Translate

domingo, 16 de junio de 2019

Mi padre, mi guía, mi maestro.



Rosas blancas para mi padre, Juan Serrano Fonseca. Luz para su espiritu.
Partió el 12 de junio del año 1960.Un día muy triste, llovía torencialmente... Nunca lo olvidaré.
Dios lo tenga en su santa gloria.
Mi padre, con sus sabios consejos me preparó para la vida. Desde la partida de mi madre, febrero 21 del nefasto año 1958, mi viejo me dedicó la mayor parte de su tiempo. Con amor, serenidad, dedicación y paciencia me enseñó a enfrentar la vida. Sus sabios consejos han sido mi guía a lo largo de toda mi ya larga vida.
Cada vez que tengo que ...enfrentar una situación difícil, converso con el a solas y siempre encuentro la solución adecuada de acuerdo con las circunstancias y con la magnitud de la decisión a tomar. Hasta ahora, aunque he cometido muchos errores, no me arrepiento de nada. He vivido intensamente y como todos, he tenido días muy buenos y otros muy malos pero el amor por la vida que mi padre me inculcó desde pequeña me ha ayudado a levantarme cada vez que he sufrido un golpe, una decepción, la pérdida de algún ser querido. ..etc
Este gran amor por la vida, por la convicción de que es el mejor regalo que Dios le ha dado a cada ser viviente, es la razón por la cual, a pesar de todas mis dolencias(por esta salud quebrantada desde hace tantos años) aún estoy en pie y con ánimos de seguir viviendo para ver a mis nietos crecer y disfrutar con ellos y con toda la familia todas las cosas buenas, regulares y hasta no tan buenas que tenemos .
Mi padre me decía: ”Todo sucede por una razón, todo mal momento te ayudará a crecer, te fortalecerá espiritualmente y te enseñará a diferenciar y a valorar los matices de todo lo que te rodea. No hay mal que por bien no venga. Existen los matices en cada prueba que enfrentarás en tu camino.Siempre trata de hacer el bien, perdona y no permitas que te dañen tu integridad personas de malas intenciones.”
“Podrás enfrentar cualquier adversidad que encuentres en tu camino si estás en paz contigo misma. Cada noche, al poner tu cabeza en la almohada, reflexiona sobre lo que has hecho o has dejado de hacer. Se tu propio juez y júzgate a ti misma por tus principios, por tus sentimientos, tus circunstancias y tu capacidad como ser humano.”
Esos y otros muchos consejos que me dio en nuestras largas conversaciones, los conservo muy frescos en mi memoria.
Mi padre, un gran hombre;trabajador, organizado, severo y amoroso a la vez, luchador, fuerte de carácter con una integridad humana difícil de encontrar en muchos hombres de estos tiempos.
Mi padre, mi guía, mi censor, mi maestro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario