretas de los chismosos del barrio.
Jacinta recordaba las siluetas de ambos abrazadas, tratando de alcanzar lo inaccesible; el lugar perfecto donde no llegan los miedos impuestos por las costumbres y creencias de los viejos. Sola, a la sombra de los árboles del patio, día a día revivía su infancia... Las imágenes desfilaban recurrentes, en armonía, coherentes.
Entre suspiros y alguna que otra lágrima, se "repetían" aquellos días en el bosque, en que, entre mimos, canciones, juegos y retozos, terminaban haciendo el amor sobre las flores silvestres del monte. Las aguas del río, las nubes, el cielo y alguna que otra paloma torcaza que por allí pasaba, fueron los únicos testigos de sus impulsos y de sus hormonas revueltas, pero ninguno de ellos podría decir de qué manera aquellos adolescentes comprometían sus vidas al compartir las divinas experiencias del primer amor que sentían y disfrutaban a sus anchas.
Cuando aquello su familia no sabía todavía por qué a ella le gustaba perderse con su bicicleta calle abajo camino del embarcadero. Todas las tardes de aquel verano inolvidable, cuando sus padres estaban ocupados en otras cosas, José la esperaba y juntos rodaban por las calles del puerto hasta perderse tras los árboles del monte, lejos de los caseríos de la zona. 
 Juntos habían descubierto los parajes del río debajo de las grandes arboledas; los campos de flores silvestres, las piedras y la quietud del atardecer en esa zona no visitada por nadie gracias a las creencias y tradiciones del pueblo. Pueblo supersticioso que creía las historias trasmitidas de generación en generación, inherentes a la idiosincrasia de  la comunidad.
La leyenda se remontaba a muchos años atrás, tan remotos que nadie podía precisar la fecha exacta de lo que por allí ocurrió. Todos hablaban de lo mismo cada vez que había una oportunidad para ello. Decían que "de las ramas del viejo algarrobo se había ahorcado el Indio Julián una noche de lluvia cuando descubrió que su esposa se había ido con el otro..."
Los vecinos decían que "ese monte estaba embrujado con el ánima del indio vagando en pena por los alrededores, y que sus gemidos lastimeros se escuchaban más allá de la loma. Que en las noches de lluvia o en los días de mucho sol, a cualquier hora, incluso en las hermosas mañanas, podía escucharse el lamento de su alma atormentada por los crueles castigos del infierno. Castigos que el indio tenía muy bien merecidos por haberse privado de lo que Dios le dio: ¡La vida! El indio Julián, actuando ciego y sordo por el dolor de la doble traición, se olvidó por completo que la vida es lo más sagrado que nos entregan al nacer y que debemos cuidarla por encima de todo y protegerla como el más preciado de todos los tesoros.
Julián, pobre indio enamorado, no supo escoger, no supo cuidar su vida y fue débil entregándole su alma al demonio al colgarse de un palo del monte. No merece perdón de Dios quien atenta contra su vida . Es débil quien no sabe enfrentar con valentía las ingratitudes que la vida nos presenta como pruebas. Julian fue un cobarde; se quitó la vida porque su morena se fue con un indio mal nacido que no supo respetar la amistad y la hospitalidad que él le ofreció cuando lo trajo a vivir a su casa el día que lo encontró herido, casi muerto a la orilla del río. Ese indio, del que nadie recordaba el nombre, cuando él lo recogió tenía quemado todo el pecho y andaba con el corazón destrozado porque un rayo acabó con su casa, matando a su esposa y a sus dos hijitos. Julián, buen cristiano, lleno de generosidad, se apiadó de él, lo recogió , le brindó alimentos y lo acogió como a un hermano por largo tiempo en su propia casa, permitiendo que Zulema, su esposa, lo cuidara con esmero todo el tiempo que estuvo enfermo...
Como todos los adolescentes Jacinta y José no creían en esos cuentos escuchados hasta el cansancio desde que tenían uso de razón. Se reían de los viejos y cada tarde se aprovechaban de los mitos y prohibiciones, para divertirse ampliamente sin pensar en los indios...ni en los rumores, ni en las maldiciones que la india María había sembrado al pie del algarrobo la tarde aquella en que vino, acompañada por los vecinos del lugar, a recoger el cuerpo de su hijo Julián, totalmente descompuesto por el calor y casi despedazado por los picazos de las aves de rapiña que merodeaban por el lugar.
