Translate

miércoles, 28 de noviembre de 2012

La reeleción de Barack Hussein Obama veinte días después


Han pasado veinte días desde la celebración de las elecciones presidenciales ganadas por Barack Obama.
Decir que para muchos fue una gran sorpresa no es nada nuevo. El mismo Paul Ryan, candidato a la vicepresidencia manifestó que "para ellos constituyó una sorpresa que perdieran la elección presidencial".
Los que hayan visto la película "The American President" (Michael Douglas y Annette Benning) saben como se controlan y cuentan los votos electorales durante la campaña electoral antes del día de las elecciones.
Y como para mi también fue una sorpresa que no acabo de entender, pues me he dedicado estas tres semanas a hablar con algunos entendidos buscando respuestas a cosas que no me explico.
Se las contaré aqui a ustedes, amables lectores.

La misma primera noche me llamó poderosamente la atención los resultados del Estado de Wisconsin.
Hace pocos meses se celebró un referendo revocatorio contra el gobernador republicano de Wisconsin. Allí los democratas y los sindicatos volcaron todos sus esfuerzos para revocar al actual gobernador. Toda la nación tenía puestos los ojos en ese proceso. Y ganaron los republicanos comodamente. Y todos los analistas, prensa y opinión publica coincidía que aquello había sido un anticipo de como se comportaría la votación presidencial el día 6 de Noviembre.
Además, Wisconsin tiene nueve Representantes en la Cámara. De ellos seis fueron ganados por los republicanos. Y por si esto fuera poco, POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA DE LOS ESTADOS UNIDOS, un ciudadano natural del Estado de Wisconsin, Paul Ryan, aspiraba a una de las dos más altas magistraturas de la nación.
Entonces, ¿cómo es posible que Wisconsin haya sido ganado por Obama? Realmente no me lo explico por muchas vueltas que le de a todas y cada una de las explicaciones.

Esto me llevo a hacer otros análisis y comparaciones que, lejos de aclararme, me han confundido más.
Durante los pasados cuatro años muchos de los que votaron por Obama en 2008 se sintieron defraudados porque esperaban soluciones que nunca llegaron a muchos problemas en toda la nación.
La aprobación del conocido "Obamacare" significó la trasgresión de una regla inviolable en las relaciones gobierno-empresariado, regla no escrita, que protegía a los empresarios de la intromisión del gobierno en el modo de operar sus actividades productivo-económicas. El seguro médico obligatorio eleva considerablemente los costos de operación de todas las empresas y les afecta grandemente su competividad y, por lo tanto, posibilidades de crecimiento económico.
La posición asumida por el presidente Obama sobre los matrimonios entre homosexuales y el aborto provocaron una oposición del sector religioso, católico y evangélico, por toda la nación.
La posición de Obama ante la amenaza nuclear de Irán, que solo hace otorgarle más tiempo a Amhadineyad para lograr sus propósitos, provocó que el Primer Ministro de Israel, Netanyahu, se involucrara en el proceso eleccionario y le pidiera a los norteamericanos que votaran por un candidato pro-israelí.

Y todo esto me llevó a lo siguiente:
El Obamacare provocó que una gran cantidad de empresarios, que nunca vota, asistiera a votar contra Obama con la intención de derogar esa Ley. Derogación ofrecida por Romney.
Además, fueron muchos los empresarios, de todo tipo y por todo el país, que le pidieron a sus empleados que votaran por Romney, porque "si gana Obama, este negocio se acaba".
Los Obispos, y los curas en las iglesias, le pidieron a sus feligreses que votaran por Romney porque Obama se "metió" con la religión y los postulados de la Iglesia Católica.
Los Pastores Evangélicos, incluso no pocos en iglesias negras y de modo mas sutil en éstas, le pidieron a sus congregaciones que votaran por Romney por las mismas razones.
Los Rabinos le pidieron a los judíos que votaran por Romney por las razones antes expuestas.
Los que habían votado por Obama en el 2008, las encuestas mostraban que el ocho por ciento no votaría igual este año por sentirse decepcionados.
La presentadora de televisión Oprah Winfrey, una mujer muy apreciada en toda la nación y que en el 2008 hizo una gran campaña por Obama, hace un año dijo que "este año ella no haría campaña por Obama" (Yo la vi en TV cuando dijo eso) y Oprah, todos lo sabemos, arrastra mucha gente porque es muy querida.

