Translate

martes, 9 de febrero de 2016

Detectan primer caso de narcotráfico en zona de desarrollo del Mariel.




ZEDM-display
Terminal de contenedores de la zona del Mariel.

Por Daniel Benítez
El primer caso de tráfico de drogas por la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM), un espacio creado en el 2013 con el objetivo de atraer a inversionistas extranjeros a Cuba, se detectó durante el pasado año, cuando el creciente flujo de drogas por puntos aduanales obligó a decomisar 104.68 kilogramos de narcóticos en la isla.
La información fluyó en un reporte anual de la Aduana General de la República difundido a través de los medios oficiales, pero sin especificar la empresa o las personas involucradas en el incidente.
Las compañías establecidas hasta la fecha en la ZEDM son la Terminal de Contenedores Mariel y Servicios Logísticos Mariel, ambas de Cuba; Richmeat (México), dedicada a la fabricación de embutidos; Profood Service (España), abastecedora de alimentos y bebidas para el sector hotelero; BDC-Log y BDC-Tec, ambas de Bélgica, y enfocadas en el sector logístico y las altas tecnologías; Devox Caribe (México), fabricación de pinturas, y BrasCuba Cigarrillos (Brasil/Cuba). El estatus legal de todas las empresas es de sociedades mercantiles cubanas, pero la inversión la realiza el país extranjero. A estas ocho, anunciadas a fines del 2015, se unió en enero la firma anglo-holandesa Unilever Suchel SA, en conjunción de empresa mixta con la compañía cubana Intersuchel.

En contenedores
PSA International de Singapur tiene un contrato para la administración de la terminal de contenedores del puerto.
Todo indica que la entrada de la droga capturada fue a través de un contenedor, según fuentes del sector empresarial
En el 2014 se operaron en la ZEDM 160 mil contenedores de 20 pies, mientras que el pronóstico del pasado año se calculaba en más de 300 mil.
El caso del Mariel fue uno de los 46 casos de narcotráfico detectados por la Aduana en el 2015. La cifra total duplica lo requisado en todo el 2014, cuando la cantidad no excedió los 44 kilogramos.
Del total de estupefacientes 73.43 kilogramos fueron de cocaína, 30.46 de marihuana y 0.793 de canabinoides sintéticos según la jefa de Departamento de Enfrentamiento de la Aduana en el Aeropuerto Internacional José Martí, Niurbis Alonso Alvarez.
Por el aeropuerto de La Habana
En esta terminal de entrada al país se registraron 43 de los 46 casos de contrabando descubiertos en toda la Isla, una cifra de intentos menor que los 49 interceptados en el año precedente.
La funcionaria dijo a Juventud Rebelde que de los casos registrados en el aeropuerto habanero 20 fueron detectados en encomiendas, paquetes que trasladan en ocasiones familiares y amigos para hacer un favor a terceros sin revisar su contenido o que venden sus libras para poder costear el pasaje.
La pasada semana el Noticiero Nacional de Televisión presentó el caso de un ciudadano cubano que reside en Ecuador y enfrentará la justicia en Cuba tras ser capturado con una encomienda que contenía narcóticos. El hombre fue identificado como Ariel Fornaris y el reportaje estaba enfocado a alertar a los pasajeros sobre las penalidades que enfrentarán al transportar drogas en sus equipajes, aún cuando sean víctimas del desconocimiento de lo que transportan.
Aunque no se mencionó la cantidad de personas arrestadas, si trascendió que la mayoría de los sospechosos venían en vuelos desde Sudamerica.
Mulas tragonas y otras alternativas
De los arrestados por las autoridades cubanas en el 2015 la mitad fueron  “mulas tragonas”, quienes llevaban el alucinógeno en el interior de su cuerpo, en algunos casos tras introducirse los mismos en el recto por vía anal o en la vagina.
Las autoridades cubanas han buscado la manera de perfeccionar la tecnología existente para la detección de la droga. Sin embargo, los traficantes también han buscado alternativas para entrar el codiciado producto enmascarado en piezas de mecánica, juguetes, spray limpiadores, cajas de alimento, zapatos y otros artículos.
Desde 2011 los intentos por introducir drogas en Cuba se mantiene en alza. En ese año se detectaron 22 casos, 12 meses después la cifra se disparó a 42 y en el 2013 a 43. Aunque en 2015 fueron tres incidentes menos que en 2014, se duplicó la cantidad de droga decomisada.
En tan solo cuatro años en puntos aduanales áreos se pasó de detectar 3.045 kilogramos a más de 100.



Publicar un comentario en la entrada