Translate

lunes, 6 de septiembre de 2010

Un baño de quimbombó

Recuerdo que hace algunos años, cuando vivía en la Isla de la Juventud, un amigo muy especial, el poeta Paco Mir, cada vez que me veía me preguntaba: Espe, ¿Ya tomaste tu baño de quimbombó ? Al principio yo me molestaba con él, porque precisamente con esa pregunta me estaba recomendando lo que él sabía muy bien que yo no haría: bañarme con quimbombó para que todo me resbalara. A mí particularmente el quimbombó, por su baba, no me gusta ni verlo, ¿Bañarme con él? ¡Ni muerta!
Quizás algunos de los que me leen no entiendan lo que esto significa y es que para vivir en Cuba, según muchos (" experimentados en eso de la adaptación al medio para no perecer antes de tiempo como especie humana") sino "te bañas con quimbombó, eufemismo con el que se nombra la baba de la indiferencia, se te revienta el higado.
Me imagino que por estos días de resurrección de la momia escribiente, a quien ya no le bastan sus reflexiones apocalípticas publicadas en el Granma ( ahora se roba cuanto escenario puede y quiere, incluyendo la escalinata universitaria) para hablar de su última locura: la guerra nuclear "inminente", muchos cubanos se estarán dando más de un buen baño de quimbombó al amanecer, o tan pronto abren los ojos al nuevo día, ya que esa es la formula que la mayoría allá en la isla aplica para sobrevivir a la tiranía mas larga de la historia. Pero como todas las cosas que se repiten por costumbre y se asumen con la indiferencia que provoca la inercia, "el baño de quimbombó" resultará extremadamente tóxico para las nuevas generaciones que, estoy segura, se niegan a llevar el cuño del hombre nuevo en la solapa.
Ya lo escribí en otro post. El loco anda suelto y con nuevos bríos. Ya verán al pueblo de Cuba con una agenda llena de"tareas", de planes emergentes, para supuestamente contrarrestar la hecatombe que se avecina: "el fin de la humanidad- según Fidel Castro- por las irresponsabilidad del imperialismo yanqui que no quiere impedir la guerra nuclear". ¡Vaya fórmula genial que ha encontrado la cúpula gobernante para entretener a los tontos útiles, y para estimular a la mayoría a continuar con su acostumbrado baño de quimbombó. Estaremos pendientes y ya les informaré si las tierras de la Isla alcanzan para producir todo el quimbombó que se necesita para esos baños matutinos.
-----
A propósito, según la Real Academia de la Lengua Española, no existe el quibombó sino algo muy parecido:

quingombó.
1. m. Planta herbácea originaria de África y cultivada en América, de la familia de las Malváceas, de tallo recto y velludo, hojas grandes y flores amarillas, parecidas a las del algodonero, y fruto alargado, casi cilíndrico y lleno de semillas que al madurar toman un color oscuro. El fruto tierno se emplea en algunos guisos, dando una especie de gelatina que los espesa, y también en medicina. La planta, que es filamentosa, se emplea como textil.

Como buena cubana, por respeto a las tradiciones de mi pueblo, le seguiré llamando quimbombó.
Para complacer a los amantes del gran arte de comer bien, aqui les dejo una receta de la cocina tradicional cubana, porque, según los sabios, resulta mucho más saludable comer quimbombó que bañarse con su baba.
Guiso de carne de cerdo con quimbombó:
Ingredientes:

1 kg de quimbombó
1 kg de carne de cerdo
5 dientes de ajo
1 ají pimiento mediano
2 limones
2 cucharadas de pasta de tomate
Media cucharadita de comino
Media cucharadita de orégano molido
Una pizca de pimienta molida
4 tazas de vino seco
2 cucharadas de aceite de olivo extra virgen
Sal al gusto

Corte el cerdo en trozos de 2 cm cuadrados y los quimbomboes en rodajas de 2 cm de largo.Sazone la carne de cerdo con las especias secas, agréguele sal y dórelas en aceite caliente en el propio recipiente donde cocinará los quimbomboes.Separe la carne de cerdo y en la misma vasija incorpore las especias frescas; sofríalas al gusto. Agregue la pasta de tomate y 2 tazas de agua o caldo sustancioso preferiblemente. Eche la carne y deje cocinar durante 30 min a fuego lento.Añada los quimbomboes sazonados previamente con el jugo de los limones y cocínelos 10 min más. Separe el recipiente del fuego, deje reposar el guiso 5 min y sírvalo.Puede acompañarlo con arroz blanco o rodajas de pan.En algunas regiones de Cuba , sobre todo en las zonas rurales de Camagüey, se agrega a este guiso bolitas de harina de maíz tierno y fufú deplátanos pintones. El quimbombó a la criolla se elabora en la misma forma, sólo que en lugar de carne de cerdo fresca se utilizar tocino desalado previamente.
Buen provecho!
Esperanza E Serrano

3 comentarios:

  1. Espe,
    _
    ?que hago con el vino seco?
    no me gusta desperdiciar nada.
    Ah, experimentare con el banno de quimbombo, a ver si alargo la vida un poco mas.

    ResponderEliminar
  2. Hay que tener paciencia CHACUMBELE retorno del mas allá y vio una guerra nuclear que destruía al mundo, pero no fue capaz de ver que en su país no hay ni sal para cocinar.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigos, por la visita y por dejar sus comentarios.
    Asere, Chacumbele esta mas loco que una cabra. Es el bufon que la cupula utiliza para postergar el caos que no pueden controlar. El bufon ayuda a desviar la atencion y a crear nuevos rumores.
    Anonimo,20:51
    el vino seco lo puedes usar para cocinar la carne de cerdo o lo puedes deshechar si decides cocinarla con agua y crear su propio caldo para luego agregarle los quimbomboes. Particularmente no me gusta el vino seco para esta receta, pero a muchos les gusta usarlo para cocinar las carnes. Ah, dicen que los que acostumbran a bañarse con quimbombó tienen una larga vida, pero nunca logran realizar ninguno de sus sueños, por muy simples que estos sean, ya que se mueven por inercia según la dirección del rebaño.
    Saludos Espe

    ResponderEliminar