Translate

lunes, 24 de junio de 2019

No perdamos el Norte


NO PERDAMOS EL NORTE.
(artículo de Pozo Vidal Manolo@)
Estados Unidos es un país justo, de los mejores para vivir y prosperar... Hay 50 estados para escoger el clima que más nos convenga, tranquilidad, geografía, la ciudad según nuestra forma de ser (tranquila o dinámica); podemos irnos a donde más de los nuestros residan, incluso -si te parece- cuando seas ciudadano puedes establecerte definitivamente fuera de la Unión sin perder los beneficios que te corresponen. Te depositan el chequecito de retiro en tu cuenta aunque vivas en la luna, si hay alguna sucursal de tu banco por allá, lo cobras...
Ahora bien, y te pregunto..¿quieres perder esa garantía ? Pues si las puertas de las entradas a este país no se controlan las plantillas de admisión se irán muy por encima de su capacidad y a todos nos tocará menos. El seguro social no dará para tanto y puede quebrarse el sistema que nos garantiza cierto estatus.
Somos parte de una gran nación, tenemos tanta o más consideración por el prójimo que el resto de los paises del mundo, pero también podemos estar en control razonable de lo qué pasa aunque puede resultar lo que nadie quiere si los gobiernos estatales no toman medidas: Las fronteras de acceso al país serán lamentablemnte vulnerable a éxodos provocados por los desgobiernos latinoamericanos y otros que subyugan a sus pueblos e intensionalmente los impulsan a que se lancen por el "sueño americano" a través del Río Bravo, el desierto, el Estrecho de la Florida, y las diferentes aduanas y vías; total, si llegan miles de ilegales contarán las remezas multimillonarias (por supuesto) y los que no lleguen, mueran o sean apresados serán menos que estadística, ya que a esos gobiernos poco les importa. Si les interesara tanto la vida de sus ciudadanos, generarían las motivaciones y recursos posibles que limitara el desespero de dejarlo todo a riesgo de sus vidas.
Donald Trump y el nuevo liderazgo del gobierno lo tienen claro. Y no se trata de despreciar al ser humano como lo difunde la prensa y los políticos de la izquierda. Se trata de que existe un país que debe respetarse y que de ninguna manera puede ser violentado cada día por esa frontera extensa y porosa. Se trata de que ciudadanos de paises que se han declarado nuestros enemigos, en donde su gente anida odios religiosos y sociales, que les es muy dificil librarse del desazón que sienten por América y los que vivimos y defendemos este sistema, pueden llegar a ser volumen peligroso para nuestra libertad y traquilidad. No es simplemente detener a inmigrantes méxicanos o centroamericanos, es detener a todo lo ilegal, malo o bueno, que puede llegarnos por esos 3,185 kilómetros de territorio fronterizo, y demás puertas de entradas.
Ningún juez, activista, oficina y/o organizaciones pro-inmigrantes, alcaldes o mercenarios manifestantes pueden usar esa realidad como negocio de sus políticas inconscientes y poco respetuosa de lo que tenemos. Donal Trump ganó por defender lo que nadie defendia con denuedo. Y si ganó es porque el pueblo, su mayoria, quiere que tengamos fronteras seguras. Las ciudades no pueden seguir albergando millones de ilegales y miles de sentimientos antagónicos para suscitar inestabilidad y temor nacional... Los que se opongan a ésto, sea periodista, político o ciudadano común estará haciendo lo posible para dañar al país. Desde el 20 de enero de 2017, tenemos una presidencia para que al fin cambie el estado de cosas que nos dejaron ocho años a la deriva. El norte debe ser nuestro rumbo otra vez si es que queremos disfrutar un mejor futuro.
Pozo Vidal Manolo@

3 comentarios: