Translate

Cargando...

viernes, 23 de marzo de 2012

Cuba: ¿eliminar la doble moneda o mantener la "ley del embudo"?

Cuba: ¿ eliminación de la doble moneda a la vista?

Por Emilio Morales*
El gobierno de Raúl Castro acaba de poner en vigor tres resoluciones del Banco Central de Cuba para establecer un control más riguroso sobre las finanzas del país.
Las nuevas regulaciones van dirigidas a controlar y establecer los límites del flujo de entrada y salida de capital en moneda libremente convertible (MLC) por parte de personas naturales, controlar el fraude empresarial, y regular la exportación del peso cubano (CUP) y el peso convertible (CUC).
¿Que hay en realidad detrás de estas medidas?
La economía cubana está obligada a un cambio estructural de su modelo económico. Para ello, se dan una serie de pasos que poco a poco han ido transformando la realidad empresarial del país. Las finanzas y el control de los recursos financieros también requieren serias y profundas modificaciones para poder corresponder a los requerimientos del nuevo modelo económico.
Al parecer, estas resoluciones constituyen las primeras medidas que permitiirán establecer las bases necesarias para eliminar la enquistada dualidad de moneda que hoy impera en la economía cubana.
Control sofisticado
La Resolución 17/2012 que acaba de implementarse busca regular la importación y exportación de capital en dólares estadounidenses por parte de personas naturales,  estableciendo un limite de $5,000 dólares, o el equivalente en cualquier otra MLC o  instrumento de pago utilizado en la banca internacional. Anteriormente la cantidad de MLC en efectivo que podía entrarse al país era libre y la cantidad a exportar tenía que ser autorizada por el Banco Central de Cuba (BCC).

Las condiciones del mercado cubano han cambiado en los últimos dos años. A partir de la apertura al sector privado en 181 modalidades, así como la liberación de la compraventa de autos y casas, se ha producido un movimiento de capital desde el exterior con el fin de facilitar las inversiones en miles de pequeños negocios y en el naciente mercado inmobiliario de la isla. Un grupo de estos inversionistas exitosos ya comienzan a repatriar sus ganancias hacia el lugar de origen del capital.

Este flujo de entrada y salida de dinero es de carácter totalmente familiar, por lo que no está controlado directamente por las instituciones financieras del gobierno.

Desde que Cuba despenalizó la tenencia de divisas en 1993, la constante ha sido la aparición de mecanismos para captar la mayor cantidad de moneda dura posible. Así se creó el CUC y se eliminó la circulación del dólar años atrás. Con semejantes fines también se establecieron las casas de cambio conocidas como CADECAS.
Vigilancia sobre el dinero
En las condiciones actuales, por ejemplo, ¿cómo podría un cubano sacar del país $40,000 dólares que obtuvo por la venta de su casa?
La nueva regulación plantea que quien quiera exportar cualquier cantidad superior a los $5,000 dólares, deberá tramitarse por las vías bancarias correspondientes.
Según la resolución, “el Banco Central de Cuba podrá autorizar a las personas naturales que soliciten exportar sumas superiores a la establecida, previa presentación por el interesado de documentos que acrediten su licita adquisición”. El documento agrega que la Secretaría del BCC tramitará las solicitudes de exportación en un plazo de siete días, y comunicará al interesado y a la Aduana General de la Republica el otorgamiento o denegación de la autorización.

Otra de las resoluciones emitidas este lunes -la 19/2012- constituye una rigurosa medida de control, diseñada para disminuir y eliminar el fraude financiero y la corrupción que hoy ateneza el sector empresarial cubano.

