Translate

domingo, 24 de diciembre de 2017

sábado, 23 de diciembre de 2017

Christmas in Vienna 1999 The Three Tenors L.Pavarotti, J.Carreras,P.Dom...


El Tamborilero - Raphael



Villancicos Tradicionales de Navidad en Español 2018 || [1 Horas] de VIL...


MUSICA DE NAVIDAD | Las 30 Mejores Canciones de Navideñas en Español | N...


Castro Sospecha...

Pugnas dentro del Olimpo verdeolivo habrían frenado su marcha.

Miriam Celaya.
LA HABANA, Cuba.- En la mañana de este 21 de diciembre de 2017 trascendió en los medios internacionales que “el Parlamento cubano” –cuyo rasgo más sobresaliente es no haber decidido absolutamente nada en más de 40 años de existencia– recién “ha decidido” prorrogar el mandato presidencial del general Raúl Castro hasta el próximo 19 de abril.
Las verdaderas razones para la toma de una decisión que implica otra promesa incumplida por parte del anciano General –quien se había comprometido a abandonar la Presidencia del país el 24 de febrero de 2018–, constituyen un misterio, habida cuenta que las supuestas dificultades introducidas en el proceso electoral por el huracán Irma, que azotó la Isla a principios de septiembre, constituyen un pretexto demasiado pueril para ser tomado en serio.
Pero, en todo caso, tampoco estamos frente a una situación excepcional. Es sabido que en Cuba cualquier disposición gubernamental, en especial las mejores y las más trascendentales, puede (y suele) ser postergada según se le antoje al demiurgo del Poder. Otras promesas anteriores del General, con un mayor efecto sobre la población, tales como la unificación monetaria, la disminución de los precios de los alimentos o la nueva Ley electoral, también fueron impunemente preteridas, sin explicación alguna.
No obstante, algunas señales apuntan que en el trasfondo de ese súbito cambio de fecha para la salida de Castro II de la Presidencia subyace la necesidad urgente de hacer ciertos reajustes en la maquinaria del Poder, a fin de asegurar los intereses propios y de sus beneficiarios, lo que refuerza la hipótesis de algunos analistas que sostienen la existencia de grietas significativas en la antaño estructura monolítica del PCC y de la cúpula a partir de supuestas pugnas entre los sectores más conservadores y ortodoxos (dizque “estalinistas” o “fidelistas”) y los más proclives a los seudo-cambios introducidos en la última década (“reformistas” o “raulistas”, les llaman). Pugnas que habrían surgido tras el forzoso retiro de Fidel Castro del gobierno, y profundizado a lo largo de los 11 años siguientes.
Quizás los raulistas estén librando una batalla estratégica a fin de garantizar la continuidad de los suyos al frente del país, y muy especialmente la salvaguarda de sus intereses económicos, así que todo deberá quedar atado y bien atado antes del traspaso de la presidencia a manos de un leal que no pertenece a la Generación Histórica, evitando imprevistos no deseados.
Lo sorprendente en realidad es la impresión de urgencia e inestabilidad que se transmite, al pretender consolidar en cuestión de tres meses algo que debieron lograr en una década, es decir, conjurar cualquier peligro, lo que a la vez desmiente el discurso de “unidad de todos los revolucionarios” esgrimido por la totalidad de los dirigentes y altos funcionarios entrevistados a pie de urnas durante los comicios municipales de noviembre último.
Desde luego, el estilo críptico de las (des)informaciones en Cuba obliga a descifrar claves ocultas, con el riesgo de interpretaciones erróneas e inexactitudes. Sin embargo, no parece casual que la información más importante publicada en la primera plana de la prensa oficial este jueves, 21 de diciembre de 2017, haya sido la celebración, en la jornada de la víspera, del IV Pleno del Comité Central (CC) del PCC –paralelo a los debates parlamentarios– en el marco del cual el Primer Secretario del Partido, Raúl Castro, anunció la celebración del próximo Pleno, que tendrá lugar en marzo de 20l8, un hecho que no puede menos que relacionarse con la cercana elección del nuevo Presidente cubano.
Cabe especular que ese próximo Pleno del  CC del PCC podría ser, sobre todo, la ocasión introducida por el general-presidente y sus acólitos más fieles, no solo para “profundizar en las experiencias obtenidas durante el proceso de implementación de los Lineamientos, así como en la proyección de los años venideros”, según declara la prensa oficial, sino para fortalecer compromisos y apuntalar estratégicamente al que después será oficialmente “elegido” por el Consejo de Estado para ocupar la poltrona presidencial, y quizás también acordar secretamente entre la elite ideológica quién será el próximo Primer Secretario, a elegirse en el marco del VIII Congreso.
Pero los actuales apremios del raulismo, en un diciembre que ha tenido más prisas que pausas, no se circunscriben al plano político sino que comenzaron incidiendo sobre el plano económico. Apenas unos días atrás, el 13 de diciembre, entraron en vigor intempestivamente “nuevas normas jurídicas” sobre el sistema empresarial cubano.
En otras palabras, el “perfeccionamiento” iniciado experimentalmente por el general-presidente en la década de los 90’ del pasado siglo para (paulatinamente) metamorfosear a los altos mandos de su ejército en empresarios civiles –que hoy dirigen todos los renglones estratégicos de la economía del país– y más tarde refrendado en los Lineamientos, ahora quedaron legitimados en el cuerpo jurídico a través de decretos y decretos-leyes, lo que otorga al futuro Presidente una herramienta legal que no solo protege contra los reales o potenciales adversarios internos los cambios implementados hasta ahora por el general-presidente, sino que permitirá extender su alcance futuro en función de los intereses de la elite y sus favorecidos.
Pero más allá de toda especulación hay que reconocer que el panorama político cubano resulta cuando menos confuso. En cualquier otro país donde las características predominantes del gobierno sean los titubeos, los retrocesos, el incumplimiento de todas las promesas y, finalmente, la postergación de las elecciones presidenciales, la situación sería calificada como una “crisis política”. No así en Cuba. Al menos, no de manera explícita. Cuatro generaciones de cubanos en la Isla han sobrevivido por seis décadas bajo condiciones de dictadura, sufriendo crisis de todo tipo sin siquiera interiorizarlo así. ¿Cómo habrían de percibir las crisis que se dirimen en el seno del Olimpo verde olivo?
En cualquier caso, habrá que seguir de cerca los acontecimientos políticos que nos depare el 2018. Mientras, en medio de tanta turbidez algo queda claro: la proclamada unidad de la cúpula no es sino otro mito de una gerontocracia desgastada y caduca que hoy parece dudar incluso de la sobrevivencia de su sombrío legado


.Miriam Celaya
Miriam Celaya
Miriam Celaya (La Habana, Cuba 9 de octubre de 1959). Graduada de Historia del Arte, trabajó durante casi dos décadas en el Departamento de Arqueología de la Academia de Ciencias de Cuba. Además, ha sido profesora de literatura y español. Miriam Celaya, seudónimo: Eva, es una habanera de la Isla, perteneciente a una generación que ha vivido debatiéndose entre la desilusión y la esperanza y cuyos miembros alcanzaron la mayoría de edad en el controvertido año 1980. Ha publicado colaboraciones en el espacio Encuentro en la Red, para el cual creó el seudónimo. En julio de 2008, Eva asumió públicamente su verdadera identidad. Es autora del Blog Sin Evasión

jueves, 21 de diciembre de 2017

¿Quien lo diría?



