Translate

Cargando...

viernes, 18 de septiembre de 2009

Cuba, prohibido contagiarse


Prohibido contagiarse

Fri Sep 18, 2009 4:20 am (PDT)
Prohibido contagiarse

Oscar Mario González

LA HABANA, Cuba, septiembre (www.cubanet.org) - Durante los últimos días de agosto, y lo que va corrido de septiembre, la bazuca (nebulizador térmico) no ha dejado de sonar, lanzando chorros de humo pestilente que impregnan el aire de un olor a petróleo quemado, que produce coriza y dificultades para respirar.Pero eso no es todo. Diariamente entran a las casas cubanas grupos de inspectores del Ministerio de Salud Publica, para detectar la presencia de larvas de mosquitos en tanques y otros recipientes, y en caso de encontrarlas, proceder a eliminarlas. Otros grupos se dedican a inspeccionar los trabajos realizados por la comisión anterior.Un médico de la policlínica recorre las viviendas con un termómetro, con el propósito de tomarle la temperatura a cada residente. Si sobrepasa los 37 grados y medio, el posible contagiado es remitido a la policlínica para comprobar si es portador o no del virus del dengue. Otro médico toca a la puerta para suministrarle a la familia gotas de un líquido con sabor a alcohol de reverbero que, según nos dicen, es una vacuna contra el dengue.De vez en cuando aparece una comisión del Partido preguntando al jefe de familia por el desenvolvimiento general de la tarea, comprobando así el trabajo de las restantes comisiones.El entra y sale de gente extraña en los hogares preocupa a los ciudadanos. La mayor suspicacia se centra en el grupo encargado de registrar cada rincón de la casa para comprobar si hay larvas o no. Los que tienen cosas "mal habidas" (casi todos en la cuadra), piensan que entre los inspectores puede haber "chivatos" encargados de informar. La paranoia los lleva a pensar que la inspección es un pretexto para espiarlos.La gente más "luchadora", los gerentes estatales y otros por el estilo, son los que más amenazados se sienten, aunque todos se inquietan, y emerge entonces ese policía personal que cada cubano lleva dentro para autocontrolarse.La ciudadanía está alarmada con el despliegue de las comisiones anti mosquito. Se tiene la impresión de que estamos ante una calamidad social inminente. En el municipio Playa, por ejemplo, dicen que se encuentra el mayor peligro, y también se cuenta que en los principales hospitales hay muchas personas infectadas.Además del dengue, se comenta sobre una "andanza" de conjuntivitis, y que la fiebre porcina también está haciendo de las suyas; pero el asunto se mantiene como secreto de Estado, casi al mismo nivel que la convalecencia del Comandante.Pienso que la cosa no es para tanto. Todavía no he detectado una proliferación del dengue que justifique la magnitud del operativo montado. Despliegue propio de aquellas catástrofes en que los muertos yacen en las calles. La situación no es tan grave como la pintan. ¿Por qué entonces el aspaviento?Esta variante socialista, insertada en el chipojo caribeño, es sopa de mucho caldo sin sustancia. Los comunistas siempre sobredimensionan los sucesos mediante la algarabía; aprovechan cualquier ocasión para formar el brete y alimentar la bachata. La tumbadora, el güiro y el cencerro para formar la rumba callejera han probado ser más efectivos que la metralla y los cañones. Esta es una de las razones para sembrar la alarma.La segunda es la necesidad que tiene el régimen de evitar una epidemia de envergadura. Le han hecho creer al pueblo, y a no pocos en el mundo, que las grandes epidemias son cosa del capitalismo, imposibles de propagarse en un sistema cuya razón de ser es "el bienestar del pueblo". De ahí que no nos dejen vivir, tocándonos a la puerta a cada instante, para llenarnos la casa de humo, ponernos un termómetro o husmear en todos los rincones, para controlar al mosquito… y quizás otras cosas.En esta isla, aparentemente maldecida, no sólo se nos niega casi todo, sino que está prohibido contagiarse. Cuba es libre hasta del mismísimo demonio, y aquí no se muere nadie porque sí, sino cuando quiera la revolución.Cuba: Prohibido contagiarse (18 September 2009)http://www.cubanet.org/CNews/y09/Sept09/18_C_6.html