Translate

sábado, 11 de julio de 2015

Paralizan révalidas a médicos cubanos

 Una labor conjunta de Barack Hussein Obama y el ilegítimo presidente, tirano de Cuba Raúl Castro.


El doctor Julio César Alfonso, presidente de Solidaridad sin Fronteras, en una entrevista con el Nuevo Herald en junio del 2015.

 Foto: El Dr. Julio César Alfonso, presidente de Solidaridad sin Fronteras, en una entrevista para El Nuevo Herald en junio del 2015

y

Centenares de médicos cubanos están preocupados por su futuro profesional al conocerse que la comisión que revalida los títulos de los médicos graduados en el extranjero ha suspendido temporalmente sus servicios a los galenos de la isla, pendiente de una licencia del Departamento del Tesoro.
Según un comunicado de la Comisión de Educación para Médicos Extranjeros Graduados (ECFMG) publicado el 2 de julio, “la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos actualmente restringe las interacciones entre los organismos y entidades de EEUU con determinados países y/ regiones, incluyendo Crimea, Cuba y Sudán”.
La organización explica que ha solicitado una licencia de la OFAC que le permitiría continuar con la verificación y certificación de las credenciales médicas expedidas en esos países. Mientras tanto, los médicos no podrán tomar ninguno de los tres exámenes que son requisito para la obtención de la Licencia Médica de Estados Unidos (USMLE).
“Estamos en shock”, dijo Kenia Rodes, una doctora cubana que ya pasó el primer examen y pagó por el segundo, aunque no puede tomarlo por ahora. “Por lo menos quisiéramos una explicación”, agregó la doctora que llegó en una embarcación a la Florida hace 12 años y ya es ciudadana estadounidense.
El proceso de obtención de una reválida es caro y extenuante. Los dos primeros exámenes cuestan un poco más de $800 cada uno. Un tercero cuesta casi el doble, y antes de obtener la licencia médica los aspirantes deben pasar por un período de residencia. Rodes aseguró que el sacrificio que hacen los galenos para revalidar es mucho más que el costo de los exámenes. Según la doctora, de 42 años, muchos médicos tienen que dejar de trabajar para poder estudiar y prepararse para aprobar unos exámenes que son muy rigurosos.
 
Varios médicos que abandonaron “misiones” del gobierno cubano en el exterior se encuentran en una situación similar.
Aurelio Varona, un médico habanero de 27 años, escapó de una misión en Venezuela para acogerse al Cuban Medical Professional Parole Program, un programa de visas especiales para profesionales de la salud que deciden abandonar los programas del gobierno cubano en terceros países.
Varona llegó a Estados Unidos en el 2013 y tomó el primero de sus exámenes de reválida el 29 de marzo, pero aún desconoce sus resultados. Él y otro médico cubano en la misma situación llamaron a la ECFMG para indagar. “Nos dijeron que todos los servicios estaban interrumpidos y que lo más probable era que no recibiéramos las notas”, señaló.
“Hay algo detrás del telón. Me pregunto si tendrá que ver con el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos”, agregó Varona.
Un vocero del Departamento del Tesoro dijo a el Nuevo Herald que “no hay nuevas prohibiciones en el programa [de sanciones] de Cuba” pero agregaron que no podían discutir los detalles de las solicitudes de licencias.
Julio César Alfonso, presidente de Solidaridad Sin Fronteras (SSF), una organización sin fines de lucro que ayuda a los profesionales cubanos de la salud recién llegados, opinó que se trataba de “una maniobra general contra los médicos cubanos”.
“Creo que es parte de una estrategia para quitar el programa de visas”, dijo Alfonso en referencia al programa especial de visas para médicos cubanos.
SSF dijo en un comunicado que “han estado ocurriendo ciertas irregularidades” en el último mes con relación a los galenos cubanos, en referencia a tres odontólogos cubanos varados en Colombia, pese a haber obtenido una visa en la embajada de Estados Unidos en ese país a través del programa especial.
Varios representantes cubanoamericanos escribieron una carta al Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) para que atendiera esos casos. En esa ocasión, la representante cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen defendió el programa “diseñado para que personal médico [cubano] escape de la opresión brutal que caracteriza al régimen de Castro, que utiliza este trabajo forzado para sus propios fines políticos”. Sin embargo, el diario The New York Times lo criticó al considerar que promueve “una fuga de cerebros”.
La también representante Rosa DeLauro escribió una carta al presidente Barack Obama en la que argumenta contra el mantenimiento de ese programa que “exacerba tensiones” entre Estados Unidos y Cuba y “socava la asistencia médica de Cuba a países pobres”.
Según Alfonso, el anuncio de la suspensión de los trámites de certificación para los médicos cubanos no cuenta con “ningún argumento sólido que lo justifique.”
Los médicos cubanos están recogiendo firmas en una petición online dirigida a la ECFMG para que “que revise inmediatamente estas políticas y restaure los servicios normales a los aspirantes cubanos”. La petición, que cuenta ya con más de 500 firmas, condena “esta política injusta y discriminatoria, que es un ejemplo claro de discriminación por origen nacional”. El viernes un grupo de médicos se reunirá en la sede de Solidaridad sin Fronteras en Hialeah para continuar denunciando su situación.
La vicepresidenta adjunta de Comunicación de ECFMG, Elizabeth M. Ingraham, reiteró a el Nuevo Herald que la comisión no podía “procesar ciertos servicios relacionados con aplicantes de Cuba o instituciones en Cuba” pues la aprobación de su licencia con OFAC estaba “pendiente”. No obstante, dijo que la organización trabajaría con los afectados “para explorar las opciones disponibles y minimizar las afectaciones” y los conminó a contactar a ECFMG al teléfono (215) 386-5900 o al correo info@ecfmg.org.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article26902807.html#storylink=cpy
Publicar un comentario