Translate

martes, 11 de octubre de 2011

Hoy dejo la política a un lado.




Hoy dejo la política a un lado.
La dejaré descansar por unas horas,
o tal vez por unos días.
Hoy soy toda nostalgia,
ternura que no habita
los espacios vacíos.

Hoy soy una mujer
que siente y padece
más allá de sus deseos.
Soy una segunda mitad
de siglo XX y quién sabe
qué parte de siglo XXI.

Hoy estoy cansada de lamentos,
y de recondenarme la existencia,
pensando que el himno nacional
que aprendí a respetar y amar desde pequeña,
hoy es un grito salvaje de guerra chovinista,
 usado y reinventado por agentes del castrismo.

Ese:  "Al combate, corred, bayameses..."
que ellos proclaman, descaradamente, suyo,
 no me sirve para nada.
Me niego a creer que han muerto
 los combatientes mambises de mi tierra...

Caramba, ya estoy otra vez
cayendo en la política
cuando me urge tanto hablar
 de amor, y de canciones, y de poesía,
y de lo hermosa que es la vida,
cuando se vive  en su total  plenitud...

Es mejor hablar de la familia,
de esa célula que nos protege,
y nos anima a seguir adelante,
y de esos amigos que encontramos,
siempre remando, como dice
el poeta que recién descubrí  por estos días, 
Poeta Mayor* que me conmueve y  me ratifica,
Con sus Ruedas del Tiempo
y  La Luz de los inmortales,
que no todo está perdido.

Hoy quiero decir que es bueno,
de vez en cuando,
 dejarse arrastrar por el insomnio,
 y soñar despiertos con la luna,
y con el mar, y con las olas,
y con las bodas  de Neptuno
con las hermosas sirenas,
 que pueblan  su harén,
 en los infinitos fondos de sus mares
azules, transparentes...

Hoy vuelvo a ser aquella muchacha
con los pies descalzos, correteando
por las laderas de las lomas de mi pueblo,
persiguiendo tomeguines azules,
y mariposas blancas, con el pelo libre,
al aire, enredado en el tiempo que pasa,
y no se cansa de andar siempre de frente,
sin mirar hacia atrás, ni siquiera para ver,
lo que va dejando en el camino.

Hoy la vida afuera es muy hermosa.
Pasó la tormenta, ya no llueve ...
Otra vez ha salido el sol
 y las hojas de los árboles brillan,
y los pájaros cantan,
y los ciervos, con sus cervatos,
corren saludables por el patio de mi casa,
y la mata de gardenias viste sus mejores galas:
Toda verde, invitadora, subyugante...
Desafiando a las palmas
 que, elegantemente erguidas,
 se enfrentan al dulce otoño floridano,
 esperando que esta vez
sus pencas no se tornen amarillas...

Hoy,  no estoy para política.
La vida es demasiado corta y hay que respirar
con alegría el aire sano que nos llega
con esta brisa otoñal, que no es tan  fría, ni tan cálida,
ni tan despiadada como las  polares,
 ni como las inventadas o forzadas por los hombres.
Esta brisa otoñal tiene algo especial,
por eso embriaga como la vida misma...

La vida que no es ni tan dulce, ni tan amarga,
ni tan de perros, ni tan de rosas,
 ni tan, tan, como quisiera.
La vida, que es como es,
y como viene, y como se va,
sin que podamos escaparnos de  la muerte...
Hoy,
 definitivamente,
no estoy para política.

Esperanza E. Serrano
Land O´Lakes, Fl,
Oct.11, 2011
.....................
*Roger Rivero, joven  poeta cubano, autor de los libros que próximamente saldrán a la venta:
Las Ruedas del Tiempo"   y  " La Luz de los Inmortales".
Para más información visite su blog:

7 comentarios:

  1. Caray, Esperanza qué sorpresa más grande me ha dado!!! Usted es cubana como yo, de manera que entiendo este sentimiento por nuestro país, como sabemos unos pandilleros idealistas se lo apropiaron, solo para hacer un experimento pues para ellos las ideas son mas importantes que los hermanos, y estos pareceres son cuna para los violentos, y mucha gente mala que cree no ser ignorante por participar de un mismo baño dogmático de cerebros. Lamentablemente esta tiranía nos ha marcado a todos de cualquier forma, son traumas para cualquier ser viviente puesto en estas mismas circunstancias, como tener que emigrar, o quedarse allá participando directamente de todo ese surrealismo, evidentemente le cambia la vida a cualquiera. En un principio, hacia poemas de corte social criticando estas mismas injusticias, era mi forma de rebeldía, pero de alguna forma me quedaba siempre con ese sentimiento amargo de impotencia, de inevitabilidad; inclusive dejé de escribir por casi un año, pero bueno, la poesía no lo deja uno. Tenemos que tener fe en que esto ya esta en conteo regresivo, y que falta mucho menos, entre tanto conservar la responsabilidad de ser feliz a pesar de todo, te quiero, y muchas gracias por tan lindo detalle, me ha gusta domucho!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigos, por su visita.
    Asi es Armienne: somos cubanos por eso llevamos esa herida clavada en el costado y por eso aunque querramos, no podemos liberarnos de la politica y de todo lo relacionado con ese macabro sistema que tanto daño nos ha hecho como nación y como país.
    Roger, no tienes nada que agradecer. "Honrar, honra", como decía Marti.
    Yo estoy convencida de que tu obra es una muestra de la gran literatura cubana que se está gestando en el exilio. Tú posees el don, el talento, los conocimientos y el sentimiento profundamente humano que hace falta para escribir la verdadera poesía.
    Yo solo ensayo a escribir en versos libres y rabiosos, lo que me quema por dentro. Uso la palabra escrita para desahogarme y gritar lo que no puedo callar, porque me muero de pena en pensar que hemos perdido la patria que nos legaron nuestros abuelos.
    La Cuba de hoy está muy lejos de ser la patria con la que soñaron y por la que pelearon nuestros mambises.
    Un abrazo
    Espe

    ResponderEliminar
  3. bravo, Esperanza, muy brava y preciosa tu poesía, eso es, te invito a soltar el brazo poético, a rememorar esa otra tanta belleza que tenemos en la memoria y a nuestro alrededor
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  4. Esperanza.
    El desarraigo que sufrimos nos hace ser cada día más cubanas y preocuparnos más de Cuba.

    ResponderEliminar
  5. Ufff!!!, portentosa verborrea, tratar de leer el poema me ha agotado como si fuera un estibador, no obstante reconozco tu esfuerzo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias amigos por sus comentarios.
    Jose, gracias por tus palabras alentadoras.Pronto pasaré por tu "casa" virtual para leer tus últimos post. Me alegran tus visitas y tus abrazos blogueros.Te quiero, amigo.
    Anonimo;9:32, jajajaja, pobre de ti que pierdes tu tiempo leyendo la verborrea de esta anciana que no tiene nada que ver contigo. Gracias por reconocer mi esfuerzo en este blog que me sirve para contar mis experiencias, desahogarme de mis iras, penas, dolores, alegrías, anhelos y esperanzas, además de ayudarme a que no se me congelen las neuronas.
    Espe

    ResponderEliminar