¿Quién lo diría?

Autora: Esperanza E Serrano
Corrían los meses del verano caribeño con sus estragos de lluvias, mosquitos, calor, humedad, aburrimiento…
Sebastián se paró detrás de la ventana. Miró a través del cristal la suave lluvia besando las calles. Le dijo a sus compañeros que necesitaba leer un buen libro. La humedad y el  bochorno  de la tarde no le dejaban  concentrarse en su nuevo  proyecto de investigaciones en la Academia de Ciencias de la localidad donde trabajaba desde hacía varios años. Un buen pretexto para acudir de nuevo a la vieja biblioteca.
Siempre encontraba una excusa para buscar en los viejos estantes de la Sala de Arte y Literatura de la Biblioteca Municipal el libro inexistente, sabía que en corto tiempo la joven bibliotecaria se acercaría a preguntarle si necesitaba ayuda. Pregunta cuya respuesta era siempre la misma.
-No, ese libro no lo tenemos pero te sugiero que leas a…
Por ahí comenzaba otra amena conversación sobre cualquier tema relacionado con la literatura local, nacional, universal, o bien podría ser un comentario sobre la última exposición de pintura o de historia en el museo. A veces bastaba una simple broma para comenzar a disertar sobre Freud y el Psicoanálisis, o sobre Ivan Petrovich  Pavlov y los reflejos condicionados. Los temas variaban, pero nunca perdían su encanto.
Las visitas de Sebastián a la biblioteca cada vez eran más frecuentes. Ya ni siquiera necesitaba dar una excusa para escaparse de la Academia a cualquier hora de la tarde. Al llegar las compañeras de Nancy lo saludaban y le indicaban donde podía encontrarla en ese momento. Bien sabían que no buscaba un libro en específico sino un pretexto para conversar con la joven.
Cada vez se sentía más atraído por los encantos de la muchacha que siempre lo recibía con su sonrisa  seductora mirándolo directamente a los ojos como diciéndole: “Te esperaba”. Cada encuentro le producía la misma sensación, una mezcla de alegría y de miedo.
Miedo por las consecuencias si su esposa Estela llegara a enterarse de sus fugas, de sus encuentros y prolongadas conversaciones con la joven bibliotecaria. Si su esposa llegara a saber o a sospechar  de cuánto le atraía aquella muchacha, seguramente le armaría un gran escándalo, además de involucrar a los hijos en la “bronca”.
 Nancy se le estaba convirtiendo  en una obsesión. Cada tarde sentía la imperiosa necesidad de verla. Le atraía su figura larguirucha, pálida, soñadora, su andar sensual, su dulce voz, su sonrisa, sus grandes ojos siempre brillantes, sus manos, su largo pelo rubio… Le atraía descomunalmente su elegancia, su exquisita educación y su capacidad para hablar o escuchar sobre cualquier tema de interés. Sabía que estaba jugando con fuego, pero estaba dispuesto a quemarse antes que renunciar a la compañía de la muchacha.
Demetrio, su amigo de toda la vida, le había advertido que actuara con discreción. Ya en muchos círculos de amigos, conocidos y compañeros de trabajo se comentaba con picardía sus visitas a la biblioteca y sus prolongados encuentros con Nancy. Se hablaba de un romance entre ellos y del gran escándalo que se armaría cuando Estela se enterara de su infidelidad.  Sería una bomba explosiva en el pueblo y su reputación como miembro de la Academia de Ciencias y como figura pública se afectaría grandemente.
Sólo Sebastián sabía de sus luchas internas por las tantas veces que se repitió  a sí mismo que no debía verla, no debía pensar en ella, debía alejarse antes de que fuera demasiado tarde. Sabía que estaba en juego  no sólo su prestigio de hombre serio, de padre y esposo ejemplar, sino su estabilidad matrimonial y sus relaciones con sus dos hijos, casi adultos pero aún adolescentes y dependientes de ellos. Estaba en juego todo lo relacionado con sus hijos, su familia, el hogar que él había fundado veintidós años atrás con Estela… Lo que dijera la gente no era lo que más le preocupaba. Le preocupaban sus hijos, Estela y la misma Nancy. No quería herir a nadie. Se sentía culpable, egoísta. Inconforme consigo mismo, pero a la vez incapaz de poner punto final a lo que ya se estaba convirtiendo en una necesidad vital para él.
Una fuerza desconocida, un llamado interno, sobrenatural, delicioso y la vez lacerante lo llevaban cada tarde a la biblioteca. Era un acto ya enfermizo, involuntario. Se comportaba como un adicto. Buscaba la compañía de la muchacha con la misma vehemencia con la que el alcohólico busca el primer trago de ron con el pretexto de  calmar  la sed, asegurando que sólo tomaría una pequeña cantidad a sabiendas  de que sería incapaz de cumplir  sus promesas al dejarse llevar por el placer de saborear un trago de licor,  para luego caer dominado por el vicio saboreando uno y otros muchos tragos más hasta perder el juicio.
Con el paso de los meses los temas fueron tomando un carácter más personal, más íntimo. Comenzaron las anécdotas sobre los pasajes de sus vidas cuando eran niños, adolescentes, sobre el seno familiar en el que habían crecido, sus experiencias estudiantiles… Comenzaron a encontrar coincidencias en gustos musicales a pesar de los quince  años de diferencias entre ellos, ambos preferían la música clásica, joyas musicales de todos los tiempos, las baladas  románticas, la música ligera… Les gustaban los mismos autores, las mismas obras literarias. Coincidían en sus posiciones políticas, en sus conceptos morales, en la forma de ver la vida como un gran regalo de Dios que hay que disfrutar y enfrentar con coraje. Cada encuentro propiciaba nuevas confidencias. Alguna que otra vez unas lágrimas se escapaban de los ojos de la muchacha. Él la escuchaba con atención cuando ella le hablaba de su infancia de niña triste abandonada por sus padres, mimada por sus abuelos y mortificada por sus hermanos y primos  celosos.
 Le hablaba de sus fracasos amorosos, de sus desajustes con el medio, de sus desequilibrios emocionales, de cuánto disfrutaba refugiarse en la literatura para olvidarse del gran dolor que llevaba por dentro… Le habló de su pequeño hijo, y de su gran tragedia como viuda y madre soltera. Su hijo  no conoció a su padre, era un bebé  cuando éste murió en el  Estrecho de la Florida  a los tres días de haber salido de Cuba en una balsa tratando de llegar a Estados Unidos, tierra de libertad, de promesas, de posibilidades, pero también tierra de refugio, de penas, de sacrificios y de muchos riesgos.
Su esposo, Ángel, tenía  la ilusión de una mejor vida en aquel país, estaba convencido que era la única forma de asegurar un mejor futuro para el niño, para ellos y para la familia. En Cuba todo estaba perdido. Él no tenía esperanzas de que las cosas mejoraran algún día. La historia le daba la razón. En siete años las cosas estaban peor que cuando él se fue Le habló de sus sueños y de sus luchas en contra del gobierno y todo el daño que todo eso le había ocasionado indirectamente a ella y al niño. Le contó cuánto lo amó y cuánto sufría por su pérdida. Le confesó sus miedos, sus angustias, le habló de su soledad, de su tristeza y de sus ruegos a Dios para que la ayudara a criar a su hijo lo mejor posible. El niño era la razón de su vida, su ancla y su desvelo.
Le confesó su angustia por vivir en la Isla lejos de la familia, sin amigos verdaderos.  Ocupaba su tiempo en el cuidado del niño, en el trabajo y en la lucha diaria por la sobrevivencia o más bien por la pervivencia. Le contó de sus insomnios y de sus largas noches leyendo o escribiendo para olvidarse de todo.
Él nunca había imaginado  cuántos sufrimientos escondían aquellos ojos negros que lo miraban con dulzura y aquellos labios que le sonreían cada vez que él llegaba. La historia de Nancy lo conmovía infinitamente, quería protegerla, ayudarla, mimarla, apoyarla. Quería convertirse en su principal aliado, en su más seguro refugio. Sabía que cada día la amaba más y más aunque no tuviera el valor de decírselo.
Una tarde estaban solos en el gran salón de lectura de la biblioteca. Ella le mostró el último cuento de aventuras  que había escrito para su hijo. Él lo leyó con atención y lo encontró fabuloso. Le recomendó que lo enviara al próximo concurso nacional de literatura infantil. Ella le respondió que no perdería su tiempo en eso, sabía que nunca le publicarían ni una línea, y mucho menos le otorgarían un premio. Prefería conservarlo para su hijo, para que al menos tuviera un buen recuerdo de su infancia.
No tuvo valor de contradecirla y mucho menos el valor para evitar abrazarla. La estrechó en sus brazos y la besó. Ella quedó totalmente confundida. Se sonrojó y no supo qué hacer. Él le pidió que lo perdonara, que entendiera lo que le estaba sucediendo. Se había enamorado de ella y no podía evitarlo.
Comenzó a regalarle flores, le enviaba tarjetas con mensajes amorosos y le pidió que le permitiera ser parte de su vida, no como amante sino como amigo, como alguien que la amaba incondicionalmente sin esperar ser correspondido. Le prometió respetarla por encima de todo.
Los encuentros en la biblioteca disminuyeron. Ella trataba de evitarlo cuando lo veía llegar. Temía que sus compañeras notaran el breve temblor que la sacudía cuando él se le acercaba. Temía que todo aquello se convirtiera en un gran escándalo, otro problema más en su vida.
El comenzó a visitarla los fines de semana en horarios diurnos. Le ayudaba a podar el jardín de su modesta casita en las afueras de Nueva Gerona. Poco a poco se fue encargando de los arreglos de puertas y ventanas, de tuberías tupidas, de fachadas descoloridas a las que les dio vida con nuevos colores de pinturas caseras inventadas por él mismo.
El niño se acostumbró a su presencia dominguera. Le llamaba por su nombre aunque  en más de una ocasión quiso decirle tío o papá. Cuando se acabaron las reparaciones y los almuerzos compartidos se hicieron más comunes, volvieron las tertulias y otra vez hubo tiempo para la literatura y también para jugar con el niño e incluso para llevárselo a pescar al río Las Casas, o para llevarlos a la hermosa playa de Punta del Este donde algunas fines de semana debía ir por sus investigaciones sobre el medio ambiente. Allí la Academia de Ciencias tenía un albergue donde se podían quedar a pernoctar la noche del sábado.
