Translate

domingo, 13 de enero de 2013

El chavismo diseñó desde el comienzo ocultar la verdad sobre la enfermedad de Hugo Chávez

Por: emili j. blasco / corresponsal en washington

La fundación izquierdista española Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) ha actuado como «cerebro gris» de varias estrategias chavistas

La consigna estaba clara desde el principio: «Sería deseable que los niveles de información sobre la dolencia exacta del presidente siguieran siendo reservados y se limitaran las referencias que pudieran dar "pistas" a la oposición». El documento interno chavista, realizado tras las primeras operaciones de Hugo Chávez de junio de 2011, añadía: «Es más, el dar señales contradictorias o decir "medias verdades" podría coadyuvar a que la oposición siguiera realizando sus análisis de manera ciega alimentando las ansias de poder dentro de la misma y, por ende, su división y fragmentación política».
La estrategia se diseñó en el círculo estrecho que rodeaba a Chávez, en el que ha tenido gran influencia la Fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales), un grupo español de asesoría política, económica y jurídica, de marcada orientación izquierdista, con actuación en Latinoamérica y muy singularmente en Venezuela.
ABC ha tenido acceso a multitud de informes, tanto de coyuntura como tácticos y estratégicos, aparentemente realizados por CEPS en los últimos años. Todos llevan el nombre de la fundación al comienzo de sus páginas. Se refieren a actuaciones de muy diverso tipo, desde consideraciones jurídicas en materia de expropiaciones hasta estrategias para lograr medios televisivos más dóciles.
Desde la entidad, con sede principal en Valencia y oficinas en otras partes de España, se advierte que «es muy probable que sean falsos». Aquellos por los que ha preguntado directamente este diario «no constan» en los archivos de la entidad. No obstante, fuentes en Venezuela que en ocasiones pudieron comprobar la recepción de esos informes aseguran que el «think tank» español está detrás de ellos. Los textos, cuyas fechas indican un envío casi diario, están escritos en su mayoría con letra de gran tamaño, algo habitual en los documentos internos manejados en la cúpula del chavismo, debido a las dificultades de visión de Chávez. En estos momentos, al parecer el interlocutor más directo de la la fundación es Temir Porras, viceministro para Europa y mano derecha de Nicolás Maduro.
El presidente de Fundación CEPS es Alberto Montero, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga, y como secretario actúa Iñigo Errejón Galván, de la Universidad Complutense de Madrid. En Venezuela han trabajado para la entidad, entre otros, Manuel Cerezal y Fernando Casado , ambos docentes en la Universidad Bolivariana de Venezuela, así como Juan Barredo, Ferrán Chalmeta y Roberto Viciano. El grupo mantiene estrechos contactos con el economista estadounidense Max Weisbrot, benevolente con los países del ALBA. 

Rosa María Payá Acevedo: Desde La Habana

 Foto
   Imagen de Rosa María Payá tomada  de su perfil en su blog  Desde La Habana ubicado en http://www.intereconomia.com

 “¿Quiénes son ustedes y por qué nos hacen esto?”

 Saludamos el hecho de que Carromero salga de prisión pero no entendemos por qué sigue siendo tratado como un condenado. “¿Quiénes son ustedes y por qué nos hacen esto?” fueron las palabras pronunciadas por Ángel Carromero en el momento en que las personas del Lada rojo, que los había estado siguiendo, lo sacaban del auto impactado. Esto consta en las actas de declaración de testigos leídas por el capitán Fulgencio Medina la noche del 22 de julio en el hospital Carlo Manuel de Céspedes en presencia de otros oficiales y de nuestros amigos de la ciudad de Bayamo. “Un carro los embistió y los sacó de la carretera”, dice el sms por el que nos enteramos de que algo había ocurrido. Mi padre estaba muerto, mi amigo Harold Cepero, de 31 años, moriría cuatro horas después en el hospital, a causa de una fractura de cadera, sin ser nunca debidamente atendido, Aron Modig sorprendentemente había perdido para siempre la memoria y Ángel, bajo el efecto de fuertes sedantes administrados por oscuras manos, pasaba de ser una víctima a ser el rehén del Gobierno Cubano. A mi familia fueron llegando informaciones, que confirmaban lo que en nuestro corazón supimos desde el primer momento: mi padre y mi amigo no murieron como consecuencia de un simple accidente. La mayor parte de estas informaciones las publicábamos en cuanto las conocíamos los mensajes de texto en que Aron y Ángel comunicaban lo ocurrido permanecen bajo el control del gobierno español. Estos mensajes existen y el gobierno español tiene total conocimiento de ellos, además del testimonio de las personas que se comunicaron con Ángel y con Aron en Madrid y en Estocolmo en los momentos que siguieron al choque. Ángel ya está fuera de Cuba, “a salvo” en suelo español, entonces yo me pregunto: ¿por qué siguen tratando a Ángel como culpable? ¿Qué puede justificar que este muchacho, que tanto ha soportado que ha sido torturado, según palabras de la señora Esperanza Aguirre, luego de entrevistarse con él, siga aun en prisión? Quién teme a la verdad, la verdad que Ángel solo confirmará, porque ya ha sido dicha, por él mismo esa misma tarde, a través de mensajes de texto y posiblemente también de llamadas telefónicas. La verdad debe ser esclarecida, explicitada y ampliada, pero es una verdad que, en esencia, ya conocemos; la intuimos desde el primer momento. En Cuba donde la policía política amenaza de muerte a luchadores pacíficos, galardonados por la Unión Europea, que después terminan muertos. Donde se violan todos los días los derechos políticos, individuales, públicos, económicos y sociales de todos sus ciudadanos y son sustituidos por reformas legales que no reconocen los derechos humanos de los cubanos. Me pregunto, después de esta realidad ¿podrá el embajador de la UE en La Habana, Herman Portocarreno, continuar afirmando que “no hay razón para no tener una relación normal, de respeto mutuo, con Cuba”? Podrá el señor canciller Margallo seguir apostando por una “interpretación flexible” de las relaciones, que pueda “llevar, incluso, a un acuerdo de cooperación”, con el gobierno de este país. Los cubanos sabemos que lograr los derechos y las libertades de nuestro pueblo es un problema nuestro y aunque contamos con la solidaridad de muchos también sabemos lo influyentes que son ciertos intereses en el mundo y la capacidad de los cuerpos de la inteligencia cubana para manejarlos a su favor. Mi pueblo está acostumbrado a la soledad, pero Ángel, este muchacho español, solidario e inocente, no tiene porque pagar culpas que no son suyas. El ya pagó, durante 5 meses en las cárceles cubanas, el precio de ser testigo. Espero que no le sacrifiquen, que no tenga que sufrir nada más por la verdad que posee. Mi familia y yo deseamos que el chico se recupere y pueda estar pronto junto a su familia disfrutando de la libertad que le ha sido injustamente arrebatada. Saludamos el hecho de que salga de prisión pero no entendemos por qué sigue siendo tratado como un condenado. Su verdad se sabrá, ya se sabe. Porque Ángel ha demostrado ser un hombre de valores y sincero, Un hombre decente. Quizás Ángel no sabe los nombres de quienes fueron, ni su corazón sano puede entender por qué les hicieron esto, por qué se lo siguen haciendo, pero sí sabe lo que le hicieron. Lo dijo ese mismo día a sus amigos por sms. Ahora solo nos queda esperar, pero ya menos.
Rosa María Payá Acevedo
http://www.intereconomia.com

miércoles, 9 de enero de 2013

Sale a la luz el proyecto: "Emilia" del Dr. Oscar Elías Biscet

 Proyecto Emilia


Este proyecto, imbuido de un profundo amor patrio, lleva el nombre de una de las heroínas cubanas que dedicó lo mejor de su vida fructífera a la lucha por la independencia y la libertad de Cuba.

Nos referimos a *Emilia Teurbe Tolón, designada en 1950 por el Congreso de la República de Cuba, con motivo del centenario de nuestra Bandera Nacional, como la Encarnación de la Mujer de Cuba.(*imagen a la izquierda)

Emilia fue la primera mujer cubana desterrada de nuestra patria por motivos políticos. Tuvo además el honor de laborar en el original de la bandera cubana que fuera diseñada por su esposo y poeta Miguel Teurbe Tolón, a iniciativa del General Narciso López. Perteneciente a una acaudalada familia de la ciudad de Matanzas, tuvo la sensibilidad humana de donar sus bienes en beneficio de la enseñanza de los pobres.

Quienes suscribimos este documento, inspirados en su ejemplo patriótico, nos proponemos realizar este proyecto cuyos objetivos esenciales son: la conquista de los derechos humanos fundamentales, la democracia y la libertad del pueblo cubano.

Partimos de la base de que el régimen comunista de Cuba fundamenta su legalidad en la Constitución de 1976, con sus modificaciones de 2003. En su artículo 69, esta Constitución designa a la Asamblea Nacional del Poder Popular como el órgano de poder del Estado. Asimismo añade que dicha asamblea representa y expresa la voluntad soberana de todo el pueblo. Para no dejar dudas, en su artículo 70 afirma que la Asamblea Nacional del Poder Popular es el único órgano con potestad constituyente y legislativa en la Republica de Cuba.

Por Cuanto: Hemos confirmado durante años que la Asamblea Nacional del Poder Popular ha prevaricado al ceder sus derechos soberanos y su poder al Consejo de Estado.

Por Cuanto: Hemos verificado que la Asamblea Nacional del Poder Popular ha acatado pasivamente y dado fuerza legal a todos los Decreto-leyes adoptados por el Consejo de Estado.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha perdido su poder soberano al aceptar el mandato del Consejo de Estado en la convocatoria a sesiones extraordinarias.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha atentado contra la libertad de nuestro pueblo al permitir que el Consejo de Estado declare como irrevocables en la Constitución Nacional ideas políticas, sociales e ideológicas contrarias a los intereses del pueblo cubano.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha violado el respeto a la opinión de las minorías plasmado en las constituciones más avanzadas del mundo y otorgado extremo poder a mayorías dóciles.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional de Poder Popular, violando el principio constitucional de la separación e independencia de poderes, ha otorgado el Consejo de Estado el poder de dictar pautas e imponer decisiones sobre el Poder Judicial.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha desconocido la voluntad popular y limitado la libertad ciudadana al subordinar a ella las Asambleas Locales del Poder Popular.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha estipulado que la Asambleas Locales del Poder Popular están subordinadas al Consejo de Estado.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha asfixiado la libertad de expresión, asociación, palabra y prensa a los que no se alineen a la política e ideología del Estado.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha otorgado al gobierno la potestad de despojar de su ciudadanía a cubanos nacidos en nuestro territorio nacional.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular, al no objetar las medidas del Consejo de Estado que han hundido en la miseria y la desesperación a nuestro pueblo, se ha hecho cómplice de esa infamia.

Por Cuanto: La Asamblea Nacional del Poder Popular ha exaltado a un Partido por encima del estado y de la nación.

Por Tanto:
Declaramos que estas leyes, compiladas en la Constitución de 1976, constituyen un abuso de poder que viola flagrantemente la dignidad de los ciudadanos cubanos.

Por Tanto: La Constitución de 1976, modificada en el 2003, institucionaliza de manera permanente al régimen comunista de Cuba.

Por Tanto:
La Asamblea Nacional del Poder Popular carece de toda validez y deja de ser la expresión de la voluntad del pueblo al otorgarle al Consejo de Estado todas las prerrogativas consagradas en la Constitución Cubana.

Consideramos que la vigente Constitución comunista viola la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Pactos de Derechos Humanos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas.
Concordamos en declarar ilegitima a la Constitución Comunista y a la Asamblea Nacional del Poder Popular con sus órganos de poder del Estado.

Convocamos al pueblo cubano a que suscriba este proyecto para dar pasos hacia una Cuba soberana, democrática, libre y justa.

Proclamamos que el nuevo Parlamento democrático y libre surgido de estas exigencias se declare en Constituyente; y rubrique una Constitución que respete la dignidad de todos los cubanos.
Insistimos en que esta Constitución contenga las bases de la democracia y la libertad por la que han luchado y ofrendado sus vidas tantos de nuestros compatriotas desde nuestras guerras de independencia.

Demandamos que el ordenamiento jurídico de nuestra patria tenga como base los principios democráticos que predominan en otras naciones del mundo civilizado. Estos son: Soberanía del pueblo, gobierno basado en el consentimiento de los gobernados, gobierno de la mayoría, derechos de las minorías, garantía de los derechos humanos básicos, elecciones libres y transparentes, igualdad ante la ley, debido proceso judicial, límites constitucionales al gobierno, equilibrio de poderes independientes, pluralismo social, económico y político; así como los valores de tolerancia, pragmatismo, cooperación y compromiso.

Por desgracia, hemos visto a través de más años de los que quisiéramos recordar como el régimen comunista de Cuba no ha concedido ni un átomo de libertad y ha resistido de manera rígida y arbitraria cualquier cambio que garantice una vida digna para nuestro pueblo.

Por consiguiente, no nos queda otra alternativa que poner en marcha el desafío político no violento para hacer realidad la libertad de nuestro pueblo. Para ello, suplicamos la asistencia y la protección de Dios, así como le pedimos al Creador que nos guie en esta justa causa para lograr la libertad y la prosperidad del pueblo cubano.
¡
VIVA CUBA LIBRE!

Dado en La Habana, República de Cuba, el 9 de enero de 2013

Tomado de: http://www.mariodcabrera.com/2013/01/cuba-texto-del-proyecto-emilia-por-el.html
Nota:
Este proyecto está redactado en plural, pero desconozco  quienes lo firman y quienes lo apoyan.Supongo que sea una proclama de un grupo de opositores unidos. Tal vez se trata de la respuesta prometida por el propio Biscet, al Proyecto del MCL " El camino del pueblo" que hace más de un año proclamó Oswaldo Payá, el cual fue criticado severamente  por el Dr. Oscar Elías Biscet
Particularmente creo que es una buena iniciativa. Ojala trascienda y no sea una más que se queda en las buenas intenciones.
 Esperanza E Serrano
..... 

*Emilia Teurbe Tolón

Emilia Teurbe Tolón

en Patriotas Cubanas

por la Dra. Vicentina Elsa Rodríguez de Cuesta




Emilia Teurbe Tolón nació en la provincia matancera en el año de 1828, de opulenta y distinguida familia de la región yumurina.
Era prima hermana y esposa al mismo tiempo del dulce e inspirado poeta Miguel Teurbe Tolón.

Corría el año de 1849, Narciso López, el heroico venezolano que diera su vida por la libertad de Cuba, no se conformaba al fracaso de su primera conspiración conocida por “La Mina de la Rosa Cubana”, abortada en Junio de 1848, y en tierras norteamericanas prosigue su labor emancipadora.

El poeta Teurbe Tolón es de los suyos; junto con Cirilo Villaverde, Aniceto Iznaga, Pedro Agüero, Manuel Hernández, Betancourt Cisneros y otros muchos, persigue el ideal hermoso de la redención.

A su lado alentándolo con sus palabras y ayudando activamente en las labores de la conspiración, Emilia Teurbe Tolón, “la entusiasta y hermosa filibustera”, como le llamó Cirilo Villaverde, trabajaba sin descanso por la libertad de su tierra natal. Habitaba el matrimonio por la época que queda reseñada en la calle de Manzano esquina a Jovellanos, en la ciudad de Matanzas, en compañía de la señora Josefa Casado, emparentada a ellos por estar casada con Francisco Teurbe Tolón, sobrino del poeta.

Una noche de 1849 cuando se presentó Miguel muy apurado y lleno de agitación. De primera intención no pudieron reconocerlo por haberse cortado los cabellos, los bigotes y la perilla, tan en boga por aquel entonces.

-“¿Qué sucede, Miguel?” -le preguntó sobresaltada Emilia.

¡Silencio! No se asusten -respondió el conspirador-. Debo salir esta misma noche de Cuba. El Gobierno nos persigue y con unos amigos cogeremos un barco de vela que va para la Florida. Luego iré a Nueva York. Nadie debe saberlo.

-Junto a ti y por la independencia de Cuba, correré todos los riesgos -contestó la intrépida y valerosa Emilia-. Presta estoy desde este momento para marchar...

Y la esposa patriota siguió a Teurbe al extranjero.

Alquilaron un modesto apartamento cerca del Río Norte, entre Church Street y Colleen Place. Y aquella casa se convirtió en el centro de reunión de todos los exilados cubanos.

Tolón había asumido el cargo de Redactor Jefe del periódico revolucionario “La Verdad”, antorcha de las conspiraciones de aquellos años, el cual se editaba en Nueva York, para circularlo gratis por cuenta de los emigrados cubanos, que desde 1828 luchaban por la independencia de Cuba, aunque por razones circunstanciales y políticas aparecieran, a veces, partidarios de la anexión a la nación norteamericana.

Emilia Teurbe Tolón se multiplicaba, atendía las labores de su casa, ayudaba a algunos exilados dándoles el alimento que sus hábiles manos preparaban, hacía rifas y colectas, ayudada por otras señoras también emigradas, en beneficio de la causa. Por las noches trabajaba en la imprenta, ayudaba a distribuir el periódico y todavía le sobraba tiempo para atender a los exilados que acudían a su casa, verdadero templo de la revolución, para acordar planes y tomar determinaciones en favor del más absoluto separatismo.

Sabido es que en el hogar de los esposos Teurbe Tolón, siguiendo las inspiraciones de Narciso López, dibujó y coloreó el poeta matancero la que es hoy nuestra enseña nacional.

Una vez dibujada la insignia, el General López rogó a Emilia la confección de nuestra bandera, que ella cosió con sus blancas y delicadas manos, para después entregársela con infinita emoción.

La familia Villaverde conservó hasta hace algunos años esta bandera como la más preciada reliquia de la Revolución, hasta que pasado algún tiempo fue donada al Presidente de la República, encontrándose actualmente, celosamente guardada en uno de los más importantes salones del Palacio Presidencial.

La bandera que en el mástil del “Creole” acompañó a Narciso López en la toma de Cárdenas, el 19 de Mayo de 1850, fue confeccionada por un grupo de señoras y señoritas cubanas y americanas de Nueva Orleáns, admiradoras suyas, que copiaron la que Emilia Teurbe había realizado con infinita ternura.

Terminadas las dos expediciones del caudillo venezolano y agarrotado este vilmente en la Habana el primero de Septiembre de 1851, con la convicción de que “su muerte no cambiaría los destinos de Cuba”, Emilia Teurbe Tolón y su amante compañero, siguieron fuera de su patria luchando por la independencia. Ellos fueron los que organizaron en el 1852, al cumplirse el primer aniversario de Narciso López y sus valientes compañeros, solemnes honras fúnebres en la Catedral de San Patricio, en Nueva York. En esta ocasión los cubanos en número de 200, vistiendo riguroso luto, con banda de crespón negro al brazo izquierdo, de dos en dos, se trasladaron al salón de Broadway N° 600. En el tope del edificio flameaba a media asta una inmensa bandera cubana.

Miguel Teurbe Tolón, según nos dice en su periódico “La Verdad” el insigne Cirilo Villaverde, pronunció un magnífico discurso, varios de cuyos párrafos transcribimos a continuación:


“Acabamos de salir del templo de Dios y estamos todavía bajo las profundas y poderosas impresiones que en cada corazón ha dejado el acto a que hemos concurrido; acto solemne, augusto, doloroso que han presidido la Patria y la Religión, la una llena de lágrimas y luto; pero la otra rica siempre de luz y de consuelo.

No ha sido un espectáculo de regia pompa ni ruidosa ostentación; ha sido la humilde pero imponente escena de una comunidad de desterrados, reunidos en la casa del Señor, en tierra extranjera, para elevar preces al cielo por el alma de sus hermanos sacrificados a la libertad en su tierra natal. En vez del suntuoso catafalco, la tristeza pintada en nuestras frentes sombrías, en vez de alardes de fúnebres blasones, las lágrimas de nuestros ojos; en vez de letras de oro y de trofeos, la voz profunda y sincera de nuestros corazones heridos en que tiene grabado su epitafio y esculpido su blasón cada glorioso mártir de la redención cubana. Hemos puesto nuestras almas a los pies de Dios, no nuestro orgullo ante los ojos del mundo, hemos implorado la misericordia divina, no buscado la admiración de los hombres; porque en lugar de sarcófagos rodeados de antorchas, la Patria y sus nobles víctimas nos piden, naves cargadas de soldados con fusiles que escupan la muerte a sus tiranos.

El más digno mausoleo, el apoteosis de los mártires cuya conmemoración celebramos hoy será esa Bandera de Cuba libre clavada en triunfos por nuestros propios brazos sobre el sitio mismo en que por ella murieron, y el grito de Libertad de Cuba tronado de San Antonio a Maisí, será el réquiem más armonioso, más solemne y más aceptable para ellos...”
Hace muchos años que han dejado de existir Emilia y Miguel Teurbe Tolón; pero sus nombres inmortales vivirán eternamente en el corazón de todos los cubanos.






Nota de www.guije.com


Tratamos de mantener el formato original. Presentamos el texto lo más fiel posible a como aparece en el libro “Patriotas Cubanas” por la Dra. Vicentina Elsa Rodríguez de Cuesta efectuando menores actualizaciones en la acentuación y ortografía.


Tomado de:

http://www.guije.com


OTRA VERSIÓN SOBRE LA PERSONALIDAD DE  Emilia Teurbe Tolón.
http://www.palabranueva.net/contens/1103/contens/pag_sociedad1.html 

martes, 8 de enero de 2013

Chávez no estará presente. Capriles exige que se cumpla la Constitución...

  El Chavismo prepara una ceremonia de aclamación a su enfermo presidente

Día 09/01/2013 - 04.17h

El líder de la oposición, Henrique Capriles, exige que se cumpla la Constitución y que medie la Justicia

En previsión de que la grave enfermedad que padece impida al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, asistir a su toma de posesión prevista para mañana, las autoridades del país están preparando una ceremonia de aclamación al líder a la que ya han confirmado que asistirán el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el de Uruguay, José Mujica. Aunque nadie más por el momento. El Gobierno espera, no obstante, contar con un más nutrido cortejo de autoridades en el homenaje al «ausente». La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha asegurado que viajará a La Habana para visitar al convaleciente e interesarse por su salud.
Por las calles de Caracas ya se pueden ver a seguidores del presidente manifestándose con un cartel que dice «Yo también soy Chávez». Es de prever que en la ceremonia participen estos enfervorizados chavistas, que actuarán como el coro popular de lo que podría convertirse en una «toma de posesión virtual».

Investidura virtual

Frente a esta insólita investidura virtual, la oposición prepara también su protesta por la violación de la Constitución venezolana que establece la presencia física del mandatario para iniciar un nuevo mandato de seis años.
El líder de la oposición, Henrique Capriles, pidió ayer respeto a la Constitución. «Aquí no estamos en Cuba donde se pasan el poder de uno a otro. El pasado 7 de octubre el pueblo votó por una persona y no por su gobierno. La respuesta está en la Constitución. El país está esperando una interpretación clara del texto constitucional. Una decisión equivocada puede contribuir con la anarquía... Y la anarquía no le conviene a nadie en Venezuela», subrayó. Aunque dio a entender que las protestas de la oposición serán muy contenidas: «¿Qué pasaría si convocamos a la mitad del país a la calle? Sería una guerra. No cuenten con la oposición para poner a pelear al pueblo», advirtió. «Ahora, si pretenden alguna acción, habrá una respuesta, pero estamos agotando todas las instancias para que en el país prive la institucionalidad», concluyó Capriles.
La extraña toma de posesión presidencial preparada por el chavismo para cumplir un simple «formalismo» de la Constitución –así lo califican las autoridades del país– por el «motivo sobrevenido» de su enfermedad, busca darle un barniz de legitimidad a la continuación del régimen sin Chávez, dicen los analistas. Como una mala copia del Cid Campeador, cuyo protagonista caribeño con problemas de salud se posesiona del reino desde su complicada convalecencia.

«Yo soy Chávez»

Hasta ahora no ha habido ni una declaración, ni una imagen de Chávez tras su última operación. Pero la popularidad del enfermo ha subido como la espuma. El vicepresidente y heredero designado por Chávez, Nicolás Maduro, ha manipulado su imagen diciendo «yo soy Chávez, soy el hijo de Chávez», y ha montado un espectacular escenario con gigantescas fotografías del líder para la aclamación del líder prevista para este jueves.
Entre los invitados internacionales que han confirmado su asistencia a la investidura virtual está el presidente de Uruguay, «Pepe» Mujica, quien afirmó que vendrá a Caracas para «respaldar al gobierno y pueblo de Venezuela: ahí estaré para que Chávez –gravemente enfermo en Cuba– sea juramentado en la Asamblea Nacional para su tercer mandato».
Evo Morales, presidente de Bolivia, también ha confirmado su asistencia para celebrar el «triunfo» de Chávez en las elecciones de octubre y manifestar su «solidaridad».
La ficticia asunción de Chávez ha trascendido las fronteras nacionales. La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) emitió ayer un comunicado dirigido a la Organización de Estados Americanos en el que advierte sobre la «incertidumbre» en la que viven los venezolanos y alerta sobre «una posible alteración de la Constitución respecto de la jura presidencial del jueves».
Una denuncia y una indirecta petición de ayuda. En la misiva dirigida al secretario de la OEA, José Miguel Insulza, la MUD sostiene que Chávez «no estaría ejerciendo su condición después del 10 de enero. No se trata, como lo han declarado los voceros oficiales, de una continuidad al frente del Ejecutivo, sino de un acto inconstitucional».
......

El opositor les pide «que no se presten al juego político de un partido» y exige al Supremo que actúe en «un conflicto de naturaleza constitucional»

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, ha pedido este martes a los presidentes de la región que «no se presten» a la llamada del partido gobernante (PSUV) y no acudan a los actos convocados para el jueves, cuando debería tomar posesión de su cargo el presidente electo, Hugo Chávez, que permanece hospitalizado en Cuba. «Con el mayor respeto a todos los presidentes de nuestra América Latina, yo le pido a los presidentes que no se presten al juego político de un partido», indicó.
En una rueda de prensa en Caracas, dos días antes de la fecha establecida por la Constitución venezolana para la investidura de Chávez, el ex candidato presidencial y gobernador del estado de Miranda ha pedido al Gobierno que aclare si el mandatario, ganador en los comicios del pasado 7 de octubre, podrá acudir o no al acto. «Lamento mucho que el Gobierno, a 48 horas [de la fecha de la posesión], no sea capaz de decirle a los venezolanos si el presidente Chávez va a estar o no va a estar [...] tomando posesión», afirmó Capriles durante su comparecencia.
El líder opositor ha pedido al Tribunal Supremo que «se pronuncie» sobre una posible ausencia de Chávez el jueves. «No sé a qué esperan los magistrados del Supremo. En estos momentos, en Venezuela, existe sin duda un conflicto de naturaleza constitucional, es necesaria la mediación de esta institución», dijo.

 http://www.abc.es


Hugo Chávez no será juramentado

Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional Venezolana


"El comandante presidente ha pedido informar que, de acuerdo con las recomendaciones del equipo médico (...) el proceso de recuperación postquirúrgica deberá extenderse más allá del día 10 de enero", dijo la carta que fue leída por Cabello.
Al final de un debate en el que se analizó la carta, la mayoría oficialista de la Asamblea aprobó darle un permiso "hasta que pueda volver de la situación sobrevenida" que presenta.
"Presidente Chávez, esta honorable Asamblea le concede a usted todo el tiempo que necesite para atender su enfermedad y regrese a Venezuela cuando la causa sobrevenida haya desaparecido", dijo Cabello luego de aprobado el acuerdo y terminó diciendo: "cuídese, presidente, Dios lo bendiga".
En la misiva enviada por Maduro al parlamento, se solicita que se permita a Chávez juramentarse ante el Tribunal Supremo de Justicia, tal como establece el artículo 231 de la Constitución, aunque no se precisa una fecha.

Ausencia esperada

mural de Chavez en calles de Caracas
La salud del presidente venezolano sigue "estacionaria".
Como indica el corresponsal de BBC Mundo en Caracas, Abraham Zamorano, la confirmación de la no asistencia de Chávez para el día de la toma de posesión no tomó por sorpresa a nadie en Venezuela donde, por el tenor de los últimos reportes sobre su salud ofrecidos por el gobierno, era algo que todos esperaban.
"Lo que si viene es a mitigar parte de la incertidumbre acerca de lo que iba a pasar, ya que hasta horas antes del anuncio, el gobierno decía que no descartaba ninguna hipótesis, incluida la llegada del mandatario", indica nuestro corresponsal.
Aunque no habrá ceremonia de juramentación, el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha convocado un acto popular de respaldo al convaleciente mandatario.
No se han dado a conocer detalles sobre el evento con el que busca "confirmar el triunfo electoral" de Chávez, aunque se informó que los presidente de Bolivia, Evo Morales, y de Uruguay, José Mujica, estarán presentes en Caracas para "expresar solidaridad (…) al gobierno venezolano y su pueblo".

