Translate

martes, 8 de diciembre de 2015

EE.UU. y cuba abordan las mutuas reclamaciones por las confiscaciones castristas y el embargo a la isla.


Delegaciones de ambos países se reúnen este martes en La Habana para tratar por primera vez uno de los asuntos más espinosos en la normalización de relaciones

Botellas de ron junto a una bandera de EE.UU. en un bar de La Habana - REUTERS
Estados Unidos y Cuba abordan a partir de este martes en La Habana una de las cuestiones más espinosas en el proceso de normalización de relaciones entre ambos países abierto hace casi un año: las reclamaciones económicas por los bienes nacionalizados por el régimen castrista. Sobre la mesa, las demandas de cerca de 6.000 empresas y particulares que en su momento reconoció una comisión del Departamento de Justicia estadounidense por valor de 1.900 millones de dólares y que, actualizado a día de hoy, pueden rondar los 8.000 millones (unos 7.400 millones de euros). Se incluyen en ese listado fábricas, granjas y viviendas, entre otros bienes. También se tratarán en esta primera reunión sentencias de tribunales estadounidenses contra la isla que no han sido satisfechas y reclamaciones del propio gobierno norteamericano.
Por su parte, el gobierno cubano lleva a la negociación su exigencia de que se le compense por los perjuicios económicos que ha causado a lo largo de los años a la isla el embargo impuesto por Estados Unidos. A la lista de agravios añade los daños humanos provocados por hechos que van desde el intento de invasión de Bahía Cochinos en 1961 hasta el atentado perpetrado en 1976 contra un avión de Cubana de Aviación, en el que perecieron más de 70 personas. En total, estima en cientos de miles de millones de dólares los daños sufridos a manos del que ha sido su adversario durante más de cinco décadas.

Un proceso «largo y complejo»

El Departamento de Estado norteamericano, que anunció la reunión en un comunicado emitido este lunes, señala que este encuentro inicial es «el primer paso en lo que esperamos que sea un largo y complejo proceso, pero Estados Unidos ve la resolución de las reclamaciones pendientes como una máxima prioridad para la normalización». «El restablecimiento de relaciones diplomáticas nos permite -añade- defender más eficazmente los intereses y valores estadounidenses en Cuba y reforzar nuestros lazos con el pueblo cubano».
La delegación estadounidense estará encabezada por Mary McLeod, asesora legal en funciones del Departamento de Estado.
Publicar un comentario