Los vecinos de Nancy se acostumbraron a verlo. Las ventanas y puertas de la casita de Nancy nunca se cerraron cuando él llegaba, no había motivos para sospechar de adulterio, ni de la seriedad y compostura de la joven a la que no le conocían ninguna aventura amorosa desde que se mudó para el barrio. Algunas vecinas más voluptuosas sospechaban que algo no andaba bien con la joven bibliotecaria. O era lesbiana o tenía algún problema. Ese “viejo” cuarentón que la visitaba tenía cara de todo menos de galán.
Estela por su parte se acostumbró a las salidas domingueras de su marido. Hasta sintió alivio por no tener que preocuparse por el almuerzo. Podía dormir ampliamente las mañanas, sus hijos estaban creciditos y cada cual podía prepararse su desayuno, o calentar la comida que había quedado de la noche anterior. También se acostumbró a su falta de deseo sexual. Ya ni siquiera recordaba la última vez que él la besó. Su mirada siempre estaba ausente. Cuando le hablaba le respondía con monosílabos. Todo lo que ella hacía  le parecía bien. Nada le exigía ni nada compartía. Con frecuencia Estela le comentaba a sus hijos,  a sus amistades y a su familia que desde que su esposo se metió a escritor, la literatura lo mantenía en otro mundo. Los premios que él había ganado  en diferentes concursos con sus cuentos y noveletas bastaban para entenderlo y dejarlo vivir su “mundo”, cuando salía o cuando pasaba noches enteras tecleando en su vieja Remington.
Fueron pasando los meses, más de un  año, y el matrimonio ya no tenía ni temas de conversación excepto las relacionadas con la vida cotidiana o con los hijos. A penas salían juntos. No iban al cine, ni al teatro, ni a la playa ni a visitar a los amigos o a la familia.
Una mañana de marzo sonó el primer campanazo de lo que vendría después. Estela había encontrado una carta que alguien había colado por debajo de la puerta la noche anterior. Se trataba de una carta escrita por un anónimo en la que le contaba de las visitas domingueras de su marido a la casa de una mujer joven, viuda, madre soltera trabajadora de la biblioteca…
A partir de ese día no hubo paz para nadie. Por todas partes se difundió la noticia. Hubo días de tres o cuatro papeles colados por debajo de la puerta. Al parecer aquellas cartas eran escritas por varias personas que no se atrevían a poner sus nombres pero sí eran capaces de contarle a la esposa ultrajada los detalles de las tardes de Sebastián  fuera de la Academia, metido en la biblioteca escondido en un rincón hablando y riéndose con la muchacha larguirucha, la zorra con carita de ángel que le estaba robando el marido. Otros papeles menos cuidadosos le relataban los pormenores de las visitas a la casita de las afueras donde vivía la “zorra”, de las pesquerías con el niño y hasta de las caminatas por las playas, en la que los tres  aparecían como  una familia feliz, disfrutando del verano y de las maravillas naturales caribeñas.
Poco a poco se fue desmoronando el hogar. Estela ya no era la misma. Siempre estaba de mal humor y no era solo por los síntomas propios de la menopausia. Los hijos comenzaron a preocuparse. Estelita, más que su hermano Sebastián, temía lo peor: el divorcio de los padres. Ella no quería ser una más en la lista de los jóvenes con   “familias” rotas por la infidelidad de uno de los padres. La jovencita lloraba a escondidas. Fueron meses de mucha angustia, de altas tensiones en el hogar, tirones de puertas, insultos y dormideras en el sofá de la sala.
Sebastián sufría más que nadie su propia situación atrapado en sus indecisiones, sus miedos y sus sentimientos contradictorios. Nancy no era su amante pero la amaba con un amor desmedido, extraterrenal. Por verla sonreír  era capaz de cualquier cosa. Pero estaba Estela, su esposa, su compañera de tantos años, la madre de sus hijos. Mujer buena, intachable, que había estado con él en las buenas y en las malas, apoyándolo en todo, incluso en eso de dedicarse horas y horas a escribir. No podía fallarle a aquella buena mujer que ya no amaba con la pasión amorosa de antes, ya no la deseaba como mujer, pero le tenía un gran afecto. Se había acostumbrado a vivir con ella, a sus atenciones y cuidados hogareños. Por mucho que pensara no encontraba una excusa fuerte para abandonarla. El malo era él no ella, ni Nancy.
Sebastián deseaba mantener ambas relaciones. Con Nancy se nutría de fuerzas, de ilusiones y de motivos para escribir, era  su musa, su inspiración. Nancy había irrumpido en su vida llenándolo de alegrías, rejuveneciendo sus deseos y sus fantasías  sexuales. Era tan linda, tan joven, tan angelical, tan suave, tan dulce, tan irresistible que no podía alejarse de ella.
Su vida había dado un vuelco de 180 grados desde las tardes en la biblioteca. Los domingo en casa de Nancy, los paseos por la playa, el tiempo compartido con el niño huérfano que lo admiraba y lo buscaba para contarle sus travesuras, o pedirle que le hablara de su trabajo en la Academia o de sus premios literarios. Sentía más empatía con Ángel Andrés que con su propio  hijo. Ángel Andrés, con sus ocho años recién cumplidos, tenía más inquietudes intelectuales que su hijo Sebastián que ya andaba cerca de los  veinte y todavía no sabía qué quería hacer con su vida.
Renunciar o alejarse de Nancy era también perder el encanto de las noches de tertulia en casa de Demetrio,  animadas y conducidas  por la joven bibliotecaria. Era perderse las lecturas de poemas, de cuentos, o de relatos cortos; era perderse los debates en torno a las obras presentadas, o sobre las nuevas y viejas corrientes literarias; era como perder el contacto con otras personas cercanas que compartían sus mismas inquietudes.
Nancy era la ilusión, la esperanza, lo idílico, lo deseado, lo prohibido, lo soñado, lo que un día seria completamente suyo por ley de vida. El brillo en sus ojos y la manera de ella mirarlo le habían revelado lo que él significaba para ella. Sabía que ella le correspondía de la misma manera, sospechaba de sus luchas internas. Entre ellos dos había surgido, crecido y madurado un sentimiento de pertenencia, eran el uno para el otro más allá de las circunstancias. Sabía que en cualquier momento la pasión contenida por tanto tiempo se impondría por encima de prejuicios y perjuicios. La gran pregunta que le atormentaba era,  llegado ese momento  de la entrega total, ¿Qué pasaría?
 Los anónimos se adelantaron a los acontecimientos. Estela con sus cuarenta y cinco años, sus canas, su cuerpo más que explorado por él, su mirada sin brillo, su apatía, su mal humor, lo llenaban de pena. ¿Cómo decirle que ya no la amaba como antes? ¿Cómo separase de ella sin hacerle daño? ¿Cómo explicarles a los hijos lo que estaba sucediendo? ¿Cómo enfrentar un divorcio y sus consecuencias con sus consabidos cambios de vida, de rutinas, de costumbres, de relaciones familiares?
Es normal que todo cambio en nuestras vidas nos llene de terror, pero un divorcio puede ser tan desastroso como la pérdida de un ser querido por muerte brusca o esperada. Sebastián estaba consciente que cualquier decisión que tomara traería sus lamentables consecuencias.
Le resultaba muy difícil concentrarse en su trabajo en la Academia. Ya apenas escribía. Nancy en más de una ocasión le había preguntado si estaba enfermo. Sus ojeras y su falta de apetito lo denunciaban. Se sentía culpable y a la vez incapaz de hablar claramente con alguna de las dos.
Sabía que había llegado la hora de las definiciones. Era hora de romper el desequilibrio, era el momento impostergable para el cambio. Por momentos continuaba con las ensoñaciones. Con la solución idílica de mantener las apariencias en su hogar, continuar al lado de su esposa y sus hijos y a la vez mantener o hasta incrementar sus encuentros con Nancy. Poseerla, amarla, hacerla feliz… Pero ¿cómo podría la muchacha ser feliz si la sociedad la condenaría por ser la amante, concubina de un hombre casado? Se sentía egoísta,  culpable y en deuda con las dos mujeres. 
Nancy lo observaba. Se imaginaba la gran tragedia interna que estaba sufriendo pero no se atrevía hablarle directamente  de ese tema. Trataba de distraerlo, de transmitirle confianza en sí mismo. Con mimos y atenciones le demostraba que confiaba en él y que no debía preocuparse por ella. Todo estaba bien entre ellos. Ella no le exigía nada, se conformaba con todo lo que él le podía dar en ese momento, le agradecía sus atenciones y el tiempo y actividades compartidas en su casa, en las tertulias, en la playa en las orillas del río. Le agradecía infinitamente sus atenciones y tiempo dedicado a Ángel Andrés. La palabra Estela y lo que ella representaba entre ellos era un tabú que Nancy no pensaba romper en ningún momento. Su amor por Sebastián estaba por encima de todo, incluso de ella misma.
El tiempo seguía corriendo, los anónimos fueron desapareciendo paulatinamente. No se había producido el gran escándalo. La gente se ocupaba de otros chismes de barrios, o se habían acostumbrado al triángulo. Parecía que la calma había regresado. Estelita ya no lloraba tanto escondida por los rincones. Ahora tenía un novio que la hacía olvidarse de sus padres y sus problemas.
Un anoche, justo a las 3:30  de la madrugada, sonó el teléfono. Comenzó un nuevo infierno. Las llamadas anónimas se  multiplicaban a cualquier hora del día o de la noche. Siempre era la misma voz y la misma pregunta acompañada de la misma risa sarcástica, irónica, insultante:
_ ¿Está su marido en  su casa o está con su amante? ¿Le revisó los calzoncillos? ¡Cuídese, señora, que las enfermedades venéreas matan…. Jajajajajajajaja. 