Dudas opositoras

"Si les da ese mandato, ¿por qué no cumplen? Si son los deseos del presidente Hugo Chávez, cumplan. Duélale a quien le duela"
María Corina Machado, opositora
Durante la sesión parlamentaria, el diputado opositor Miguel Ángel Rodríguez, expresó extrañeza porque la misiva anunciando la ausencia del mandatario no fuera enviada o firmada por el presidente Chávez.
Rodríguez aseguró que la bancada opositora tendría "mayor credulidad sobre ese documento" y cuestionó que el tema no fuera debatido horas antes, cuando fue propuesto por su colega María Corina Machado.
El diputado recordó que el propio mandatario al anunciar su recaída la noche del 8 de diciembre indicó que "(el vicepresidente) Nicolás Maduro no sólo debe concluir el período, como manda la Constitución, sino también, en mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total –en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidencial –ser electo como presidente de la República Bolivariana de Venezuela".
"Si les da ese mandato, ¿por qué no cumplen? Si son los deseos del presidente Hugo Chávez, cumplan. Duélale a quien le duela", dijo dirigiéndose a la bancada parlamentaria del PSUV.
Además, aseguró que en los próximos días la bancada opositora solicitará la conformación de una junta médica que determine la circunstancia de salud del presidente Hugo Chávez y se concluya de qué tipo de falta se trata.

"Chávez sigue siendo presidente"

líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles
El líder opositor Henrique Capriles pidió "respetar" la Constitución.
Este martes, poco antes de que se conociera la solicitud del presidente, Henrique Capriles, gobernador de Miranda y candidato del bloque unitario de la oposición derrotado por Chávez en octubre ofreció una conferencia de prensa en la que acusó al gobierno de estar irrespetando la voluntad del propio Chávez.
Capriles se sumó a las tesis de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de que debe ser declarada la "falta temporal" pues el hecho de que el mandatario deje de presentarse a la toma de posesión "no quiere decir que deje de ser presidente".
"El 10 de enero arranca un nuevo período constitucional. En Venezuela no hay monarquía ni el sistema cubano en que uno le pasa el poder a otro. En Venezuela hay elecciones", dijo.
El líder opositor insistió en la idea de que el 7 de octubre "se eligió al presidente de la República, no al vicepresidente que en Venezuela no es por voto popular. El pueblo no votó por Nicolás Maduro ni los ministros, el pueblo votó por el presidente y aceptamos el resultado".
Chávez no ha sido visto en público, ni se ha comunicado directamente, desde que el 11 de diciembre se sometió a una cuarta operación de cáncer en La Habana, Cuba.
El lunes, el ministro de Comunicación e Información venezolano, Ernesto Villegas, informó que la situación del presidente es "estacionaria" y dijo que sigue siendo sometido a un estricto tratamiento.

 

miércoles, 2 de enero de 2013

Entrevista a Miriam Celaya González: "Ninguna revolución nos ha hecho realmente libres.."

Una valiosa entrevista en la cual Miriam Celaya profundiza, de manera muy acertada, en la problematica cubana actual.
......
"En la disidencia estamos acostumbrados a enjuiciar críticamente a los políticos, y eso está bien, pero existe una responsabilidad colectiva en los males de Cuba."
 Por Pablo Pascual Méndez Piña
LA HABANA, Cuba, enero, www.cubanet.org -La historia de la oposición anticastrista transcurre en paralelo con la historia de la represión dictatorial. Los nombres de los miles de procesados, fusilados, torturados, secuestrados, encarcelados, exiliados, depurados, marginados y perseguidos, jalonan hasta su final la novela de esta cruenta y prolongada tiranía. Pero existe una tercera dimensión: La de un pueblo que mira con incertidumbre hacia el viejo régimen -que aún se empeña en apuntalar su resquebrajado “edificio revolucionario”-, y hacia la oposición pacífica, la cual, para muchos, continúa debatiéndose entre la dispersión y la competencia por monopolizar el protagonismo.



Una misma realidad -según Ortega y Gasset- se quiebra en muchas realidades divergentes cuando es mirada desde puntos de vista distintos. Así que a través de consultas informales, hemos formulado siete interrogantes sobre la oposición, derivadas desde los análisis de un académico hasta los interesantes razonamientos de un barredor de calles.
En busca de allanar el camino hacia la compresión de esos diferentes puntos de vista, solicitamos la valiosa ayuda de Miriam Celaya González, Licenciada en Historia del Arte, ex investigadora del Departamento de Arqueología de la Academia de Ciencias de Cuba, periodista digital independiente, administradora del blog Sin EVAsión, y colaboradora regular de publicaciones como Diario de Cuba, Revista Voces, Convivencia y otros.
Miriam accedió amablemente a responder estas 7 interrogantes para Cubanet:
Cubanet: ¿Considera usted que nuestra disidencia permanece atorada en el pasado y fragmentada políticamente?
 
Miriam Celaya: No gusto de los arquetipos, por lo que asumiré que eso a lo que llamas “nuestra disidencia” es la totalidad del muy variado espectro formado por los grupos y partidos opositores de todas las denominaciones, los periodistas independientes y blogueros y otros muchos sectores de la sociedad civil independiente, también múltiple y diversa, toda vez que en ella se cuentan desde bibliotecarios independientes hasta artistas, escritores y animadores de muchos proyectos cívicos. Cuento también como disidencia a todos los cubanos que se sienten inconformes con el modelo político oficial -aunque no lo manifiesten abiertamente, ni estén vinculados a ninguno de los sectores antes mencionados-, y a las decenas de miles de emigrados, con independencia que se les llame “emigración económica” o “emigración política”, porque marcharse de Cuba equivale a rechazar de alguna manera el sistema sociopolítico y económico establecido. La disidencia no es un bloque monolítico y uniforme, así que no me parece adecuado establecer generalizaciones. Ahora bien, una parte de esa disidencia, en efecto, parece anclada en el pasado y evidencia un agotamiento de su discurso. Esto es natural porque -a diferencia de los sectores que basan su trabajo en los proyectos de corte cívico-, los proyectos políticos están obligados a promover alternativas de gobierno para superar los problemas de la nación en su conjunto, están más presionados por el tiempo y deben mostrar resultados en períodos razonables. Por ejemplo, mientras la labor del periodismo independiente es la de informar, denunciar, analizar, difundir, o la de las bibliotecas independientes y otros proyectos cívicos es directa o indirectamente favorecer la formación ciudadana, que son cuestiones permanentes e inagotables, los partidos políticos tienen la aspiración y la obligación de proponer alternativas viables para la realización de elecciones y cambiar el sistema político del país. De lo contrario, no serían partidos políticos. Cuando esas propuestas no surgen, no calan en amplios sectores o no provocan cambios, los partidos políticos se agotan. Hasta el momento no existen o no son visibles los partidos que ofrezcan una alternativa realizable en el enfrentamiento al poder dictatorial, por la naturaleza de la dictadura, pero también porque ha faltado madurez política en la oposición y porque una gran parte de ella -al igual que el propio gobierno al que se enfrenta- está lastrada por males seculares heredados de nuestra idiosincrasia y nuestra historia, como son el caudillismo, el mesianismo, y la inmediatez, entre otros. La fragmentación política yo no la veo como un problema. Toda sociedad democrática está políticamente fragmentada, y eso es saludable, porque permite la variedad de propuestas, la posibilidad de elegir entre ellas, y porque forzosamente los políticos deben competir entre sí, si aspiran a triunfar. Ahora bien, esta fragmentación no debe significar la descalificación del otro o de la otra propuesta, ni impedir las concertaciones y los consensos capaces de elaborar plataformas comunes para hacer frente a la autocracia gubernamental. Estos consensos, lamentablemente, aunque en la actualidad parecen estarse generando entre grupos más o menos numerosos, no se han consolidado, ni todavía constituyen una fuerte alternativa al poder.

CN: ¿La Demanda Ciudadana Por Otra Cuba no es una nueva versión del Proyecto Varela? ¿Hasta qué punto se pierde el tiempo al demandar a un régimen que hace oídos sordos a cualquier propuesta para democratizar el país?


MC: No creo que la Demanda Ciudadana sea una nueva versión del Proyecto Varela. Cada uno de esos proyectos tiene su propia función, y objetivos bien diferenciados. El Proyecto Varela fue el más conocido en su momento -en buena medida gracias a la difusión que logró a partir de la visita del ex presidente estadounidense James Carter a Cuba, quien lo mencionó en el Aula Magna de la Universidad de La Habana- y logró recabar un enorme número de firmas, labor en la que participaron muchos activistas, no solo del Movimiento Cristiano de Liberación, sino también de otros partidos políticos opositores. Pero el Proyecto Varela se amparaba en la propia Ley Electoral de este gobierno, de alguna manera legitimaba esa Ley, con independencia de que tuvo la virtud de atisbar sus grietas y tratar de aprovecharlas en beneficio de la democracia, lo cual es un gran mérito. De cualquier manera, debido a que se basaba en las leyes del propio gobierno cubano, este tuvo la capacidad de hacer el “contra-proyecto”, convocar a la ratificación del socialismo como modelo eterno y recabar ocho millones de firmas dentro de Cuba. La dictadura tiene la posibilidad de modificar o violar sus propias leyes, o simplemente ignorar las demandas legales, de manera que suele sacar ventaja de todo movimiento que trate de maniobrar a partir de las leyes que fueron creadas para perpetuar el poder dictatorial.
Otro aspecto, que pocos tienen en cuenta, es si solo variando el proceso electoral se podrían producir cambios significativos en Cuba. Personalmente, no lo creo. Pienso que lo primero que necesitamos es formar ciudadanos responsables, libres y aptos para asumir el reto de elegir libremente. Es una tarea de muy largo aliento, pero ineludible. El nuestro es un pueblo signado por el temor, la desconfianza y la orfandad cívica, problemas fuertemente acentuados a lo largo de más de medio siglo de poder totalitario. La sociedad carece de referentes democráticos y tampoco hubo arraigo de cultura cívica en los años de República que antecedieron al castrismo. Me atrevería a afirmar que si la semana próxima se realizaran elecciones libres en Cuba, la gente no tendría muy claro por quién votar, por más que el actual régimen esté agotado. Una sociedad huérfana de civismo no es precisamente el mejor escenario para elecciones, si se quiere lograr una democracia verdadera y estable. Magnificar la utilidad de las elecciones como vehículo para lograr la democracia en Cuba, me parece una ingenuidad política que tuvo el Proyecto Varela, y créeme que este criterio me ha traído enconados críticos hostiles entre los propios opositores, porque a fin de cuentas los cubanos, como ocurre con el gobierno, solemos vibrar en polos: si cuestionas algún proyecto disidente, eres “el enemigo”, “estás rompiendo la unidad” (que nunca ha existido), o “estás trabajando para el gobierno”. También ocurre que existe entre nosotros la tendencia a esperar soluciones rápidas o mágicas, sin esforzarnos mucho. Claro que sería menos fatigoso si nuestros numerosos y acuciantes problemas terminaran después de unas elecciones, pero esto no es realista. Después del castrismo y de las elecciones democráticas que algún día se realizarán, se iniciará una etapa de duro bregar si queremos consolidar una Cuba democrática, de eso no duda ningún político serio.
Otro es el caso de la Demanda Ciudadana, que se fundamenta sobre la existencia de Pactos internacionales, refrendados en la ONU, y que fueron firmados por el gobierno cubano. La dictadura no tiene la menor posibilidad de cambiar esos Pactos, por lo que de cierta forma está políticamente entrampada: o ratifica los Pactos que firmó, en febrero de 2008, con las consecuencias que se derivarían de una apertura a ciertas libertades dentro de la Isla, o queda expuesta la falta de voluntad política de este gobierno para cumplir con los compromisos internacionales contemplados de manera general en la Declaración Universal de Derechos Humanos, de la cual es signataria, y en particular en los Pactos. Esto implica un elevado costo político que, al parecer, el régimen está dispuesto a pagar, pero tiene consecuencias a mediano y largo plazo. La Demanda es también más amplia, más inclusiva que el Proyecto Varela, al abarcar todos los males que afligen a Cuba, porque no se ciñe al mero aspecto electoral.
Puesto en perspectiva, el Proyecto Varela fue más “práctico” e inmediato, mientras la Demanda Ciudadana es más bien simbólica, aunque resulta también más abarcadora y generaliza en aspectos que podrían dar al traste con el sistema si realmente se ratificaran esos Pactos. Por supuesto, no creo que el gobierno los vaya a ratificar, de ahí su carácter simbólico: una acción cuyo principal valor es demostrar la hipocresía del gobierno cubano y la orfandad cívica de este pueblo. Tanto el Proyecto Varela como la Demanda Ciudadana, con sus aciertos o limitaciones, son válidos en tanto apuestas por la democracia y como propuestas que se basan en presupuestos cívicos y no en ideologías. Cada una de estas acciones es hija del momento que les corresponde, si bien el Proyecto Varela fue más coyuntural, la Demanda Ciudadana, al basarse en acuerdos universales, tiene un carácter permanente. Pero en esencia, ninguno de estos dos proyectos constituye una fórmula mágica que encierre en sí el elíxir de la democracia, ni presuponen la única vía para horadar el muro de la dictadura. Ambos son pasos o propuestas parciales de un todo mucho más complejo.
En cuanto a si demandar al gobierno cubano, que hace oídos sordos, resulta una pérdida de tiempo, yo no lo creo. ¿Cuáles serían si no las alternativas? ¿Sublevaciones, violencia, lucha armada, terrorismo, guerra civil, emigrar todos? No. La violencia solo generaría mayor violencia en una sociedad cargada de rencores, ya muy fracturada y sesgada por la polarización de medio siglo de dictadura, huérfana de derechos, de civismo y de instituciones independientes o al menos autónomas. La violencia no es una opción: sería el fin de la nación cubana. Existen numerosos ejemplos de demuestran la superioridad de la resistencia cívica frente a la fuerza de la violencia. Ciertamente el camino cívico es más largo, pero la paz y la democracia se consolidan y sanan mejor las heridas y cicatrices. Hay que escapar de la tentación de las soluciones “rápidas y radicales”, porque los resultados son muy engañosos. El principal ejemplo lo tenemos en casa: en julio de 1953, se produjo un violento asalto a un cuartel del ejército constitucional; en diciembre de 1956, se inició una breve guerra de guerrillas; y en enero de 1959, la revolución tomó el poder por la fuerza. Bastaron menos de seis años para que una camarilla se adueñara del país, se entronizara en el poder y sostuviera, hasta hoy, por la fuerza de la represión y por la violencia: no tenemos ni paz ni democracia, y cada vez se abre más la brecha entre los poderosos y la sociedad en su conjunto, pese a que el proyecto revolucionario llegó a implicar en su momento a una gran mayoría de la población cubana.

CN: ¿Cree Ud. que el movimiento de oposición ofrece realmente una alternativa política para Cuba, o solo aspira a que el régimen introduzca cambios democráticos?

MC: Otra vez te digo que no me gusta partir de estereotipos. No existe un “movimiento de oposición en Cuba”, sino múltiples grupos opositores que no se inscriben en lo que pudiera llamarse un movimiento. Un movimiento, creo, debe contar al menos con esenciales mínimos, como una plataforma común, un programa o propuesta concertada, una estructura consensuada y cronogramas para el cumplimiento de ese programa. Eso no existe en Cuba. Sin embargo, sí creo que algunos proyectos de oposición tienen propuestas interesantes. La oposición no “espera que el régimen introduzca cambios democráticos”. Ninguna dictadura introduciría voluntariamente cambios que tarde o temprano la llevarían a la pérdida del poder político, y eso los opositores lo saben bien. Pese a todas las limitaciones, la oposición ha estado forzando a este gobierno para los cambios, al demostrar que en Cuba sí existen propuestas y sectores contrarios a éste, y al sostener una resistencia que ha estado creciendo y diversificándose en los últimos años.
En cuanto a si la oposición constituye una alternativa política al gobierno, no creo que hayamos conseguido eso, al menos no en la magnitud que necesitamos. Sin embargo, estamos asistiendo a un proceso interesante: en la actualidad, el gobierno conserva todo el poder, el ejército, la policía, las instituciones, los medios de difusión y la descalabrada economía, pero tampoco ofrece una alternativa para remontar la crisis. Las llamadas “reformas raulistas” y los obsoletos lineamientos resultantes del último congreso del PCC no pueden considerarse ni remotamente una alternativa. Más bien son una retórica del pasado, el canto de cisne del viejo poder guerrillero. El gobierno está políticamente agotado y resulta incapaz de renovarse. Esto podría suponer un escenario político favorable al surgimiento de alternativas desde la oposición. Tengo la impresión de que la disidencia se está renovando y enriqueciendo mientras el poder gubernamental solo se recicla e involuciona dentro de la misma casta y aproximadamente con las viejas recetas, apenas con algún retoque de ocasión. Es posible que en estas condiciones se produzca también una renovación de las alternativas de la disidencia y surjan nuevos líderes y nuevas propuestas, quizás alianzas y plataformas políticas interesantes. Hay que estar preparados por si ese “renacimiento opositor” (llamémosle así) se produce.

CN: Según encuestas informales, 7 de cada 10 consultados creen que la oposición representa la única esperanza de lograr cambios democráticos en Cuba. Pero, ¿no es hora de que le ofrezca al pueblo un programa político más sólido y coherente?

MC: Mira, las encuestas suelen ser veleidosas, sobre todo en un país donde las personas están acostumbradas a ocultar, o enmascarar, lo que realmente piensan. Por demás, las encuestas informales solo permiten aproximaciones igualmente informales a los fenómenos de que se trata. La mayoría de la gente común que conozco rehúsan la opinión o el compromiso político, hay una especie de displicencia: “A mí la política no me interesa”, dicen algunos, y con esto se sienten sabios y prudentes, o quizás creen que así se ponen a salvo de una realidad que nos asfixia a todos. No obstante, incluso para aquellos que no creen siquiera que la oposición constituya una esperanza para la democratización de Cuba, lo que sí está demostrado es que el gobierno agotó sus posibilidades y hoy es un freno a la esperanza. Hay quienes creen que cualquier cosa es mejor que este gobierno―lo cual, al menos en mi opinión, es también muy peligroso—, pero sí creo que en la oposición hay propuestas y figuras valiosas y es el sector que ha estado acogiendo y fomentando durante muchos años―con sus aciertos y desaciertos—los gérmenes de la futura democracia cubana. Claro que habrá otros sectores que se irán incorporando. Me alienta ver muchos rostros nuevos y jóvenes que tienen voz y criterios, que no piden permiso ni disculpas para expresar sus ideas y que no tienen compromiso histórico alguno con las viejas clases dirigentes. Jóvenes que se sienten capaces y libres, lo cual dista mucho del espíritu obediente y agradecido que pretendieron (y en muchos casos lograron) inculcar a generaciones anteriores. Creo que ellos traerán ideas valiosas que aportarán a la democracia, y también tributarán energía y esperanzas a esta Cuba agónica.
Para ofrecer un programa político sólido y coherente, es preciso que haya individuos políticos, es decir, ciudadanos. Tú preguntas si no es hora de que la oposición le ofrezca un programa político coherente al pueblo. Yo, por mi parte, creo que va siendo hora de que el pueblo sea capaz de exigir derechos y propuestas a los políticos, a los que están ahora y a los que vendrán después. En la disidencia estamos acostumbrados a enjuiciar críticamente a los políticos, y eso está bien, pero existe una responsabilidad colectiva en los males de Cuba. Existe una predisposición muy extendida que tiende a victimizar al pueblo, como si éste fuera una amorfa criatura subnormal: los pobres cubanos que sufren de una dictadura, el sufrido pueblo avasallado y aterrorizado bajo la bota de los tiranos, debe ser liberado. Pero victimizar a todo un pueblo es un principio mesiánico que apenas disimula una vanidad desmedida. Es, sobre todo, subestimarlo, dar por establecida su incapacidad para la toma de decisiones. Así que yo prefiero no adoptar posiciones condescendientes, y suelo devolver la pelota: cuando cualquier cubano me pregunta qué estamos haciendo los disidentes para cambiar las cosas, yo le pregunto a mi vez, “¿y qué estás haciendo tú?” Un sujeto que no cree en el sistema pero pertenece al CDR, paga el falso sindicato, asiste a las marchas y actos oficiales y vota en las llamadas elecciones, no tiene autoridad moral para exigir que otros cambien las cosas para él. Eso es sencillamente inmoral. Es decir, me parece que enfrentar a la gente a su propio espejo es una terapia de choque necesaria, por mal que pueda caer, porque en el fondo de mi conciencia estoy convencida de que nadie está suficientemente calificado para liberar a toda una nación cautiva, sea de un tirano o de sí misma.
En cuanto al porvenir, el programa político más promisorio podrá surgir en un momento cualquiera, quizás antes de lo que imaginamos, pero entonces deberemos tener los ciudadanos capaces de llevarlo a vías de hecho. No sería ningún logro tener un pueblo-rebaño que deja de acatar un viejo programa, de un arcaico partido obsoleto, para someterse mansamente a otro programa y a otro partido que eventualmente también envejecerán. Es preciso eliminar el síndrome del rebaño, hay que ayudar a transmitir a la gente el virus del ciudadano. Solo cuando los propios individuos libres sean los centinelas de la democracia los programas políticos tendrán valor y un sentido real. No sé si esto responde a tu pregunta.

CN: Seguimos creyendo en el apotegma de que “las revoluciones solo las hacen unos pocos”, ¿es posible que las mismas contrariedades de hace más de un siglo atrás, como el caudillismo y la tozudez política, sean los arrastres vernáculos que impiden la fundación de un proyecto de oposición política verdaderamente moderno?

MC: Pero es cierto que las revoluciones las hacen unos pocos, siempre ha sido así, porque las ideas que movilizan masas suelen surgir de élites. Mira la propia Historia de Cuba: un grupo de hacendados hizo estallar la Revolución de Yara, en 1868. Martí y un reducido grupo de patriotas fueron los animadores principales de la Revolución del 95. Y más tarde, Fidel Castro y una pandilla de revolucionarios, no solo sacaron del poder a Batista, sino que se apoderaron del país e instauraron la más larga dictadura de este Hemisferio. Fíjate si un grupo élite puede ser poderoso, que todavía están ahí: desgastados, ancianísimos y con la salud quebrantada, pero dominando férreamente a una población en la que más del 70% de los individuos nació después de 1959, es decir, que no participaron de la revolución ni le pidieron a nadie que la hiciera para ellos. Ninguna revolución nos ha hecho verdaderamente libres, ni nos ha deparado democracia. Para ser honesta debo decirte que no apruebo las revoluciones, tengo serias reservas con ellas en tanto procesos vertiginosos y generalmente violentos, con un alto poder destructivo, con una alta cuota de muerte y de dolor. Muchas veces constituyen más un retroceso que un progreso, y eso lo hemos experimentado en carne propia los cubanos. Prefiero apoyar una evolución gradual, concertada y pacífica, que formar parte de una revolución social.
En cuanto al caudillismo y la tozudez política, son arrastres vernáculos, que lastran la fundación de un proyecto político desde la oposición. También lastran al gobierno. Y te diría que hay otros arrastres, de los que casi nadie quiere hablar, pero están ahí, horadando las bases de casi todo y en el más profundo “yo” de muchos: el mesianismo (ya antes lo mencioné), la egolatría, la corrupción, el nepotismo, la falta de visión política, la incapacidad para asimilar la crítica, la irresponsabilidad cívica, la inmadurez… y quizás una docena de adornos más. Una de las limitaciones mayores que padecemos, es el desconocimiento de nuestra propia historia. Por ejemplo, ¿podrías creer que hay muchos opositores, incluyendo líderes, que desconocen cuántas constituciones han existido en Cuba? Y por si tamaña ignorancia no fuese suficiente, te espetan sin más ni más que eso ya pasó, que lo que importa es fundar una Cuba nueva y diferente. Es grave, porque alguien muy sabio dijo con mucho acierto que ignorar la historia conduce a repetir los errores del pasado, pero esa es la realidad nuestra. Hay quienes incluso irrespetan a los próceres fundadores hasta el desprecio. Mira, no se trata de rendir culto a la personalidad o magnificar al héroe por sobre el hombre, pero toda nación es heredera de una historia, o no es una nación. Nos falta arraigo, es la verdad.

CN: Sobre la influencia política de las naciones de occidente, como Estados Unidos y la Unión Europea, ¿hasta dónde cree que pueda resultar positiva para un nuevo enfoque de nuestra soberanía y democracia en particular?

MC: Creo que todo proceso político puede y debe asimilar las enseñanzas y experiencias positivas de otras naciones. Estamos en tiempos de globalización, y eso no solo es inevitable, sino que no tiene por qué ser negativo. Las influencias foráneas no significan necesariamente la renuncia a la soberanía, como lo demuestran numerosos procesos de la historia pasada y reciente. En particular los escenarios de la postguerra, después de la Segunda Guerra Mundial, con el nuevo mapa político mundial; el fin de la Guerra Fría y, más recientemente, los procesos de democratización que se han estado produciendo desde 2010 en el mundo árabe, entre otros, demuestran que la democracia en cada caso recibe influencias variadas y asume características autóctonas, a la vez que puede insertarse armónicamente en el panorama global. No existen democracias “puras”, ni soberanías sin influencias foráneas. De hecho, nunca han existido.
Ahora bien, Cuba es una nación de Occidente, de manera que la influencia de democracias de estilo occidental no solo son las más afines a nuestra propia idiosincrasia y cultura, sino también se acercan más a lo que aspira la mayoría de los cubanos. Por supuesto que los actuales paradigmas son las naciones más desarrolladas, EEUU y la Unión Europea, lo cual no debe excluir algunas experiencias interesantes en nuestra región y en otras partes del mundo. Estoy pensando, por ejemplo, en los avances que se han logrado en países como Brasil y los espacios de democracia que se han venido consolidando en Chile en las últimas décadas, por ponerte solo ejemplos.

CN: Si en Cuba se produjera un cambio brusco de régimen, ¿la oposición cubana estaría preparada para lidiar con las nuevas circunstancias? ¿Están aptos para gobernar el país? ¿Hay opositores presidenciables?

MC: Es una pregunta bastante difícil de responder en las circunstancias actuales, e imposible de agotar en un espacio reducido. Creo que sería mucho mejor propiciar un debate amplio con variedad de opiniones, pero trataré de pensar en voz alta, aun sabiendo que mi respuesta será incompleta e insuficiente. En mi opinión, por el momento no parece que vaya a producirse un cambio brusco de régimen en Cuba (aunque tampoco se puede descartar esa posibilidad). Todo indica que, en ausencia de instituciones y propuestas capaces de asumir todo el cambio, lo más adecuado sería establecer una mesa de diálogo entre el gobierno y los representantes de todo el espectro opositor y la sociedad civil alternative; pero esto es, sin dudas, una visión ideal. Estoy pensando que lo mejor sería algo así como lo ocurrido en Polonia, por ejemplo, un paradigma de la transición pacífica. El caso checo es otro ejemplo feliz, y el de España en su momento, ya algo distante en el tiempo. Claro que en esos casos existían sólidas estructuras cívicas contenidas en la propia cultura y tradición de esos pueblos, que no es nuestro caso. El gobierno cubano no se siente suficientemente presionado por la oposición como para reconocer en ella un interlocutor. Por otra parte, no quiere ceder un ápice en el poder, ni reconoce sus propias limitaciones, lo que alarga la agonía del régimen, pero también la nuestra. No obstante, aunque los cubanos ciertamente no tenemos un sindicato Solidaridad, tampoco podemos ignorar la presencia de una oposición pacífica que ha sido capaz de sostenerse a lo largo de muchos años, ni ignorar el surgimiento y crecimiento exponencial de muchos grupos de la sociedad civil independiente que son importantes actores del cambio y traen sus propias agendas. La Cuba de hoy no es igual a la de hace apenas cinco años, mucho menos a la de los años 90’.
En la actualidad estamos asistiendo a una realidad muy cambiante en Cuba. Algo ha comenzado a moverse y hay coyunturas que pueden transformar de momento todos los escenarios. Por ejemplo, ahora mismo la situación de salud del presidente venezolano puede marcar un cambio en cuanto a los subsidios petroleros de esa nación, que mantienen en el poder a la dictadura cubana. Un elemento por sí solo no determina los cambios, pero combinado con otros factores, como la crisis del sistema, la ausencia de un proyecto gubernamental viable, la desesperanza y falta de confianza en las estructuras y propuestas oficiales, sumado al aumento de los sectores inconformes, podría desembocar en una salida impredecible, tan frágil como eso puede resultar el tambaleante equilibrio del poder en la Isla. Por supuesto que no conocemos todas las cartas de esta complicada baraja y los pronósticos siempre son imprecisos cuando de política se trata, más aún en un país donde el secretismo es el signo de la “información” y la gente no tiene acceso a las comunicaciones y a la prensa, más allá de la oficialista.
Creo que, llegado el momento, la oposición―o al menos algunos sectores de ella— asumirán su papel. Habrá un auge de grupos opositores y veremos surgir numerosos partidos de las denominaciones más diversas, pero a mediano o largo plazo prevalecerán los más preparados y maduros, los más inclusivos y los que reciban mayor apoyo. Será un muy interesante escenario donde habrá también una gran lucha de intereses, será difícil y complejo, pero cuento con que existirá la libertad de expresión y de prensa, que jugará un papel protagónico en la formación y divulgación de la opinión ciudadana. Si los opositores están aptos o no para gobernar el país, está por verse, pero merecen la oportunidad de demostrarlo. Pienso que hay muchos líderes potenciales que no han emergido o no son visibles aún. En todo caso, creo que lo más importante será formar una nación apta, entonces tendremos políticos aptos.
ENLACE: http://www.desdecuba.com/sin_evasion/

martes, 1 de enero de 2013

"Si Chávez se muere, volverán los apagones"


