Translate

jueves, 6 de junio de 2019

La lluvia,siempre la lluvia.


La lluvia riega los campos...
Los ríos crecen...
La tierra florece...
La lluvia limpia las calles,
los techos, las fachadas
de templos, casas, edificios...
Cuando llega, 
sin que nadie la ordene,
limpia autos,
arrastra escombros, 
apaga fuegos...

La lluvia es fiesta,
 es olor a tierra fresca, 
es clamor y agonía,
inspiración y duelo
de musas danzando
 en las canciones de otoño,
 en poemas de invierno, 
en  orgías de mayo...

La lluvia purifica el aire,
 le regala alas al alma.
Es regalo de Dios,
pero, 
¡Paradoja terrible!
no la amo, 
la detesto por atrevida,
pertinaz, insolente...
La detesto por golpear mi ventana, 
por llenar de filtraciones
mis sábanas blancas...
La lluvia cala profundo y duele..,

En días de lluvía agonizaba mi madre,
en un día de lluvia encontró sepultura, 
fría sepultura en tierra inundada.
Eran  cántaros de agua
precipitándose ásperos, dolorosos,
 sacudiendo  mi conciencia
de niña asustada...

Muchos años han pasado
y aún no puedo perdonar 
la fuerza arrogante de la lluvia,
su humedad, su ruido, 
sus latigazos...
¡Dolor infinito!
No encuentro refugio
a pesar de mis años!
Esperanza E Serrano
Nueva Gerona, Cuba, 1990


No hay comentarios:

Publicar un comentario