Ahora bien;
En el año 2008 los Obispos y curas no hicieron campaña por McCain.
En el año 2008 los empresarios no hicieron campaña por McCain.
En el año 2008 los Pastores Evangélicos no hicieron campaña por McCain.
En el año 2008 los Rabinos judíos no hicieron campaña por McCain.
En el año 2008 no existia un ocho por ciento decepcionado de aquellos que votaron por Obama, porque no se conocia a Obama y se embullaron con "el cambio".
Y es lógico suponer que los que en 2008 habían votado por McCain, dado el mal desempeño económico de Obama, deben haber vuelto a votar por el candidato republicano.

A todo esto debemos agregarle otros detalles:
Según informaciones conocidas por todos, el voto adelantado alcanzó cerca de cinco millones MAS que en el año 2008.
El día de las elecciones, EN TODO EL PAIS, las filas ó colas fueron permanentes. Incluso fueron muchos lugares, repito en toda la nación, que llegaron a la hora de cerrar con filas de votantes. Algo que no sucedió en las elecciones de 2008.
Y esta asistencia masiva a votar por parte de la ciudadanía indicaba una votación de al menos diez o doce millones de votantes más que en el 2008.

ENTONCES.....;
Al igual que me sucede con el Estado de Wisconsin, no logro entender como es posible que con todas estas instituciones religiosas, los empresarios y la decepción generalizada, haciendo campaña por Romney, ESTE HAYA OBTENIDO MENOS VOTOS QUE McCAIN en 2008.
No logro entender que con las manifestaciones de voto masivas vistas y conocidas por todos, este año 2012 la cifra final muestre DOCE O TRECE MILLONES DE VOTOS MENOS QUE EN 2008.
Tal vez la respuesta sea la que dió Dick Morris en el programa "O'Reilly Factor" de Fox News cuando dijo: "Romney tiene seguros de 320 a 350 votos electorales, a menos que se las roben".
Tal vez la respuesta esté en este link que les dejo a continuación:
http://www.nytimes.com/2006/10/29/washington/29ballot.html?_r=
Parece ser que Hugo Chavez es dueño de gran parte de las máquinas de votación que funcionan en Estados Unidos y, si es así, se puede creer cualquier cosa.
También hay algo que me llamó la atención hace varios meses.
Durante las Primarias Republicanas, toda la prensa liberal, que sabemos es de tendencia demócrata y apoya a Obama, constantemente repetía que "Romney es el hombre que puede derrotar a Obama". ¿Por qué la prensa liberal hizo campaña por Romney en las primarias republicanas?
Newt Gingrich, que no le cae bien a "la gente de Washington" porque no se queda callado, dijo hace unos días:

“The president won an extraordinary victory, and the fact is we owe him the respect of trying to understand what they did and how they did it” Newt Gingrich said this Monday on “Today”. “But if you said to me three weeks ago that Mitt Romney would get fewer votes than John McCain – and it looks like he will be 2 million fewer – I would have been dumfounded”.
Pueden ver al articulo completo en:
http://www.dailygossip.org/newt-gingrich-says-obama-win-dumbfounded-him-5070

A todo esto, hay otro detalle que me llama la atención y no puedo obviar.
Un mes antes se celebraron las elecciones presidenciales en Venezuela.
El candidato opositor, Capriles, era aclamado por multitudes por toda la nación. Y, sorprendentemente, el día de las elecciones ganó Chávez.
Y allí tambien me quedaron dudas en el aire.
El estado Miranda, del cual Capriles es gobernador, y donde ha hecho tan buen trabajo que esa gestión le ganó el cariño y reconocimiento de toda la población de ese estado y lo aupó a líder nacional con grandes posibilidades de recuperar la democracia para su país, FUE GANADO POR CHAVEZ. Tal como aquí fue ganado Wisconsin por Obama. Si esto no es un patrón cibernético-informático... yo soy astronauta.

A todos mi agradecimiento por leerme.
Simón José Martí Bolívar.
Publicar un comentario