El día después de Chávez

Por: Pablo Méndez
LA HABANA, Cuba, enero, www.cubanet.org -“Sí Chávez se muere, volverán los apagones”, afirmó un panadero habanero mientras despachaba la cuota de pan de la libreta de racionamiento. “Tienen que salvarlo, si no, volveremos al periodo especial”, comentaba otro paisano, sentado en una parada de ómnibus, donde llevaba más de una hora esperando la ruta 8. Por cuarta vez, el presidente bolivariano ha sido intervenido quirúrgicamente, y por cuarta vez, escuchamos los estribillos de que se recuperará del cáncer que lo mantiene alejado de Miraflores. Y en Cuba comienza a cundir el pánico, en palacio y en la calle.
La salud de Chávez se ha convertido en una prioridad para la televisión cubana, capaz de interrumpir su programa de máxima audiencia, la telenovela brasileña, para dar alguna información al respecto. Entretanto, los noticiarios estelares son encabezados frecuentemente con irrupciones del furibundo vicepresidente Nicolás Maduro, quien, en su última aparición, arremetió contra los medios de derecha que han desmentido las noticias optimistas sobre el estado del paciente.
Y es que Hugo Chávez les “cayó del cielo” a los Castro. Ha representado la tranquilidad económica de la familia durante 14 años. En el momento crucial, asumió la función de mantener a este engendro disfuncional que llaman “revolución” que había quedado huérfano -y desheredado- con la muerte de la Unión Soviética, que lo mantuvo con sus enormes subsidios durante 30 años. El demencial presidente de la nación tercermundista, que le ha sacado sustanciales dividendos al alza de los precios del petróleo, nunca ha escatimado a la hora de derrochar dinero para la manutención de nuestra vieja dictadura y la felicidad de su “maestro” Fidel Castro.
A pesar del optimismo que el gobierno venezolano intenta insuflar a los chavistas -quienes con banderitas rojas y lágrimas en los ojos, escenifican escenas que parecen más propias de Pyongyang que de Caracas-, en Cuba cunde el pesimismo, el pánico silencioso y sin lagrimones, pero igual de dramático, sobre todo por parte del gobierno.
La insistencia en buscar petróleo a como dé lugar, a más de 6 km de profundidad -extracción que estaría en los límites de lo rentable-, evidencia la desesperación del régimen cubano ante la posible catástrofe. También las recientes reformas en las leyes migratorias parecen estar dirigidas a la apertura de las válvulas de escape antes de tiempo, para prevenir posibles revueltas, como las de 1994, a causa de la debacle económica que podría sobrevenir si Chávez faltara.
Aunque la cúpula dirigente está consciente de que los días de Chávez en el poder –y en el mundo- están contados, el show continúa. Particularmente llamativo fue el circo de tres pistas montado en la Catedral habanera, donde un grupo de militares cubanos, con sus charreteras repletas de estrellas, y sus pechos cargados de condecoraciones, fueron enviados por su jefe a rezar disciplinadamente, como beatos de sacristía, por la salud de Chávez. Si no fuera tan patética la foto, daría hasta risa pensar que cada uno de esos “devotos cristianos” lleva en el bolsillo un carné del Partido Comunista; sí, de ese mismo partido que desde que éramos pioneritos nos enseñó que “la religión es el opio de los pueblos”.
Chávez, por supuesto, tampoco es de fiar, y cualquier cosa puede suceder. Un hombre que, con la cruz en la mano, le pide a Dios que le conceda más vida para seguir “sirviendo” a su pueblo, y al mismo tiempo oculta los pormenores de su enfermedad a aquellos que lo eligieron, sólo puede ser un digno alumno de su satánico maestro.
Según dicen, los mayas predijeron que el mundo se acabaría el 21 de diciembre del 2012, pero obviamente se equivocaron. Ahora, si ser mayas, ni saber nada de calendarios, cualquier cubano de la calle sabe que si Chávez muere, es muy probable que, aunque no se acabe el mundo, en Cuba se acaben muchas cosas en el 2013.

El día después de Chávez
Pablo Méndez
http://www.cubanet.org


Hugo Chávez, en coma inducido

Hugo Chávez ha entrado en los últimos días en un coma inducido, con las constantes vitales muy debilitadas, mantenidas gracias a la asistencia artificial procurada por el hospital de La Habana en el que fue internado. Fuentes consultadas por ABC aseguraron el lunes que se había programado una próxima desconexión de la asistencia artificial que prorroga la vida del presidente venezolano. Esa desconexión, con resultado previsible de fallecimiento, podría producirse en cualquier momento.
Las autoridades venezolanas aseguran que Chávez sigue con vida, aunque parecen estar preparando al país para la noticia de la muerte del líder bolivariano. Su yerno y ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, dijo que Chávez había llegado al final del año «tranquilo y estable». Por su parte, el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, indicó el domingo que su situación era «delicada».
Desde hace varios días, el estado de salud de Chávez se considera crítico, con sus funciones vitales asistidas artificialmente a raíz de la operación a la que fue sometido el 11 de diciembre debido al avanzado cáncer que padece y de las complicaciones del postoperatorio provocadas por una infección.
Con fiebre constante, pérdida de conciencia y sin responder a los antibóticos, el presidente venezolano llegó a final de año en cuidados intensivos, sin ingerir nada sólido desde que fue operado hace tres semanas, con «ano contra natura» y alimentación intravenosa debido a la extracción de casi medio metro de intestino, de acuerdo con fuentes de inteligencia con acceso a su equipo médico. También sus funciones respiratorias se encontraban asistidas artificialmente tras la traqueotomía a la que fue sometido por una infección que motivó la retención de líquido en los pulmones. Ese cuadro se completa con insuficiencia renal.
En la operación llevada a cabo el día 11 para extirparle cuatro cultivos cancerígenos de pelvis e intestino, al presidente venezolano le fueron extraídos 43,4 centímetros de intestino delgado. Una biopsia llevada a cabo durante la cirugía también detectó células cancerígenas en las paredes internas del intestino y en la vejiga.
La operación, realizada por un equipo médico llegado expresamente de Rusia, con asistencia de médicos cubanos, también comprobó que la metástasis en hueso y médula espinal seguía progresando a paso constante. En condiciones normales esto hubiera requerido probablemente un próximo trasplante de médula, pero su estado ya tan deterioradono ha permitido más actuaciones.
http://www.abc.es/
.....
Epitafio para un moribundo.
 Pasaras a la historia como un traidor y un cobarde
Impresionante, profunda despedida de Nancy Iriarte Díaz a su ex esposo Hugo Chávez, publicada hace unas semanas en uno de los periódicos venezolanos de mayor circulación “El Universal”.

“Algunas consideraciones sobre tu muerte: No quiero que te marches de esta vida sin antes despedirnos, porque has hecho un mal inmenso a mucha gente, has arruinado a familias enteras, has obligado a legiones de compatriotas a emigrar a otras tierras, has vestido de luto a incontables hogares, a los que creías tus enemigos los perseguiste sin cuartel, los encerraste en ergástulas que no lo merece ni un animal, los insultaste, los humillaste, te burlaste de ellos, no solo porque te creías poderoso, sino inmortal… porque el fin de los tiempos no era contigo.
Pero llegó tu turno, los plazos se acaban, el término de tu contrato llega a su fin, tu “ciclo vital” se apaga poco a poco y no de la mejor manera; probablemente morirás en una cama, rodeado de tu familia, asustada, porque va a tener que rendir cuentas una vez que des tu último aliento, te vas de esta vida lleno de angustia y de miedo, allí van a estar los curas a quienes perseguiste e insultaste, los representantes de esa Iglesia que ultrajaste a placer, claro que te van a dar la extremaunción y los santos óleos, no una, sino muchas veces, pero tú y ellos saben que no servirá de nada, es solo para calmar el pánico que hace presa a tu alma ante el momento que todo lo define.
Mueres enfermo, padeciendo el desahucio, las complicaciones inmunológicas, los terribles efectos secundarios de las curas que prometieron alargar tu vida, tus órganos se van apagando uno a uno, tus facultades van perdiendo el brillo que las caracterizaba, tus líquidos y efluvios son colectados en bolsas plásticas con ese hedor a muerte que tanto te repugna.

Dime si en este momento, antes de que te apliquen una nueva inyección para calmar los dolores insoportables que padeces, vale la pena que me digas que no te pueden quitar lo bailado, ¡ah! los viajes por el mundo, los maravillosos palacios que te recibieron, las paradas militares en tu honor, las limousines, los títulos honorarios, los pisos de los hoteles cinco estrellas, las fastuosas cenas de Estado… dime ahora que vomitas la papilla de auyama que te tratan de dar las enfermeras, si era de eso de lo que se trataba la vida, pues ese brillo y el oropel ya no están entre los monitores y máquinas de resucitamiento que te rodean, esas marchas y aplausos ahora son tonos y alarmas de sensores que regulan tus signos vitales que se hacen más débiles.
¿Puedes escuchar al pueblo de tu país afuera de tu cuarto?… debe ser tu imaginación o los efectos de la morfina, no estás en tu patria, estas en otro lado, muy lejos, entre gente que no conoces… sí, estás muriendo en tu propio exilio, entre una banda de pilluelos a quienes les has tratado de entregar tu propio país, tus últimos momentos los pasarás entre chulos y estafadores, entre tu corte de aduladores que solo te muestran afecto porque les dabas dinero y poder, todos te miran preocupados y con rabia, nunca dejaste que ninguno de ellos pudiera tener la oportunidad de sucederte, ahora los dejas al descampado y tu país al borde de una guerra, ¿Era eso lo que querías? ¿Fue esa tu misión en esta vida? Olvídate del cuento de los pobres, ahora hay más pobres que cuando llegaste al poder, olvídate de justicia e igualdad cuando prácticamente le entregaste el país a una fuerza extranjera que ahora tendremos de desalojar a la fuerza y a costas de más vidas.