Cuando Sebastián estaba en su casa desconectaba el equipo. Si Estela lo mantenía conectado en su ausencia era su problema. Él no estaba dispuesto a escuchar aquella maldita grabación que lo sacaba de sus casillas. No le contó a Nancy lo que estaba sucediendo. Tampoco le había dicho lo de las cartas anónimas. Ese era su problema y no el de ella. No le gustaba el rumbo que habían tomado las cosas pero se había acostumbrado a postergar la gran decisión de su vida.
Las llamadas telefónicas se habían convertido en una obsesión para él. No quería escucharla de nuevo hasta que no descifrara en su cerebro el tono de aquella voz y de aquella risa que le parecían conocidas. ¿Quién se había prestado para semejante bajeza?
¿Nancy? ¿Alguna amiga o compañera de ella? ¿Alguien de la Academia? ¿La esposa de Demetrio?. Esa voz le era conocida, esa risa era inimitable ¿pero de quien se trataba? ¿su hermana, amiga entrañable de Estela? ….
Pasaban los días y él seguía observando con atención las voces y risas de todas las mujeres que de una forma u otra se encontraban cerca de él.
Un día, inesperadamente lo descubrió todo. Había llegado sin avisar. Por un olvido involuntario no le había comunicado su salida urgente para La Habana por cuestiones de trabajo. Estaría ausente por varios días. Partía en el último vuelo de esa noche y aún debía preparar el equipaje.
Cuando se acercó  a la puerta de entrada se detuvo, escuchó la misma risa una y otra vez, las mismas preguntas: “ ¿Está su marido en su casa o en casa de su amante?...” Alguien manipulaba la grabadora. La cinta corría una y otra vez repitiendo lo mismo…
La ira lo llevó a empujar la puerta, la derrumbó con fuerzas rompiendo la cerradura y el marco que la sostenía…
Demetrio en calzoncillo, sentado en el sof'á,  jugaba con la grabadora. Estela, sonriente,  semi desnuda,cubierta solamente por una bata de dormir totalmente transparente, salía de la cocina con una tacita de café en cada mano.
Esperanza E Serrano.
Nueva Gerona, Isla de la Juventud,
abril 1993

 Imágenes de la Isla




Este relato lo publiqué por primera vez en este blog con el titulo: Olvido involuntario.

sábado, 21 de junio de 2014

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Cataluña, La Haban marginal...