Jacinta y José nunca se preocuparon por saber cuándo y cómo sucedieron los hechos que los viejos contaban, con lujos de detalles, sobre "los algarrobos, las muñecas de trapos, las ceibas marcadas y las tantas historias de jóvenes que no obedecieron las órdenes de los padres ni escucharon los consejos de los viejos y al final terminaron atrapados por el alma del indio y junto a ella ahora se pasean como malos espíritus en pena condenados a vagar por la zona. 
Los viejos ponían un énfasis especial cuando aseguraban que ya había un coro de almas dolientes, dueñas de aquellos parajes cautivadores por su belleza, como todas las cosas que el innombrable pone ante nuestra vista para seducirnos, y bien que les advertían a la muchachada del barrio que los escuchaba embobecida, que el que se dejara llevar por las falsas apariencias de la armonía y la quietud del lugar, caería en las redes de los malos espíritus y terminarían como ellos condenados en las llamas del infierno"
Jacinta y José, intrépidos como todos los jóvenes de su edad, saludables y  con las hormonas bien revueltas, solamente deseaban estar juntos, sin testigos inoportunos, la mayor parte del tiempo posible. Pasaron meses, desde la primavera, correteando por las orillas del río, debajo de los algarrobos, cerca de las ceibas, sobre las flores silvestres, sin que nadie los viera y sin temor a ser sorprendidos por los indiscretos buscadores de noticias aplastadoras. Ellos se dejaban arrastrar por los instintos y por esas fuerzas internas propias de la adolescencia que nos dominan llevándonos a incursionar en todas direcciones en busca de lo nuevo, sedientos de dichas y de placeres hasta entonces desconocidos.
Cada tarde los jóvenes enamorados llegaban más lejos y más cerca en sus juegos. Un día descubrieron "la gran maravilla", seductora y divina, que significa la entrega total. Ocurrió espontáneamente, sin premeditación ni maldad, por instinto y por amor, fundieron sus cuerpos y sus corazones tierna y apasionadamente. Ambos conocieron ese día los placeres que brinda el sexo por amor. Desenfrenados y enamorados se convirtieron en esclavos de aquel sentimiento que les regalaba la imperiosa necesidad vital de estar juntos todo el tiempo. Fue como un vicio compartido con alegría, sin culpas ni miedos. Fueron meses de total felicidad, de crecimiento espiritual interior.
Vivían consumidos por la fiebre del amor y la ansiedad que éste genera. Apenas dormían en las noches devorados por el deseo de volver a estar juntos a la orilla del río. En sus ojos la ansiedad, el enamoramiento, el deseo y las hormonas, pusieron un brillo, un sello especial, pero los tontos que los rodeaban no se percataron de eso. No es raro, casi siempre las cosas hermosas no son captadas por quienes debieran hacerlo. Son como los mensajes divinos que se pierden por falta de fe. Para Jacinta y José el hecho de que los demás no se percataran de su felicidad, no era un problema. Cómplices de la dicha de estar juntos en aquellos parajes solitarios, se sentían muy seguros. 
Una noche, ya bien entrado el otoño, los despertó el alboroto de la vecindad. Después de haber hecho el amor por largas horas, extenuados, sin darse cuenta, se habían quedado dormidos. Desde lejos, y cada vez más cerca, se escuchaban los ruidos y los gritos de los vecinos que, organizados en brigadas, andaban buscándolos, totalmente desorientados y angustiados por el terror que les inspiraba aquel lugar, los llamaban por sus nombres:
_ ¡ Jacintaaaaaaaaaaa! .... 
  Josééééééééééééééééé!
Algunos caminaban rezando, con una cruz en la mano y en la otra una gran vela o un farol, otros iban gritando los nombres de los perdidos a la vez que avanzaban por la vereda repartiendo golpes con un palo a diestra y siniestra, mientras los más austeros se dedicaban a tirar piedras por doquier para ahuyentar los malos espíritus...
La vieja Pancha les había dicho a todos en el barrio que ella vio a la pareja entrar al bosque temprano y que no se había preocupado de avisarles antes porque todas las tardes los veía pasar y regresar sin ningún problema, además de que, como siempre, les había advertido, cuando la saludaron, que no se adentraran en el monte, que huyeran de los algarrobos, de las ceibas, de los pitirres y de las flores. Como no los vio regresar y ya era tan tarde, -pasaban las ocho -, decidió avisarles a todos porque se asustó al ver que caía la noche.
Pancha lloraba desesperada mientras se pasaba la mano por la cabeza. Se sentía responsable porque su casa estaba ubicada en las afueras del pueblo, casi a la entrada del sendero que conduce a esa parte del río, y ella, como persona mayor, debía estar al tanto de los muchachos del barrio por si alguno se escapaba y se colaba por esos lugares malditos. Pancha tenía miedo. Temblaba de pensar que algo malo les hubiera sucedido. Al hablar, a la anciana le temblaban las manos. Un fuerte escalofrío recorría toda su columna vertebral....
Al cabo de los años Jacinta todavía recordaba aquella noche que cambió su vida para siempre. Recordaba aquella fatídica madrugada que la sorprendió pensando por primera vez, en el indio Julián y en todas las cosas que se decían de aquel lugar. Fue también la primera vez que tuvo miedo de los augurios, de las amenazas, de las almas en penas, de las murmuraciones y de las reacciones de sus padres...

Pero este día de hoy, es diferente. Diferente, aunque seguía atada...
Quería huir del pasado. Jacinta se negaba a recordar, no deseaba salir al patio a caminar por las rutas de lo tantas veces transitado...
Paró de dar vueltas por la estrecha habitación. Se dejó caer en la cama. En contra de su voluntad, una angustia solidaria la llevó de nuevo a los inicios. Otra vez vivía los sinsabores de aquel día en que amaneció cargada de miedos. Recordó las veces que le lloró y le imploró a su madre para que le quitaran el castigo, para que no la enviaran a casa de su tía Susana. 
Su madre se negaba pensando que ella suplicaba porque no quería alejarse de José. La familia reunida la noche anterior había acordado mandarla para la casa de los tíos , bien lejos del lugar, en otra provincia, en una ciudad donde no hay ríos, ni montes, ni flores seductoras, ni jóvenes atrevidos como ese chiquillo irresponsable, que no levanta una cuarta y ya anda buscando problemas de hombres...
Por más que Jacinta lloraba, su madre no la escuchaba. La muchacha no tenía valor para explicarle que el problema mayor no era la separación de José, en aquel entonces estaba segura que él la buscaría donde quiera que ella estuviera. El problema no era su novio, sino el viejo Gregorio. Sentía miedo de su tío. El la miraba de una forma que le sacaba los colores a la cara. Sabía que detrás de aquellos ojos arrugados y brillantes se escondía un deseo reprimido. Lo intuía cada vez que lo sentía cerca, con su respiración entrecortada y su mirada perdida en sus senos adolescentes. Cuando sus manos frías y babosas la tocaban, o cuando apretándola contra el pecho la besaba por la fuerza, ella sentía una sensación desagradable, semejante a la que se siente cuando tocamos uno de esos sapos feos, verdosos y húmedos que nos parecen pequeños monstruos salidos de un pantano cercano.
La familia, nunca supo de sus angustias en casa de la tía Susana. Tampoco sabía de sus lágrimas amargas detrás de una ventana, ni de sus días cargados de ansiedad suplicándole a Dios para que ayudara a su tío a encontrar una amante que le calmara su salvaje y asqueroso apetito sexual.
Siempre tuvo miedo de decirle a sus padres el infierno que estaba viviendo en aquella casa lejana, llena de perros y gatos ladrando y maullando a una luna que nunca pasaba, mientras la tía dormía plácidamente, abrazada a su almohada, disfrutando el sueño profundo que producen las pastillas para dormir cuando se mezclan con el te de tila, naranja, manzanilla y menta que el tío Gregorio todas las noches, como un ritual, le servía a la esposa, con la mejor sonrisa dibujada en su cara y que ella, la tía Susana, muy agradecida, inocentemente, consideraba ese gesto como un profundo y delicado acto amoroso de su querido esposo, quien, preocupado por su salud, la ayudaba a combatir sus largos insomnios ofreciéndole aquel te de maravillas...