Tengo la leve impresión que ahora sabes que te equivocaste, creíste en un cuento de camino y te creíste revolucionario, y por ser revolucionario… inmortal, convocaste a tu lado a los muertos, a tus héroes, a esos fantasmas que también creíste con vida, a Bolívar, al Che, a Fidel, al Marx que nunca conociste y que recomendabas su lectura… el andar con muertos te llevó a la magia y a los babalaos, te metiste a jurungar tumbas, y a ofrendarle a una corte de demonios y malos espíritus que ahora te acompañan… ¿Sientes su presencia en el cuarto? Vienen a cobrar, a recoger lo único que tenía valor en tu vida y que tan malamente apostaste por la oscuridad y el mal, tu alma.

Bueno, me despido, solo quería que supieras que pasarás a la historia como un traidor y un cobarde, que no rectificaste cuando pudiste, te dejaste llevar por tu soberbia, por tus ideales, por tu ideología renunciando a los más preciado, a tu libertad y a la libertad de los otros, y la libertad nos hace humanos.
El Socialismo solo funciona en dos lugares: en el Cielo, donde no lo necesitan, y en el Infierno, donde ya lo tienen”



Nancy Iriarte Díaz
Link a la nota original: http://unidosxlahispanidad.blogspot.com.ar/2012/12/despedida-hugo-chavez-de-nancy-iriarte.html

domingo, 30 de diciembre de 2012

Nicolás Maduro confirma que el estado de salud de H. Chávez sigue siendo delicado

El vicepresidente ha ofrecido una rueda de prensa desde La Habana

El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha confirmado este domingo que el estado de salud del presidente, Hugo Chávez, sigue siendo delicado tras haber sufrido varias "complicaciones" de última hora, en una comparecencia realizada desde La Habana (Cuba).
,.....


Maduro confirma nuevas complicaciones en la salud de Chávez


El vicepresidente ejecutivo Nicolás Maduro desde La Habana, acompañado de una de las hijas del mandatario, Rosa Virgina Chávez Colmenares, del ministro Jorge Arreaza y de la Procuradora Cilia Flores, expresó que la salud del Presidente Hugo Chávez es delicada luego de varias complicaciones surgidas en los últimos días...

El vicepresidente ejecutivo Nicolás Maduro habló desde La Habana
El VicePresidente volvió a leer un comunicado escueto donde no hubo detalles acerca de la situación real de salud del mandatario y tampoco un reporte médico:
"El gobierno de la Republica Bolivariana de Venezuela, cumple con el deber de informar al pueblo venezolano sobre la evolución clínica del presidente Hugo Chávez, practicada en La Habana, Cuba, el pasado 11 de diciembre. Como es sabido, el día 28 de diciembre viajamos a La Habana por instrucciones del Comandante del Presidente (...) "Fuimos informados sobre nuevas complicaciones surgidas como consecuencia de la infección respiratoria ya conocida. El día de ayer (29 de diciembre) nos reunimos con su equipo médico y sus familiares más allegados".
"Hace unos minutos estuvimos con el presidente Chávez, nos saludamos, y él mismo se refirió a estas complicaciones. Tuvimos la oportunidad de darle parte sobre la situación nacional: las exitosas jornadas de las tomas de posesión de los gobernadores bolivarianos y la acogida de su mensaje de salutación de fin de año a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana".

EDC
http://diariodecaracas.com
......

Los militares se convierten en el árbitro de transición venezolana

Los aspirantes a suceder a Chávez intentan ganar el favor de las Fuerzas Armadas

Caracas

“Aquí hay una revolución militar en marcha y debe ser permanente, no puede detenerse”. El sentido de la frase debía resultar inequívoco. La pronunció Nicolás Maduro, vicepresidente de Venezuela y señalado sucesor por Hugo Chávez en caso de que este, convaleciente todavía en Cuba de su cuarta operación desde que en junio de 2011 se le detectó un cáncer, no esté en capacidad de asumir su tercer mandato presidencial el próximo 10 de enero.
Pero Maduro la leyó de un texto que atribuyó a Chávez y en el que exhorta en términos imperativos a mantener la doctrina militar bolivariana. Muchos analistas echaron de menos en el recado la redacción típica del presidente venezolano. También contribuyó al escepticismo sobre la autoría del mensaje el hecho de que se leyera durante una salutación a las guarniciones militares el 28 de diciembre, Día de los Inocentes, cuando por tradición en el país se gastan bromas para cazar a distraídos.
El Ejército tiene el control logístico de funciones vitales del Estado
Esta vez la fecha fue ocasión de indicios explícitos sobre la importancia que las Fuerzas Armadas van adquiriendo como árbitro en la lucha por el poder que se gesta en el interior del chavismo. Con una sutileza que pocos le atribuirían, en el mismo acto militar se hizo presente Diosdado Cabello, exteniente del Ejército y actual presidente de la Asamblea Nacional, rival de Maduro en la línea sucesoria, vestido con una casaca verde oliva de tinte castrense. A la misma hora, el diario brasileño Folha de São Paulo, daba a conocer una entrevista con un antiguo ideólogo de la revolución bolivariana, el académico alemán Heinz Dieterich, quien desde México, donde reside, aseguró que “los cubanos no tienen influencia en la sucesión. Los militares leales a Chávez, este sí es el factor clave”.
En Venezuela se ha dado inicio a la transición. Ya no parece decisivo si el presidente Chávez logra recuperarse de su reciente operación. Aun en ese caso, se da por hecho que, tarde o temprano, quedará incapacitado por el cáncer para completar el periodo hasta 2019. Hoy, 31 de diciembre, Chávez acumulará 110 días de tratamiento en La Habana, uno de cada cinco días del último año y medio de su gestión. En previsión de un desenlace fatal, los periódicos tienen preparados sus obituarios. Es una hipótesis que el propio Chávez dejó entrever en su última aparición pública.
La sucesión ha comenzado. Ya no parece decisivo que Chávez se recupere
En cualquier escenario, el visto bueno militar parece imprescindible. No tanto por su poder de fuego, sino por el control logístico y administrativo que las Fuerzas Armadas mantienen sobre funciones vitales del Estado. En el Gabinete, los militares ocupan tres carteras. Once exoficiales o suboficiales, designados como candidatos del oficialismo por el propio Chávez, fueron elegidos hace dos semanas gobernadores de otras tantas provincias de las 23 que conforman Venezuela.
Pero, además, los militares se han integrado de manera orgánica en la conducción del aparato paraestatal de asistencia y control social. Se trata de un “cuerpo biopolítico”, tal como lo califica, echando mano a un término acuñado por Michel Foucault, la psicóloga política Colette Capriles, profesora de la Universidad Simón Bolívar. El chavismo, en su aprendizaje durante 14 años de Gobierno, fue capaz de dar forma a una institucionalidad que funciona: las misiones, las redes de distribución de alimentos. “Este régimen se plantea cambiar y ordenarle la vida a las personas”, señala Capriles, “y para ello ha construido un eficaz sistema de localización y movilización de los individuos a través de organizaciones a las que deben adscribirse, a veces sin su voluntad, que los van llevando desde la cuna a la tumba”.
Si el sector castrense quiere influir en la deriva política de Venezuela, no tendrá que hacerlo a cara descubierta, mediante un clásico pronunciamiento. Le basta con poner ese aparato a disposición de alguno de los candidatos a la sucesión, mientras se lo escamotea a otro. Es el trofeo que, junto a la mitología del comandante Chávez, se disputan Maduro y Cabello. Si a estas alturas Maduro lleva la ventaja por la voluntad expresa de Chávez, a la larga el resultado puede favorecer a Cabello. La mayoría de los oficiales del Ejército que hoy tienen mando de tropa forman parte de la promoción de 1987, la misma de Cabello.
En lo que con toda probabilidad podrían coincidir Cabello, Maduro y la oficialidad superior es en la conveniencia de llevar la transición por cauces constitucionales. Los dos primeros, para preservar el patrimonio político de Chávez. Los últimos, escarmentados por las sangrientas ocasiones en las que, desde 1989, las Fuerzas Armadas salieron a regañadientes a las calles para preservar el orden público.
La primera prueba de fuego para la determinación militar tiene fecha. El próximo 10 de enero debería juramentarse el nuevo presidente. A pesar del secretismo oficial sobre la salud del presidente electo, se espera que Chávez no se haga presente. En corrillos políticos se augura un acuerdo para declarar la falta temporal del presidente, lo que abriría un plazo de 90 días, prorrogable una sola vez, para que Chávez se incorpore al cargo o, ante su ausencia definitiva, se convoquen nuevas elecciones.
Perduran algunas dudas sobre el procedimiento —de hecho, ya se han presentado dos solicitudes de interpretación constitucional ante el Tribunal Supremo, purgado esta misma semana de sus últimos siete magistrados impredecibles o indóciles para el Gobierno—. Pero todo debe transcurrir en paz: si la incertidumbre da paso a desórdenes callejeros, los militares pueden verse obligados a intervenir.
Esa eventualidad, temida por todos, daría lugar a fracturas dentro de las filas castrenses, como ocurrió en abril de 2002, durante el breve golpe que sacó a Chávez del poder durante 47 horas. “Entre los militares actúan distintos grupos que no necesariamente están en contacto entre sí o tienen intereses convergentes”, advierte la experta Rocío San Miguel.
La otra gran incógnita tiene que ver con la Milicia Bolivariana. Con 120.000 miembros, armamento ligero y pobre organización, no es rival para ningún otro cuerpo profesional. Pero se constituyó por mandato del presidente Chávez y se ve a sí misma como una guardia pretoriana del proceso. Aliada a los extremismos chavistas, tendría condiciones que imponer en un conflicto. Pero son interrogantes en cuya respuesta nadie quiere enrolarse: el orden constitucional conviene a civiles y militares.
http://internacional.elpais.com/