 
 

Cataluña, la Habana marginal, el odio y el mugido de una vaca.
Mañana elecciones en Cataluña. Los aburridos y fracasados independentistas, preparan grupos paralelos de control para falsear los resultados electorales. Dale, que te pego y no superan la coprolalia habitual, prosiguen obviando la realidad y gritando por un modelo sueco para la autonomía, aunque en Cataluña no haya suecos o volver a in...tentar boicotear las calles con tractores olvidando que el bando contrario no tiene tractores, pero tiene tanques. ¿Desbancará Cataluña a Lepe, en los próximos siglos como la cuna de la imbecilidad?
Mientras tanto en las redes me acusan de odio, hacia un sector del exilio cubano. ¿Odio? La ciudad dónde debí criar a mis nietos, celebrar los domingos una cena familiar dónde honrar a los ancianos, no existe.
El mismísimo Eusebio Leal declaraba hace unos días a la prensa, la marginalización absoluta de la capital y sus habitantes. ¿Dónde estaría don Eusebio estos años? ¿En una misión interestelar?
Una familia criada entre boñigas se vino a la capital y se adueñó mediante el crimen de todo, al más puro estilo del cartel de Cali. Hoy la ciudad es un solar gigante, con el asco rodando por sus calles, dónde se convive con la náusea, pero lo más triste es que quienes no conocieron la ciudad en su esplendor, ni siquiera en su descenso a los infiernos, hoy tildan de odio mis reclamos. Los comprendo, no pueden sentir lo mismo, extraño de la infancia las caminatas con el abuelo por todo Belascoaín y Galiano, de tienda en tienda, con aire acondicionado, escaleras eléctricas, meriendas con sandwich y coca cola, cines por doquier, respeto, personas bien vestidas y elegantes, teatros.
¿Qué puede extrañar el que me tilda de dueño de odios? ¿El mugido de una vaca antes del ordeño al amanecer? ¿El olor de la letrina llevado por la brisa de la tarde? Es lógico, juro por dios, que comprendo. Pero nada más saludable para el desinformado que la sencilla acción de documentarse.
Mi ciudad, la capital, la poma, la urbe envidiada la haitianizaron. Claro, que no lo perdono. A ti no te importa, no la amas, pero yo sí.
R.Muñoz.

martes, 19 de diciembre de 2017

Ser cubana fuera de Cuba...




Ser cubana fuera de Cuba, tampoco ha sido fácil…
Al menos para mí… y para otros compatriotas que vinimos al mundo después de aquel fatídico “triunfo”… A un mundo castrista…, disparatado… No ha sido fácil para aquellos que crecimos con el “Había una vez un barquito chiquitito” “Tia Tata Cuenta Cuentos”… “El Mago Jotavich” “ El perrito y el hombrecito de plastilina” “Bob y Bobet los conejos del sombrero”…, que parecían vivir en aquellos televisores “Caribes”, fermentados en nuestros recuerdos.
Ser cubana para mí y sé que para muchos otros es como ser el más incomprendido veterano de la peor de las guerras del mundo… es sobrevivir con el síndrome de estrés postraumático…, es tener pesadillas recurrentes sobre las experiencias amargas vividas en Cuba…
…Es como haber sido la más desamparada víctima de una invasión que nunca llegó pero que te advertían día tras día…, una invasión norteamericana “inminente”… Es haber sido testigo de un pueblo prisionero (cual cárcel de Alcatraz) trabajando forzosamente pero (sin pan y sin agua) en los Túneles populares para proteger a la población del ataque que se avecinaba… Es haber sido testigo de una isla llena de hoyos…, a costa de los recursos robados a nuestra nación e invertidos en un sinfín de cosas menos en el bienestar del cubano…, invertidos en el miedo y la propaganda…, invertidos en refugios…, (ahora basureros), mientras los edificios se derrumbaban aplastando a la gente…, edificios rendidos ya en un combate sin armas contra el tiempo, por la dilapidada economía de un Sistema en banca rota.
Ser cubana desde aquí es volver a cada rato en el tiempo…, en mi memoria, a desandar en silencio esas calles donde casi dejábamos los pies…, donde el trasporte público siempre brilló por su ausencia… Es haber viajado en un coche halado por uno o dos caballos mal alimentados… Es un camino imposible recorrido en bicicleta…, es haberse transportado como carga en la cama de cualquier destartalado camión…, o haber formado parte del racimo de pasajeros que brotó de la puerta de una inesperada guagua…, mientras se alzaba detrás de mí.., o de ti…, un cartel gigante que decía “ Somos felices aquí”
… Ser cubana fuera de Cuba fue todavía menos fácil cuando he podido descifrar en los ademanes de otro paisano, desenfadado…, divertido…, gracioso…, el síndrome de amnesia disociativa, protectora de traumas…, donde el sufrimiento intenso usa a menudo el olvido para proteger la mente…
… Y todavía ser cubana ha sido más difícil para mí al sentir que mi país se quedó suspendido en el tiempo…, o más bien que retrocedió en el tiempo… Es haber vivido en la oscuridad, y no solamente por la falta de fluido eléctrico…, sino por la extinción de esa llama patriótica y libertaria que nos heredaron nuestros próceres…, herencia que el régimen fue enmarañando, mostrándonos desde niños a nuestros mambises…, a nuestros héroes de la gesta independentista como Maceo, Céspedes, Máximo Gómez, Ignacio Agramonte…, como los ideadores de toda esa barbarie… Y a Martí,(nuestro solemne apóstol desde la era de la colonia), no solo nos lo mostraban como autor intelectual del Asalto al Cuartel Moncada…, sino como el inspirador de “ La revolución” que nos trajo tanta miserias, hambre… , abusos y cuantos crímenes se les ha ocurrido cometer y cometen hasta hoy… Colocándolo incluso al lado de “Fidel, Raúl ..., el Che”…, y todos los demás responsables de nuestras desgracias.
… Ser cubana para mi es algo paradójico… sobre todo cuando se suele rechazar el cubaneo…, epíteto para describir otro trastorno que padecen los que ponderan una Cuba que solo existe en su mente… los que no se pueden desprender de esa mentalidad…, comportamiento y dogmas enseñados por el régimen…, incluso los que no pueden vivir si no es regresando una y otra vez a una Cuba regida por quienes los sumieron en el colmo del masoquismo social...
Y es que ser cubana fuera de Cuba para mí no ha sido nada fácil … Es una responsabilidad muy grande…, una responsabilidad imperiosa de asumir si queremos convertirnos en valerosos cubanos, dignos de ese legado de patriotismo y dignidad heredado por nuestros predecesores e interrumpido por la plaga que ha marchitado nuestra isla… Ser cubana fuera de Cuba para mi es leer, buscar constantemente la verdad, recuperar el espíritu de lucha y de rebeldía con que se luchó en la manigua… es recuperar el concepto “patria” y sentir que la patria, como decía Martí nos une en extranjero suelo… es encender esa antorcha con la que alumbrar a los que están adentro…
Ser cubana fuera de Cuba es saber que no hay otro camino que la lucha… que no hay diferencia entre los de adentro y los de afuera… es comprender, como también dijo Martí, que "Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan."
Mayda Saborit
www.maydaap.com

miércoles, 13 de diciembre de 2017

La Cuba donde nací ...


                                 Banes. Oriente. Cuba.
LA Cuba DONDE NACÍ
Antes de 1959 Según la ONU, la OMS y la OIT

 Desde los primeros días del triunfo revolucionario de 1959, en Cuba, tras la huida del
dictador Fulgencio Batista, se inició un progresivo control gubernamental de los medios informativos, hecho que estuvo acompañado de una campaña propagandística sin precedente en la historia de la isla.
Alentada no sólo por los medios oficiales de prensa internos sino también porRadio Habana Cuba, emisora estatal que transmite para el extranjero en decenas de idiomas, y la agencia oficial Prensa Latina, la campaña hizo un énfasis especial en la miseria que supuestamente vivía la isla antes de la era revolucionaria, y el control económico que ejercía sobre ella Estados Unidos.
Ante los ojos de quienes no tenían a mano cifras concretas, Cuba había sido prácticamente un burdel manejado por Washington.
Por supuesto, Cuba no era un país desarrollado, ni las riquezas se distribuían necesariamente de manera equitativa -tampoco se han distribuido así durante el período marxista-leninista-, pero en 1958 sólo el 14% del capital total invertido en la isla era norteamericano. El 62% de los bienes de la industria azucarera, el principal renglón de la economía nacional, era propiedad de cubanos en ese mismo año.
En 1953, Cuba ocupaba el número 22 en el mundo en médicos por habitantes, con 128.6 por cada 100 mil. Su tasa de mortalidad era de 5.8 -tercer lugar en el mundo-, mientras que la de Estados Unidos era de 9.5 y la de Canadá de 7.6. A fines de los 50, la isla tenía la tasa de mortalidad infantil más baja de América Latina con 3.76, seguida por Argentina con 6.11, Venezuela 6.56 y Uruguay 7.30, según datos de la Organización Mundial de la Salud.
Cuba ocupaba el lugar número 33 entre 112 naciones del mundo en cuanto a nivel de lectura diaria, con 101 ejemplares de periódicos por cada mil habitantes, lo cual también contradice el argumento de que el país estaba formado por un gran número de analfabetos.
Tan sólo en materia de artículos suntuarios, Cuba poseía en 1959 un radio por cada cinco habitantes, un televisor por cada 28, un teléfono por cada 38 y un automóvil por cada 40 habitantes, según el Anuario Estadístico de Naciones Unidas.
De hecho, inclusive los más importantes escritores y artistas cubanos, reconocidos internacionalmente, habían hecho ya lo más importante de su obra antes de la llegada de Castro al poder. Entre éstos, sin importar su posición política, estaban José Lezama Lima, probablemente el hombre de letras más relevante de Cuba del siglo XX; el poeta y dramaturgo Virgilio Piñera, que revolucionó el teatro cubano con el estreno de Electra Garrigó en 1948, dos años antes de que el franco-rumano Eugenio Ionesco, padre del teatro del absurdo, estrenara en París La soprano calva; los pintores Amelia Peláez, René Portocarrero, Wilfredo Lam y otros tantos; el novelista Alejo Carpentier, autor de El siglo de las luces; el poeta Nicolás Guillén; la bailarina Alicia Alonso; y, por supuesto, un número extraordinario de compositores e intérpretes de la música popular como Ernesto Lecuona, Amadeo Roldán, Alejandro García Caturla, el Trío Matamoros, Sindo Garay, Eliseo Grenet, Hubert de Blank, Benny Moré, Dámaso Pérez Prado y muchos más.
He aquí algunos datos relacionados con la salud pública, el sector laboral y la educación:
Salud Pública:
En 1958, Cuba tenía una población de 6, 630.921 habitantes. En esa época, había en la isla 35 mil camas de hospitales, un promedio de una cama por cada 190 habitantes, cifra que excedía la meta de los países desarrollados de esa época de 200 personas por cama de hospital. En 1960, Estados Unidos tenía una cama de hospital por cada 109 habitantes.
También ese año, la nación tenía un promedio de un médico por cada 980 habitantes, superada en América Latina sólo por Argentina con uno por cada 760 y Uruguay con uno por cada 860. Tenía un destista por cada 2.978.
Estos datos se encuentran en el Anuario Estadístico de la ONU de su época.
Relaciones Laborales:
En 1958, un trabajador industrial cubano ganaba un salario promedio de 6 dólares diarios por jornada de ocho horas, mientras que un trabajador agrícola, en el mismo período, ganaba 3 dólares.
Cuba ocupaba el lugar número 8 en el mundo en el pago de salarios a trabajadores industriales, superada sólo por los siguientes países:
1.- Estados Unidos ($16.80)
2.- Canadá ($11.73)
3.- Suecia ($8.10)
4.- Suiza ($8.00)
5.- Nueva Zelanda ($6.72)
6.- Dinamarca ($6.46)
7.- Noruega ($6.10)
En el renglón de los salarios a trabajadores agrícolas, Cuba ocupaba el lugar número 7 en el mundo, superada sólo por los siguientes países:
1.- Canadá ($7.18)
2.- Nueva Zelanda ($6.72)
3.- Australia ($6.61)
4.- Estados Unidos ($6.80)
5.- Suecia ($5.47)
6.- Noruega ($4.38)
Estos datos fueron divulgados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, Suiza, en 1960.
En 1958, Cuba contaba con una fuerza laboral de 2,204.000 trabajadores. La tasa de desempleo de esa fecha era del 7.07%, la más baja de América Latina, según datos del Ministerio del Trabajo de Cuba.
Educación:
Ese mismo año, Cuba tenía tres universidades financiadas por el gobierno y otras tres de carácter privado. La matrícula de las universidades bajo el control del gobierno era de 20 mil estudiantes.
Había 900 escuelas privadas oficialmente reconocidas, incluyendo las tres universidades privadas, con una matrícula total que superaba los 100 mil estudiantes.
El sistema de educación pública contaba con 25 mil maestros, y el de la educación privada con 3.500.
A mediados de la década del 50, había 1.206 escuelas rurales en Cuba, así como un sistema de bibliotecas móviles con un total de 179.738 volúmenes.
También en 1958, Cuba tenía 114 instituciones de educación superior, por debajo del nivel universitario -institutos, escuelas politécnicas y escuelas profesionales- financiadas por el gobierno. Sólo en 1957, estas instituciones capacitaron a 38.428 estudiantes.
Había en la isla en 1958, una tasa de analfabetismo del 18 por ciento.
Estos datos se hallan en los archivos del Ministerio de Educación de Cuba.
Era el país de América Latina con el mayor presupuesto dedicado a la educación, en 1958, con el 23% del total, seguido por Costa Rica, 20%, y Guatemala y Chile con 16%, según América en Cifras, de la Unión Panamericana.
Entre finales de la década de los 40 y 1958, el valor de la moneda nacional cubana, el peso, era equivalente al dólar.
En la mayoría de los renglones en que Cuba no ocupaba el primer lugar en América Latina, en cuanto a calidad de vida, era superada únicamente por Argentina y Uruguay, según el Anuario Estadístico de Naciones Unidas.
Fuente:http://www.contactomagazine.com/

sábado, 9 de diciembre de 2017

¿Cómo liberar a a un pueblo que no se siente esclavo?




¿Cómo liberar a un pueblo que no se siente esclavo?
La mayoría de los cubanos que viven en la isla nacieron después de 1959. Están marcados por la doctrina y la ideología impuesta por el régimen dictatorial castrista.
¿Son indolentes? ¿Apáticos? ¿Zombies? Son el resultado de un macabro régimen impuesto a la fuerza. Un sistema especializado en sicologia social. Toda una metodología de sometimiento , fanatismo, adoración del máximo iíder, mentiras y sobre todo represión y por ...consigiiente miedo.
Insatisfación de las necesidades elementales por la continua escacez de alimentos y de todos los bienes de consumo necesarios e imprescindibles en cualquier sociedad moderna.
El individuo no vive, pervive, ocupado todo el tiempo en la búsqueda de lo necesario para comer, vestir e incluso para lograr y matener un techo para guarecerse.
Familias rotas. Vecinos policias chivatones. El Estado como máximo y casi único empleador. El Estado dueño absoluto de todo. Poder centralizado. Información controlada y manipulada. Estado rector de la vida social, cultural. espiritual y religiosa.
Un país destruído física y moralmente.
Cuba: cuatro siglos colonia de España. 58 años tradando de consolidarse en republica democrática y 58 años bajo la bota de la mafia castrista.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Carta de un padre en Miami a su hija en Cuba.


 


Carta de un padre en Miami a su hija en Cuba
Hija mía:
Acabo de ver una foto tuya en las redes sociales en donde sostienes un cartel en donde dices "Yo soy Fid...el " , empezaré diciéndote que me he quedado asombrado y hasta cierto punto aliviado, al enterarme que tú eres Fidel renuncié a mi segundo trabajo por la madrugada aquí en Miami ya que no hace falta que yo siga trabajando 18 horas diarias para mandar el dinero del techo de la casa que se les cayó, me imagino que como ahora eres Fidel te sobren las MANSIONES en Cuba,
 Te tenía preparado un paquete de ropas, zapatos y blumer ,pero me da vergüenza ahora manártelo, pues como eres Fidel con la gran fortuna de billones de dólares te puedes comprar ropa de las mejores marcas!!!
Ahh ahi vi a tu mama a tu lado ,me imagino que le puedas dar el dinero para la dentadura que se le cayó y que tanto me reclama , QUE alegría siento, ahora soy el padre de Fidel. No jodas hija mia ,tengo una hija multimillonaria ,espero QUE tú seas la que me ayudes ahora.
Ahhh mañana te cancelo la reclamación pues a Fidel aquí en este país no lo quieren pues esta lleno de sus víctimas y no lo van a dejar entrar!!!
Sin más
Tu padre ,o bueno ahora el padre de Fidel!
Juan Amador to orgullo de ser gusano cubano 100%

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Educación:USA. Common Core

De Yul Sardinas.
COMMON CORE (CCSS) Parte 1.
Qué es el Common Core? Conocido en la Florida como FSA (Florida Standard Assessment )
El siguiente artículo se los he resumido , conferencia pronunciada por el DR. Duke Pesta Profesor Asociado con una maestría en Literatura Inglesa de la Universidad de Wisconsin.
Quién tiene el control de la educación en las escuelas estadounidenses?
EL common core no es un problema que se origina en el Partido Demócrata o Republicano. Es más s grave de lo que uds imaginan. El problema está en que ambos Partidos están empujando esta agenda hacia adelante.
La realidad es que las escuelas Públicas deberían pertencer al Público , como así lo define la palabra, Pública , del pueblo, o sea deben estar en las manos de los padres. Los titulares principales de la educación tienen que ser los padres , las familias y los chicos que asisten a las escuelas. Lamentablemente llevamos más de 40 años alejados de ese modelo.
Los padres en la actualidad , no tienen , ni voz , ni voto en la educación de sus hijos . La agenda del Common core prohíbe que los padres opinen , puedan rechazar o decidir en la educación que reciben los niños en las escuelas. Entonces , cabe decir que las escuelas públicas , no son públicas, pertenecen al Estado, deberían llamarse escuelas del Estado, a pesar de que nosotros pagamos a través de nuestros impuestos los salarios de los maestros , del Superintendente, y de todos los miembros involucrados en la educación, sin embargo no podemos opinar sobre los temas que reciben nuestros hijos en las escuelas , ni siquiera protestar por algo que nos disguste .
La educación se ha convertido en un Instituto centralizado, exageradamente regulada, controlada por el departamento Federal , innecesariamente costosa, e ideológicamente sumamente controlada. Las escuelas estadounidenses se han convertido en centros de adoctrinamiento y que para nada benefician a nuestros hijos.
Han transcurrido 7 años desde la introducción del Common core en el año 2008 bajo la administración de Obama. Les recuerdo esto, ninguno de los Estados de la Unión , lean bien esto, ninguno de los Estados contribuyeron a la Implementación de los Estándares o lo que es lo mismo Common Core.
Qué son los Estándares, bueno son areas examinan a nuestros hijos : Matemáticas, Lenguaje y Ciencias.
Los Estándares nunca fueron probados en ningún sitio del mundo, o en ningún otro centro de educación existente. La idea de que los Estándares fueron previamente una referencia , no es válida.
Las personas que apoyan el Common Core , les gusta repetir , “ es mejor que lo que tuvimos” lo cuál es incorrecto , porque las mismas personas que crearon el Common Core verbalizaron que nunca fue puesto en marcha y que ellos no aseguran la eficacia. Es decir el Common Core , es un experimento y nuestros hijos son los Conejos de la India.
Muchos padres han ido despertando cada día ante los peligros del Common Core y esto es una cosa muy buena, pero a la vez piensan que el Common Core es el problema exclusivamente y que si eliminamos el Common Core o FSA, las escuelas retornarían a su normalidad. Lamentablemente , no es así, les explico a continuación:
Si retomamos la historia, podríamos entender como hemos llegado aqui.
Hace más de 40 años, específicamente Octubre 17, 1979, bajo la administración del Socialista Jimmy Carter, se creó el Departamento Federal de Educación, iniciando sus operaciones en Mayo 4, 1980. Fue recreado bajo el Acta de Organización on de la Educación, Educación y Welfare, Departamento de Salud y Servicios Humanos.
Desde entonces, la educación ha ido deteriorándose gradualmente. El departamento Federal de Educación es admnistrado por el Secretario de Educación de los Estados Unidos, tiene aproximadamente 4, 400 empleados y recibe un presupuesto anual aproximado de 68 billones de dólares ( año 2016).
El desarrollo académico de los niños ha ido disminuyendo en todas las áreas desde la creación del Departamento Federal de Educación. Por supuesto , cuando uno enfrenta más burocracia , mayor incremento de control gubernamental, los costos se elevan y la calidad de la educación disminuye.
Ahora bien, como se origina el Common Core ?
Bill Gates , en el año 2004 firmó un Contrato de mutuo acuerdo con las Naciones Unidas para implementar el Common Core en las escuelas de los Estados Unidos, leyeron bien?
Un ciudadano privado , va a las Naciones Unidas a negociar la educación de los Estados Unidos. Un ciudadano sin credenciales en educación, un ciudadano que jamás se ha parado en un aula para impartir una clase. Esto , amigos, es una falta de respeto. Bill Gates fue el fundador del Common Core . Bienvenidos al modelo único de educación mundial , el Common Core.
Ningún padre, ningún ciudadano fue consultado , a nadie se le explico este experimento. Hubo falta de transparencia por parte de nuestros politicos, por parte de nuestro gobierno, traición. Si las personas tuviésemos derecho a votar sobre estas agendas, estoy segura , el gobierno no las hubiera aprobado y el Common Core, hoy no estaría en nuestras escuelas.
Obamacare fue debatido, analizado por el Congreso y la Cámara de representantes, el Common Core nunca. Muchas personas en la actualidad descononcen qué es el Common Core.
Les hago una pregunta, todavía somos libres ? Si cosas como estas pasan delante de nuestras vidas , y sabemos continuan impactando a todos los estudiantes y no somos capaces de hacer nada, permaneciendo apáticos , entonces no somos libres.
Han escuchado sobre Horace Mann ? este senor fue un reformista político dedicado a promover la educación pública dictatorial , no se asombren si ven escritos en las paredes de los centros escolares con sus extractos . Miren lo que dijo : “ Después que un niño ha llegado a la edad legal para asistir o comenzar la escuela , entre los 4-5 años de edad, ya sea un niño de un noble o campesino, los únicos dos motivos absolutos de ausencia escolar son la enfermedad o la muerte….” Nosotros los que estamos comprometidos en el curso sagrado de la educación tenemos el derecho a observar, monitorear a todos los padres que han dado los rehenes a nuestra causa” Horace Mann ( 1858) Es decir , de acuerdo a este hombre el gobierno tiene derecho a controlar a nuestros hijos y a los padres cuando los niños se ausentan. De hecho en las escuelas ,,si un chico se ausenta por más de tres ocasiones, le pueden suspender la Licencia de conducir a los padres. Interesante, ahora las escuelas están conectadas al departamento de Policía, o sea más control gubernamental, aunque a muchos les parezca una tontería esto es muy alarmante.
El propósito del Common Core , es mantener a todos los niños recibiendo un mismo nivel de educación, una educación básica , mediocre , incompetente.
Es sacrificar el desarrollo individual de cada estudiante, no ayudarlo a dónde quiere llegar, ser o alcanzar, sino convertir a todos en lo mismo, como que todos no son buenos en Matemáticas, vamos a llevarlos todos al mismo nivel, sacrificando las habilidades individuales de cada niño. Porque simplemente es una “ injusticia social” que unos tengan más capacidad que otros.
The National Education Association (NEA) La asociación nacional de Educación, es una de las más grandes uniones dentro del sistema educativo. Y también es una de las más activas políticamente de las uniones dentro del país. Los miembros de la educación que pertencen a esta Unión, pasan más tiempo haciendo cabildeo que cualquier otra Unión del país.
En las escuelas se les enfatiza mucho a los niños sobre la educación internacional ( globalismo), implicando el uso de la educación como una fuerza que condiciona la voluntad del pueblo .
Qué es lo que se está promoviendo en las escuelas ? Común, Colectivismo, Comunal, Interdependencia.
La NEA ( la Unión de la Educación )dijo : Las escuelas se convertirán en clínicas, cuyo propósito es proveer un tratamiento individualizado , sicosocial, para cada estudiante y los maestros se convertirán en terapeutas psico-sociales .
Los padres creen que nuestros hijos van a las escuelas aprender temas, asignaturas, realmente no es el propósito con el Common Core.
Saben uds cuánto del Common Core está dedicado a los problemas sicosociales del estudiante ?
Actualmente , los maestros emplean más de su tiempo como educadores , enfocados en el comportamiento de los estudiantes , en lugar de enseñarle materias.
Qué les hace pensar a uds que una persona calificada para enseñar tiene la capacidad de hacer un análisis clínico a nuestros hijos ? Ninguna .
Los maestros ya no son maestros, son facilitadores, reciben del gobierno la materia que ellos tienen que impartir, antiguamente un maestro , era aquel que tenia sabiduría , conocimientos, talentos y se lo transmitía a sus estudiantes. Ya eso no existe, los maestros no pueden utilizar libros a su antojo en las aulas, los maestros están atados de manos, no pueden decidir en lo que van a enseñar.
Los maestros son facilitadores, reciben una información del gobierno para que la hagan llegar a los estudiantes.
El common core como les había explicado previamente , fue fundado por Bill Gates. Donó 6 billones para que se implementara , con el objetivo de luego vender sus programas a las escuelas, todo con un fin , satisfacer sus intereses. Qué mas podría ser? El commom Core tiene derecho de autor, es un programa redactado inalterable, un conjunto de normas académicas que sólo favorece a un grupo que tiene el control de los exámenes y de la educación.
Los niños no están aprendiendo absolutamente nada, sólo van a las escuelas a prepararse para pasar los exámenes Estándares, pasan todo el curso escolar , preparándose para esos exámenes.
Sabían que los maestros no pueden revisar los Estándares? Pues lo reafirmo, no pueden revisarlo, no saben en que área específicamente su hijo se confundió durante el mismo . Los maestros sólo tienen derecho a ver los resultados pero no ver los detalles. Increíble.
Otro punto que quiero compartir con uds, el tema de la sexualidad, la identidad de género se resalta cada día en las escuelas, porque el Gobierno Federal creó una Reforma , llamada: Comprehensive Sexuality Reform. Claro hay que sacar más impuestos , vamos a crear algo para hablar de sexo. Para mi es una falta de respeto y violacion de nuestros derechos como padres. Personalmente , entiendo que los únicos responsables en la educación sobre sexualidad, moralidad, principios, valores religiosos, somos nosotros, los padres, no el Estado, no el Gobierno Federal, ni la Escuela.
En la década de los 70’s el control de las escuelas pasó de los educadores al Distrito escolar. En la decada de los 80’s pasó del Distrito escolar al Estado, y ya para el inicios del año 2000, pasó del Estado al Departamento Federal.
Con esto amigos , amigas, concluyo esta noche . Es tiempo de un despertar. Los padres se han ido alejando cada vez más del control de la educación de sus hijos.
Recuerden para que la educación funcione , solo necesita 3 elementos:
Un chico disciplinado , un padre comprometido y un maestro eficaz. Si tenemos estos tres elementos, la educación funciona todo el tiempo y en cualquier lugar. No necesitamos al Gobierno en la educación de nuestros hijos.
Les deseo a todos buenas noches , gracias por leer este análisis.
Nibia Febles Rodriguez