La nueva ley establece que todas las entidades estatales y sociedades mercantiles de capital ciento por ciento cubanas tienen que reportar trimestralmente los estados de sus cuentas bancarias. Para ello, emitirán un certificado expedido por el jefe máximo y el contador de la institución.
De pesos cubanos y pesos convertibles
El banco sancionará a los incumplidores con suspender los servicios bancarios, que solo podrán reanudarse una vez que el jefe máximo del organismo sea informado por escrito de las medidas tomadas por la entidad incumplidora para evitar futuras irregularidades. Si transcurridos tres meses la entidad no reporta las medidas tomadas, se procederá a cerrar sus cuentas bancarias, acreditando los saldos existentes al presupuesto del Estado (si se trata de pesos cubanos) o a la Cuenta de Financiamiento Central, en caso de operarse en CUC o MLC.
La medida,  también va dirigida a controlar las nuevas relaciones comerciales entre el sector estatal y el emergente sector privado, y evitar que estos vínculos se transformen en otro foco de corrupción.
Por último, la Resolución 18/2012 se refiere a la actualización de las normas que rigen la exportación y exportación de pesos cubanos (CUP) y los pesos convertibles (CUC) por los ciudadanos cubanos y los ciudadanos extranjeros con residencia permanente en el país.
La disposición permite a las personas naturales la exportación e importación de sumas que no excedan los 2,000 CUP, y prohíbe la exportación de CUC.
¿Qué se busca con esto? ¿Evitar que el mercado negro se controle fuera de las fronteras nacionales? ¿O evitar una devaluación de la moneda ante una sorpresiva vuelta de la tasa de cambio actual?
Los próximos meses dirán la ultima palabra.
Una decisión impostergable
Cada día que pasa, se hace más impostergable la eliminación de la doble moneda. Pero para ello, el régimen tendría que tomar medidas audaces que pueden destapar la caja de Pandora, y la situación actual lo que amerita es cautela para permitir la gobernabilidad sin salidas descontroladas o traumáticas.
En primer lugar, tendría que eliminarse toda venta de productos subsidiados, es decir, la cada vez más exigua libreta de racionamiento, así como los subsidios en pagos de electricidad, teléfono, agua y gas.
Quedarían luego los subsidios relacionados con la salud (venta de medicamentos y servicios médicos) y la educación, rubros políticamente sensibles y que requieren de tratamiento especial para poder adaptar a los ciudadanos a un cambio de mentalidad.
Pero para impulsar estas acciones, el gobierno tiene que elevar el poder adquisitivo de la población. Esto es, en suma, incrementar los salarios de los trabajadores, reducir la tasa de cambio actual del peso cubano respecto al dólar (1x24) y disminuir los porcentajes de impuestos que las cadenas cubanas le gravan a los productos.
Callejón sin salida
El paquete de modificaciones también tiene que contemplar, a mediano plazo, un verdadero estímulo a la agricultura, y el desarrollo de un sistema privado de distribución que permita el flujo eficiente de los pagos y la transportación de las producciones agrícolas.
Al mismo tiempo, deberá estimular el desarrollo de la mediana y pequeña empresas, echando a un lado la idea reduccionista de que una "pequeña empresa" es una barbería o un timbiriche para vender alimentos. Lo que reclama la realidad es impulsar el desarrollo de medianos y pequeños empresarios con un alto componente tecnológico.
Y en ese paquete no puede faltar el incentivo para las exportaciones y las inversiones extranjeras. La recuperación de la industria azucarera, el desarrollo de la industria petrolera y la expansión del procesamiento de níquel son tres sectores que a plena capacidad generarían grandes dividendos como rubros exportables.
Coordinar estas acciones al unísono es la única fórmula posible para garantizar una transición ordenada y eficiente de la economía cubana hacia una sola moneda. Lo demás es continuar en el callejón sin salida que podrá superarse sólo con resoluciones bancarias de ocasión.
* Economista cubano. Ex jefe de planeación estratégica de mercadotecnia en la corporación CIMEX y autor de los libros Cuba: ¿tránsito silencioso al capitalismo? y Marketing without Advertising, Brand Preference and Consumer Choice in Cuba. Es presidente de Havana Consulting Group, en Miami.
Tomado de
cafefuerte.com 

2 comentarios:

Laz Red dijo...

el mercado monetario experimenta en cualquier parte dos tipos de regulaciones: 1] la regulacion "natural" que se establece por la dinamica de la oferta y demanda de las monedas al par; 2] por la regulacion que los gobiernos [y organismos mundiales reguladores] establecen en sus politicas monetarias. el caso de mayor impacto mundial es el yuan chino que es mantenido artificialmente devaluado por los mandarines chinos para elevar la competitividad de sus exportaciones.
por las razones que expone el autor y unas cuantas mas, no es posible en el corto plazo la eliminacion de la doble circulacion monetaria, aunque si es posible ir estableciendo un conjunto de medidas macro y microeconomicas [algunas ya en proceso o ejecucion] para crear las condiciones de equilibrio monetario que propicien en el mediano plazo la obsolecencia de una de ellas. para ese momento tampoco seria posible aplicar una convertibilidad plena de la moneda nacional frente a divisas extranjeras, so pena de provocar la inmediata descapitalizacion del pais. eso es ciencia establecida con extensa experiencia historica que la acredita.
la propuesta del autor de subsidiar productos y servicios no contribuye al proposito que enuncia sino todo lo contrario. fue tema de examen detenido ya desde la decada de los 80 por economistas reformistas cubanos [carranza, monreal, casanova, triana, marquetti y gonzalez entre otros]. casi 30 anos despues el criterio de entonces de subsidiar personas y no productos y servicios ha sido ampliamente validado como muy efectivo [en los marcos de este analisis, pues tiene efectos secundarios negativos en otras esferas] worldwide.
tema sin dudas muy importante que requiere de una discusion desapasionada y tecnica que lamentablemente esta ausente o polarizada y/o sesgada por los diferentes actores politicos inmersos, so pena que nos griten en la cara aquello de bill "es la economia, estupido".
muchos afectos.

Esperanza E. Serrano dijo...

Hola, Lázaro, gracias por tu visita y por tu valioso comentario. Estoy de acuerdo contigo.
Creo, además, que es un poco ingenuo pensar que con esas regulaciones sobre la salida de la moneda dura de Cuba, se pretenda crear condiciones dentro de la Isla para eliminar la doble moneda.
Se trata de una nueva trampa, dentro de la ley del embudo que allí impera. A Cuba puede entrar cualquier cantidad de moneda dura, sobre todo si se trata de remesas familiares, pero a la hora de sacar alguna ganancia de esas supuestas inversiones, hay que cumplir con la nuevas leyes que establecen qué cantidad, cuándo y cómo se puede sacar o enviar m.d.al extranjero.
Es más de lo mismo. Solo los estúpidos pueden confiar en ese régimen mafioso e invertir en Cuba.

Espe