No. Nadie sospechaba de sus noches de sufrimientos y de sus miedos de niña ultrajada, injustamente castigada por quienes debieron protegerla. Estaba segura de que los viejos del barrio se equivocaban con sus augurios y que por eso sus advertencias son en vano. El infierno, al menos el suyo, no estaba en el bosque ni en los algarrobos, ni en el río, ni en las flores, ni tampoco era cierto que el alma del indio solamente vagaba por aquellos lugares... No, nada de lo que le dijeron los viejos del barrio era cierto. Estaba segura que de que los vecinos se equivocaban en sus relatos al decir que los condenados se quedaban en las márgenes del río o en los montes...
Ella había sentido al indio Julian y a todo su séquito de almas en penas durante todo el tiempo que vivió en aquella maldita casa. Los sentía cada noche cuando escuchaba los pasos de su tío Gregorio subiendo las escaleras después de dejar a la tía Susana dormida en el cuarto matrimonial ubicado en la planta baja.
Por aquellas horas de inocentes entregas amorosas a José cayó sobre ella la pena, la deshonra de la familia y los castigos...Tres años de castigos nocturnos por haber tenido la osadía de entregar su cuerpo virgen al amor de su vida. Fueron tres largos años viviendo la condena de sentirse abusada, despreciada, mancillada, constantemente violada. 
Tres años en los que cada noche debía soportar aquel monstruo que no respetaba ni los días de recogimiento natural. Ni los dolores de ella, ni los flujos sanguíneos lo detenían; al contrario, parecía que en días como esos disfrutaba más, se volvía más fiero, más salvaje, buscándola a todas horas, sin importarle si la tía dormía o no. 
Aquel sapo verde se pegaba a su cuerpo en contra de su voluntad, venciéndola por la fuerza tras  largos forcejeos, para penetrarla, hiriéndola, marcándola cruelmente con sus zarpazos de macho alborotado. 
Cuando quedaba libre del morboso, ya en la ducha, debajo del agua por horas, Jacinta no podía evitar las nauseas, los mareos y los vómitos. Al recordar la crónica halitosis del viejo y la baba que le dejaba por todas partes, la muchacha se alteraba, temblando de pies a cabeza y hasta se le salía el orine, sin poder contenerse por mucho que tratara de evitarlo.
Tres años viviendo en aquella casona y no fueron suficientes para liberarla del infierno.Un día se miró al espejo: estaba mustia, como una rosa arrancada antes de tiempo: marchita en su capullo. Estaba débil. Dejó de forcejear, abandonándose a los caprichos del viejo, tratando de pensar en otra cosa mientras él la poseía. Esa noche descubrió que, si no ofrecía resistencias, el calvario de tenerlo sobre ella duraba menos tiempo, aunque adolorida y sintiéndose sucia a todas horas, comenzó a percibir que por lo menos su mayor agonía comenzaba a disminuir.

Cuando ya nada quedaba de su cuerpo de niña, cuando las ojeras se apoderaron de todo su rostro, cuando su piel andaba tan pegada a sus huesos que daba lástima mirarla y cuando ya no servía ni para lavar los trastos de la cocina, su tía reparó en ella y decidió llamar a su hermana para que viniera a buscarla por temor a que su "adorada "sobrinita se muriera allí, de tanta pena por el amor que había dejado en el pueblo. Ya la "niña" tenía 18 años y era el momento preciso para que ellos, sus padres, decidieran si le permitían o no que José la visitara."
Jacinta regresó a su casa convertida en una sombra. Tenía 18 años y era toda una desgraciada silueta de  mujer enloquecida y triste vagando por los rincones. 
Sus tíos se mostraban  satisfechos como si en realidad hubieran cumplido con el sagrado deber de proteger a la muchacha de las maledicencias del vecindario. Hipocresía total. Para ese entonces  ya los vecinos se habían olvidado de la tragedia, quizás hasta habían perdonado o tal vez comprendido mejor los descalabros de la chiquilla que, sin haberse casado, se entregó a un desconocido mocoso, a un don nadie, mancillando la honra y el buen nombre de toda la familia.
Otra vez Jacinta se levantó de la cama dispuesta a todo. Se miró al espejo y se preguntó si valía la pena fingir un dolor que no sentía, si valía o no la pena acudir a la capilla donde estaba toda la familia reunida llorando sin consuelo.
