Translate

martes, 27 de septiembre de 2016

Quien ganó el debate, ¿Hillary o Trump?


 

 Cada cual interpreta, valora y evalua el primer debate presidencial de acuerdo con sus intereses y afinidades. Desde mi punto de vista, Trump ganó, no se dejó provocar por Hillary. Ella se preparó muy bien, pensó que atacándolo iba a conseguir que Trump se "desbocara" y se comportara como un troglodita.. A Hilaria le fallaron los cálculos. Trump no se alteró. Eso sorprendió, no sólo a Hillary y a sus asesores, sino también  a los miles que pensaron iban a presenciar una bronca callejera entre un energúmeno y una dama.
A mi Hillary no me convence ella es más de los mismo. Politicamente "correcta" pero en la práctica tan corrupta como todos los viejos políticos y politólogos que quieren hundir a este país.
Trump representa el cambio, un esfuerzo por recuperar los valores que se han perdido, ley y orden, seguridad nacional, recuperación de industrias y empresas que se han ido del país  afectando a la clase media trabajadora, desarrollo de la infraestructura, creación de empleos, etc. Trump aspira a ser el presidente de los americanos no el fiscal y protector del mundo.

Otras opiniones:

El grave error de Hillary Clinton
Por Manuel Ballagas
Los sospechosos de siempre -y algunos que no lo son también- se apresuran a otorgar la victoria a Hillary Clinton sobre Donald Trump en el primer debate presidencial. Pero este veredicto, además de precipitado, podía ser muy erróneo. Y es que la victoria no se decide por las mismas razones en todos los debates.
Si los candidatos prevalecieran siempre por sus dotes de oratoria o la explicación clara de sus políticas muchas campañas hubieran tenido un resultado muy diferente.
Se sabe de debates que se decidieron por la mera apariencia y actitud de uno de sus participantes. Otros, empero, se decidieron por alguna ocurrencia burlona insertada en el momento más apropiado. Todavía las recordamos de cuando en cuando. Y no han faltado ocasiones en que el hábil verbo de un candidato ha significado, paradójicamente, su perdición. La gente detesta a los sabihondos.
Pero el debate entre Clinton y Trump tiene características sui géneris que desafían los análisis al uso, centrados siempre en la compostura del candidato, sus destrezas polémicas y la claridad con que expone sus planes. Este ha sido un debate tan fuera de lo común como las campañas políticas de las que hemos sido testigos esta vez, y todo esfuerzo de diseccionarlo convencionalmente va a tropezar con esa terca realidad.
No cabe duda de que Clinton acudió al debate bien preparada, y que asestó varias estocadas fuertes a su adversario, encubriendo cualquier nerviosismo con una sonrisa discreta pero forzada. En una política veterana, era algo de esperar. Trump, por su parte, atacó cuanto pudo y se abstuvo de comentarios irreverentes. Presentó sus ideas sobre cuestiones tributarias y economía, resaltó la incompetencia de su adversaria en el manejo de información clasificada, y llegó a calificar esta conducta de deliberada.
Pero por estas razones solamente Trump no hubiera prevalecido en el debate. Su triunfo es, a juicio mío, de una naturaleza diferente, como lo es su candidatura con respecto a la de Clinton.
Trump arrebató a su adversaria algo que le venía faltando hasta ahora. Lo mismo que consiguió en cierta medida al presentarse junto al presidente mexicano Enrique Peña Nieto hace algunas semanas: legitimidad política.
Todos estos meses, el candidato republicano ha vencido a todos sus oponentes, pese a una avalancha de descalificaciones que le han tildado de grosero, ignorante, payaso y otras lindezas más. Pero siendo un recién llegado a las lides políticas, su legitimidad y viabilidad en ese terreno era el principal obstáculo que todavía encaraba. Y ahora, sin proponérselo, los demócratas se la dieron, como dicen, en pura bandeja de plata.
Codo con codo, mano a mano con Clinton, Trump accedió la otra noche a la “presidenciabilidad”, bañándose en la luz del añejo prestigio de su contrincante, discutiendo de igual a igual con ella, contradiciéndola, atacándola y ridiculizando sus escasos logros. En esto consistió la victoria de Trump, un novato a quien cierta revista dijo una vez que cubriría en su sección de entretenimiento.
¿Qué puede hacer Hillary Clinton ahora? A todas luces muy poco.
Si la campaña demócrata tuviera siquiera idea del adversario que tiene en Trump, jamás hubiera cometido el error de aceptar que Clinton debatiera con él. Lo hubiera rechazado como hasta ahora, descalificándole de una u otra forma. Pero para ellos el daño ya está hecho. Y es que la legitimidad que se da no se quita. Y mucho menos a Trump.
Copie este comentario de uno de nuestros amigos de FB por encontrarlo muy concluyente y exacto.. ! Por qué Trump ganó el debate de anoche?
Porque,mientras Sonrisa Fingida se dedicóa atacar al carácter o temperamento de Trump y especuló acerca de su fortuna,Trump dejó bien claro que:

1-No podemos continuar permitiendo que las compañías de USA se escapen al extranjero.
2-No podemos continuar realizando negocios con otros países donde USA no se beneficia lo suficiente.
3-Tenemos que acabar con el comercio desigual,en el cual USA está obligado a pagar impuestos y otros países no.
4-La ineficiencia de la administración Obama en el Medio Oriente provocó la aparición y fortalecimiento de ISIS.
5-Cuenta con el respaldo de las organizaciones que siempre han defendido a este país.
6-No podemos dejarnos DESARMAR porque si no la delincuencia y quienes quieren destruirnos,acabarán con la Libertad de EEUU.
7-Es pura verborrea y populismo hablar de universidad "gratis"para ganar votos.
8-Hillary puso en las manos de nuestros enemigos,información altamente sensible para la Seguridad de la nación.
9-Ella BORRO treinta mil Correos electrónicos para ocultar su delito.
10-Que,tanto Bill Clinton como Obama llevan Treinta años gestionando una política fracasada que, ha ido hundiendo al país,política donde ella,si bien no ha tomado decisiones directamente como Primera Dama,al menos como Secretaria de Estado SI LO HA HECHO.
11-La solución NO está en unirnos a los musulmanes sino en sacarlos de aquí y colocarlos en su lugar.
La señora Clinton intentó desestabilizara Trump,casi al final del debate pero NO LO LOGRO...Poner de ejemplo a Alicia Machado para demostrar que Trump es "malo con las mujeres",le quedó cómico...Jejejeje Muy mal ejemplo escogió la Mentirosa pues la "ofendida" es una desvergonzada que hizo un reality show en cual tuvo sexo EXPLÍCITO y a todo color delante de las cámaras de la tv,además la "señorita" tiene una hija de padre"desconocido",es una mediocre como actriz y un disparate como cantante,sin contar cómo se comía a besos a su "agresor"....
fue un final chistoso.





maxresdefault
A smartphone app is showing Donald Trump leading Hillary Clinton 64% to 36%! Donald Trump will win the election according to Zip Question and Answer app data. The creator of the app also predicts that Donald Trump will win the 2016 election and become President based on the data he is seeing.

 Sobre el debate:
DRUDGE: Trump 82.1% Hillary 17.9%
THE HILL : Trump 58% Hillary 36%
CNBC: Trump 66% Hillary 34%
TIME: Trump 53% Hillary 47%
SLATE: Trump 55% Hillary 45%
FORTUNE: Trump 55% Hillary 48%
LAS VEGAS SUN: Trump 82% Hillary 18%
VARIETY: Trump 57% Hillary 43%
La única y solitaria encuesta de CNN da como ganadora a LA Clinton Que solos y repudiados se quedan los mentirosos.


Publicar un comentario