Habían pasado trece años. Durante todo ese tiempo, ella era el fantasma que recorría las habitaciones de la vieja casa, matando el tiempo mientras hacía los cotidianos quehaceres domésticos para ayudar a su madre, quien se decía muy enferma por los achaques propios de la edad, reclamando descanso para el cuerpo y para el espíritu. 
Al terminar las faenas del día, casi siempre en horas de la tarde, cuando sus padres dormían la siesta, Jacinta se iba al patio a sentarse a caminar en el tiempo, rodeada por las gallinas, los conejos, los gansos y las matas de rosas; embriagada muchas veces por la brisa o por el olor de los mangos maduros o de los naranjos en flor, se dejaba llevar por los hilos que tejen los recuerdos... Lentamente su mente luchaba por liberarse para siempre.
Jacinta, refugiada en la costumbre de inventarse historias peregrinas para combatir sus miedos en las noches, habitaba otros planetas . Cerraba la puerta de su cuarto con tres cerrojos y al menor ruido su cuerpo se tensaba en acecho, buscando en la oscuridad de su habitación los monstruos que llegaban a montones a saciarse en sus carnes famélicas, desnudas de cobijas y de caricias. Eran pesadillas que la atormentaban y no la dejaban dormir. Era el sapo verde que siempre estaba allí, persiguiéndola, atormentándola, buscándola como un salvaje en celo, forcejeando con ella irresistiblemente para violarla una vez más.
Muchas veces quiso huir de sí misma, inventándose otro nombre, otra personalidad, otra historia...Riendo a carcajadas trataba de ahuyentar a los monstruos que la acechaban a todas horas. 
Otras veces, mientras peinaba su larga cabellera, tarareaba una canción de cuna y hablaba con la almohada transformada en el niño, fruto de sus amores con aquel joven apuesto que una vez la amó y le bajó la luna y las estrellas del cielo para que ella se construyera la mágica carroza que la llevaría por el mundo protegida, bañada con los rayos de las luces siderales.
No obstante, por más que se esmeraba en creerse otra, siempre venían los malos pensamientos trayéndole de vueltas los monstruos y los sapos verdes y los te de tilo, naranja, manzanilla y menta y los paquetes de pastilla sobre la mesita de noche y los ruidos en la escalera, todo eso a veces se mezclaba con la imagen de la tía rendida en la hamaca del patio en las tardes de estío, rodeada de gatos y los perros aullando en el granero donde tantas veces su pudor de niña quedó destrozado por la desmesurada libido de su tío, quien le mostraba sus partes privadas exaltadas, desnudas a plena luz del día, mientras se acercaba para decirle al oído que lo esperara por la noche y le tomaba la mano obligándola a tocarle aquella cosa fea que parecía sacada de un libro de horror, como una larga y gorda morcilla cubierta de pellejos blancos y apestosos que de solo verla le daban deseos de vomitar.
 Cada vez que esos olores y esas imágenes llegaban así, de improviso sacándola de su mundo mágico, un alarido se escapaba de sus labios. Trataba, a través de ese grito, huir de esas visiones, se tapaba la nariz y corría para el baño a vomitar, cuidando de no ensuciar las paredes y el piso que con tanto esmero limpiaba cada día, como todas las cosas de la casa. 
Sucio. Todo estaba sucio para ella. A pesar de sus esfuerzos y sus constantes tiraderas de aguas olorosas por todos los rincones, estaba segura de que algo fallaba, porque mientras más limpiaba, y más se bañaba, más sucia se sentía y todo alrededor de ella le parecía necesitado de una limpieza más profunda. En días así, a cualquier hora, impetuosamente, tiraba agua por todas partes; agua con detergente, jabón y colonia de violeta, agua que llegaba también a las cortinas, a los adornos, a las lámparas y a los cuadros colgados en las paredes, los cuales, de tanta limpieza ya habían perdido todos los colores.

Esta mañana, Jacinta se comportaba diferente: estaba calmada, actuaba fríamente, estudiando cada movimiento, cada gesto...Iba de la cama al espejo y del espejo a la cama, debatiéndose entre el ir o no ir, calculando los pro y los contra entre el deber familiar y el deber personal, entre "el qué dirá mamá, qué dirá papá, qué diran las hermanas, qué dirán las tías, que dirá el Santo Padre que dará la misa, qué dirá la tía Susana, ...y qué realmente debo hacer"
Al fin tomó una decisión. Se bañó otra vez. Se vistió con sus mejores galas: su suave y "elegante" vestido de terciopelo rojo y sus zapatos de charol; se puso un poco de colores en el rostro. Luego de acicalarse como nunca antes , salió directo para la capilla de la vieja Iglesia del pueblo donde estaba tendido el ilustre muerto.
Allí estaba toda la familia reunida, conmovida y triste llorando sin consuelo. Nadie se explicaba qué había pasado, si solo hacía dos días el ahora difunto, parecía tan alegre, tan optimista... Había estado en la casa por largas horas, como siempre hacía cada vez que venían al pueblo de vacaciones, en aquellos meses de verano que les daba por descansar en el rancho de la finca de los abuelos. Esta vez andaba sin prisas y estuvo en el patio con Jacinta mirando las rosas y celebrando el buen tiempo, con sus bromas de siempre.. Nadie entendía por qué ahora estaba ahí tendido, si lucía tan rozagante y fuerte como todo un hombre saludable, como el guajiro campechano que siempre fue aunque viviera en la ciudad, en su casona de grandes patios coloniales donde los animales andaban a gusto.
_¡Pobre Don Gregorio! y otra vez al decir o escuchar esta frase todas las mujeres de la familia, llorando al unísono, se acercaban para abrazar a la desconsolada viuda. Mientras los hombres salían al portal a fumar sus largos tabacos o sus cigarrillos para matar el tiempo esperando por la misa. 
El forense que le hizo la autopsia buscando las razones de esa muerte repentina, todavía no tenía los resultados de los exámenes. Según lo establecido, tendrían que esperar por lo menos un mes para saber la verdad de lo ocurrido al viejo.
Al llegar, Jacinta se detuvo unos minutos en la puerta de la capilla. En silencio los observó a todos por unos minutos. Luego, con pasos firmes y decididos se acercó al féretro. Se inclinó un poco para mirar al muerto. Lucía elegante. Lo habían bañado, maquillado; hasta le habían quitado la peste... Parecía todo un gran señor: noble, indefenso, delicado en su palidez mortal... Siguió observándolo por un tiempo prolongado sin decir ni una palabra, mientras los presentes la miraban con la respiración en vilo, entrecortada, por temor a lo que pudiera pasarle a la supuestamente muy dolida sobrina preferida de Don Gregorio...
De pronto, inesperadamente, sorprendiendo a todos, la muchacha comenzó a reírse a carcajadas, su risa descompuesta, altisonante se elevaba por los aires..
Toda la familia se asustó al verla tan loca, tan  “alegre". Su madre se le acercó tratando de abrazarla, pero Jacinta la detuvo, apartándola bruscamente de su lado, mirándola por primera vez en toda su vida, con los ojos llenos de rabia. Era la mirada de un fiera fuera de control. 
Luego, ya dueña de la situación, la joven se volteó para que todos pudieran verle la cara,. Les mostró sus manos abiertas, con los brazos extendidos. Las volteaba una y otra vez para que pudieran verlas, quería que se convencieran de que habían estado muy sucias. Terriblemente sucias las sintió durante más de quince años. Tan sucias que toda el agua del mundo no le alcanzaba para limpiarlas...
Alzando la voz para que todos y en todas partes la oyeran, sarcásticamente y soltando largas carcajadas entre palabras, les dijo:
“_ ¡Ahí lo tienen! ... Ja ja ja ja ja ja ... ¡Mírenlo bien!... Ja ja ja ja ja.... Pero ¡No busquen otro culpable! ... Ja ja ja ja... ¡He sido yo!... Ja ja ja ja ja, "
Después de un breve silencio, con voz calmada continuó:
_ Con estas sucias manos que pronto estarán muy limpias, le preparé el café, ¡su café!... Esta vez no me temblaron .¡ Al fin pude echarle los polvos que guardé por tantos años!
 ¡El arsénico lo mezclé con su café el último día que vino a visitarme!
Esperanza E. Serrano

Fort Myers, Fl, 2008
Nota>
la primera versión de este relato fue publicada en el 2009 en la revista digital Vancuba en su pagina web